Rumania

0
8

Bucarest, Brasov, Sibiu, el Castillo de Drácula.
Un país a la sombra de un vampiro. RUMANIA I

El Romanticismo es un movimiento amplio que abarca aspectos de la historia, la filosofía, la literatura, la música, las artes en general. Fue anunciado a fines del siglo XVIII y tuvo las más amplias manifestaciones en el siglo XIX.

Este período intelectual se distingue por la espontaneidad, y originalidad y porque sus cultores se inspiran en la libertad y en su propio tiempo y espacio, lo que hace que fijen su mirada sobre temas populares y nacionales. Exalta valores espirituales de la Edad Media, especialmente religiosos. Propende a lo generoso y fantástico, a lo funesto, a un desorden febril, mezcla a veces de lo
alegre y lo triste. Partiendo de este movimiento se publicó en 1897 la novela del escritor irlandés Abraham Stocker titulada Drácula, que dio origen a un nuevo género, el Vampirismo.

Quizás, la mayor importancia de su obra radica en haber hecho conocer al mundo el nombre de un país, RUMANIA, y de una región del
mismo llamada TRANSILVANIA.

Rumania está ubicada en la península de los Balcanes, territorio que comparte con las repúblicas resultantes de la disolución de la ?República Federalista Socialista de Yugoslavia? y con Albania, Grecia, Bulgaria y la parte europea de Turquía. Los dacios dieron el primitivo nombre de Dacia. La llegada de los romanos inaugura un nuevo tiempo, pues tras la conquista realizada por el emperador Trajano se instalaron las galas imperiales, que sintetizamos en sus importantes obras de ingeniería.

Roma inmortalizó la conquista de Dacia, en la monumental columna de Trajano, que relata con buril, las hazañas más notables de la contienda.

Con la caída de Roma se inició la Edad Media, y Rumania fue objeto de varios Invasores, eslavos, griegos, bizantinos y turcos otomanos, a los cuales se sumaron húngaros y alemanes. Todos ellos contribuyeron a la formación de la rica cultura rumana.

La religión principal de Rumania es la cristiana ortodoxa y perteneció al Gran Patriarcado de Constantinopla hasta 1925, fecha en que la Iglesia de Rumania fue elevada al rango de Patriarcado. Esta vinculación con Bizancio permitió mantener la influencia bizantina en la arquitectura y en la decoración interna de las iglesias y monasterios rumanos. Agregamos otra circunstancia : a la caída de Constantinopla en poder de los turcos, varias autoridades eclesiásticas junto con sus familias se refugiaron en el sur de Rumania llevando la cultura propia que mucho se afirmó en todo el país.

La historia contemporánea registra la dictadura de Nicolae Ceausescu que impuso el comunismo, régimen caído en 1989. Se consigna a partir de entonces la ayuda prestada por Francia en varios aspectos de la vida cultural y democrática del país.

Rumania ocupa gran parte de la cuenca inferior del Danubio y las únicas fronteras naturales son ese río y el Mar Negro. El norte es montañoso, con la cordillera de los Cárpatos que es continuación del sistema alpino. En el centro del país se encuentra la provincia de Transilvania con bellos paisajes de valles boscosos y montañas de cuyas altas cumbres se vuelcan ríos cristalinos. Esta geografía fascinó al novelista Stocker, quien la tomó como escenario, no con autenticidad, en su obra literaria DRACULA.

Lo mismo se afirma del personaje histórico para protagonizar Drácula.

Dicho personaje fue Vlad Tepes, el ?Empalador?. fundador de la ciudad de Bucarest, (que no fue un vampiro como lo imaginó Stocker) y a quien los rumanos lo consideran héroe nacional. Veamos qué dice la historia de Vlad Tepes el ?Empalador?:

Tras un reinado de pocos años, lo sorprendió una muerte prematura cuando los turcos otomanos se apoderaron de Constantinopla (1453). Grandes enemigos de Europa fueron los turcos aunque Vlad logró detenerlos en Viena, con lo cual frenó el gran peligro que significaba extender el mundo islámico en la Europa Cristiana.

Fue padre de Vlad Tepes. el Príncipe de Valaquia, Vlad Dracul, nombre en el cual se inspiró el autor de Drácula.

El empalador impuso una rigurosa autoridad en la política interior y exterior que no reconoció límites. Entraba en el campamento enemigo por la noche vestido como los soldados turcos, con subalternos tan valientes como él y dio órdenes a los turcos sembrando gran confusión de tales proporciones que los turcos se mataban entre ellos. Agreguemos que jugaba en su favor el conocimiento del idioma turco, que había aprendido durante los seis años que fue prisionero de sus enemigos.

Además, el relieve montañoso, hizo posible su sistema de guerrillas. En cuanto al orden interior, logró aumentar su autoridad con extraño rigor, (rigor derivado de su tiempo).

Tepes acudió a un recurso de la antigüedad no común en su época ?el empalamiento?, que consistía en atravesar a sus enemigos de adentro y de afuera, como las presas de caza para ser cocinadas. De allí su nombre de Vlad el empalador.

En la novela de Stocker, el protagonista es un VAMPIRO (recordemos el nombre del padre del empalador: Vlad DRACUL para vincular con el título de la obra).

Es una fantasía del autor que, probablemente, reconozca su origen en las frecuentes transfusiones de sangre recibidas durante largos períodos de su niñez y adolescencia, como resultante de una seria dolencia que lo aquejaba. Entonces, el tema de la sangre fue su obsesión que trasladó a su novela, iniciando así, en las letras, el género llamado VAMPIRISMO.

La pintura rumana expone marcada influencia del arte bizantino y además manifiesta el cultivo de todos los movimientos europeos, desde el Renacimiento hasta el expresionismo.

Este articulo continuará en Rumania II

Publicado en Leedor el 4-04-2010