Uncipar 2010: Jornada II

0
6

Los cortos internacionales dan que hablar en Villa Gesell. El día comenzó temprano con la continuación de la Competencia Internacional. La temática fuerte de esta selección fue el tema de las relaciones familiares y los lazos con la Patria.

Oil, the cancer of my city (Taha Karimi, 20 min.)

Un relato construido de manera muy interesante, a medio camino entre documental ?por las entrevistas – y ficción ? encuadres descentrados, oblicuos, música incidental, imagen congelada?-. Karimi se sitúa en la ciudad de Kirkuk para analizar el drama de la colonización devastadora de regiones por potencias económicas europeas y norteamericanas. Con una construcción de la trama impecable e implacable, en veinte minutos nos abre un panorama por demás complejo: el trabajo insalubre de hombres y mujeres en estos océanos de aceite que cubren la zona, la persecución racial de los kurdos por parte de los árabes, el problema de los desechos plásticos generados por el negocio del aceite, la relación visual y monetaria entre estos campos de residuos plásticos y los campos de bombas. La contradicción se instala: el negocio del aceite es lo que mantiene al país pero devasta la región a medida que crece.

Los que lloran solos (David González, 6.30 min)

Una historia de terror al mejor estilo de Guillermo del Toro: la presencia de lo no visible perturba al espectador de este corto de una manera angustiante. Una abuela en su lecho de muerte introduce en la casa familiar a los seres del otro lado que habitan en las sombras. Con una imagen cargada de sombras, brumas, fueras de foco, y una narración en off, este film es de lo mejor que se vio.

Homeland (Juan de Dios Marfil, 7 min)

Una animación sencilla de dibujos hechos en papel, pero absolutamente conmovedora: una señora adopta a una bolita a la que le comienzan a crecer brazos exponencialmente y en su intento de tejerle un abrigo de lana, absorbe toda su vida y su hábitat? cada parte del tejido es un lazo que establece con esta criatura pero la separación es inevitable y desgarradora.

Nebraska (Adrián Ortiz, 30 min)

Una historia que empieza por el final y nos va develando el pasado. Salvador vuelve de Nebraska y se encuentra con su madre anciana y enferma, su hermano Manuel que no quiere irse, su hermano Raúl que ha muerto y una joven del pueblo que está embarazada a pesar de que no ve a su marido hace dos años? un relato sobre el peso de las tradiciones ? tan importantes en la cultura mexicana-, las traiciones, el arraigo y el exilio, lo familiar y lo extraño, las acciones y las omisiones.

Oh, be a fine girl, kiss me (Quentin de Cagny, 7.30 min)

Parece que la comedia en los cortometrajes de UNCIPAR está destinada a la genialidad. En una parodia al western, un hombre huye de sus persecutores y se introduce a una casa?pero allí se llevará a cabo el duelo con la dueña, una señora armada que lo desarma?de sus ropas. Con la genial frase de John Ford como cierre, ?Cuando tengas dudas, realiza un western?, este corto es otra de las grandes satisfacciones del festival.

Last respect (Omri Shenhar, 21 min)

Dan Schpitzel es un desplazado: obeso, débil, bebedor de gaseosas light y renuente a presentarle sus respetos al difunto Dudi, es acosado por su Sargento y el resto del pelotón. Una crítica muy ácida por parte de este director israelí a las relaciones (in)humanas en los servicios militares más que a la guerra.

La segunda parte de la competencia internacional del día de ayer se caracterizó por la temática sexual, desde todos los ángulos.

Después de todo (Rafael Saar, 22 min, Brasil)

Este cortometraje nos muestra el amor como no se lo suele ver en la pantalla grande. Una pareja de hombres maduros viven su cotidianeidad ? cena, cine, sexo, despedida- alejada del glamour de las jóvenes parejas heterosexuales que inmortalizan a eros en su juventud (representadas con un guiño de cine dentro del cine en el vídeo que alquilan, Pasado en las grullas)

Burbuja (Gabriel Olivares y Pedro Casablanc, 14 min, España)

Sexo adolescente desenfadado y explícito en los autos en este corto español. Una joven escuchó un rumor que alguien leyó en internet acerca de que higienizándose con Coca-Cola luego de una relación sexual no queda embarazada. Lo previsible sucede y con el gasto efectuado se van las esperanzas de comprarse un auto propio.

Dirty Martini (Iban del Campo, 24 min, España)

El mundo underground del Burlesque en este documental que sigue a la artista Dirty Martini, mientras explica a las cámaras su filosofía de vida, su concepción del cuerpo femenino y su forma de arte. Un género que se basa en la conjugación de los extremos, lo bello y lo desagradable, lo sexy y lo chabacano, Marilyn Monroe y las chicas pin-up en una guerra de helados/barro con mujeres voluptuosas. Una mirada muy interesante para acercarnos a lo menos conocido de una forma de arte que tiene su exponente más célebre en Dita Von Teese y su baño en la copa gigante de Martini.

Betty B & the The?s (Félix Stienz, 13 min, Alemania)

El absurdo total que genera la risa. Él bajito, ella enorme. Ella canta en una banda llamada ?The The?s? en un bar decadente y depresivo. Él la escucha cantar y se enamoran. Pero todos se ríen de lo absurdo de esta pareja despareja.

Dossiê Rê Bordosa (César Cabral, 16 min, Brasil)

Un complejo juego entre realidad y ficción. Un cortometraje de animación basado en el formato del documental, acerca de por qué un dibujante decidió asesinar a su personaje más célebre, Rê Bordosa, una mujer sexualmente provocadora con prácticas borders. El asesinato tiene mucho que ver con el contexto histórico de dictaduras latinoamericanas en que se produjo (1987). Tanto personajes de la tira que fueron los últimos en ver en el mundo ficcional a Rê como personas cercanas al dibujante hablan sobre el tema?pero todos, incluso el artista, son animaciones. Las tramas de representación dentro de la representación para hablar de la construcción de la ?realidad? son elevadas a una potencia al infinito en este corto de Cabral.

Corto (Dairo Cervantes, 8 min, Colombia)

La experimentación es el sello de marca de este film, donde lo escatológico está a la orden del día y donde la atracción es puramente una cuestión sensorial (de allí el hincapié en los sonidos amplificados, los olores y el tacto del cuerpo)

Nota relacionada: Uncipar: 2010 Jornada I

Publicado en Leedor el 1-04-2010