Uncipar: 2010 Jornada I

0
6

Comienzo auspicioso para este 32º Festival Uncipar. Leedor está en Villa Gesell y esto es lo que pasó en la Jornada nº 1. Los quince cortometrajes de la sección competitiva nacional de esta 32° edición del Festival de Villa Gesell, son un comienzo auspicioso. Se pueden encontrar ciertas temáticas que se ven en más de una de las realizaciones: algunas están estructurados por la fuerza de la espacialidad (la presencia del campo es una temática muy recurrente en esta primera jornada). Sólo cuatro films se sitúan claramente en el ambiente urbano (Una cita (ella otra vez), Feliz Navidad, Tercerizado y Una película?). Otras trabajan de manera bastante acentuada la imaginería religiosa (Juan de la luz y de las sombras, Te vas a lastimar, Túneles en el río) Los grandes destacados de la fecha fueron dos comedias, una de humor negro, Un paciente en disminución y otra ambientada en los años cincuenta, Un juego Absurdo. Aquí una breve reseña de cada uno de los cortos.

Vuelos (Alejandro Tarraf, 9 min.)

Un viejo y un joven habitan los mismos espacios, pero los separan las cosas de la vida. El niño juega, y en sus intentos por divertirse, las cosas se le rompen. El viejo trabaja, y mientras lo hace encuentra en el galpón un acordeón roto?Un plano muy wellsiano con profundidad de campo, donde el mayor está sentado dentro de la casa, pergeñando cómo arreglar su instrumento, y el pequeño está recostado fuera simulando que vuela (como esa escena de El ciudadano donde juega con el trineo) es el comienzo de un cambio, donde antes las diferencias eran marcadas por planos y contra planos. El cambio aparece en la forma de un viento, que hace que ambos se pongan a construir: el viejo su acordeón, el niño un barrilete. La música de Chango Spasiuk cierra este corto donde se muestra que a la sombra de un gran árbol las generaciones pueden no solo habitar sino compartir los mismos espacios.

Vivan los novios (Julia Olivares, 12 min)

A la histeria familiar que se vive en el registro civil, se opone la calma de la novia mientras aguarda en el auto a su futuro marido que está retrasado y momentáneamente desaparecido. La tensión estalla como una olla a presión y la policía llega para intervenir en el asunto, mientras ambos novios huyen.

Juan de la luz y de las sombras (Hugo Sosa, 30 min)

Este corto juega con lo claro y lo oscuro desde todos los ángulos: el título, el uso del blanco y negro para la fotografía y la vestimenta de los personajes, la idea de Dios y el Diablo. Juan es un gaucho al que la suerte lo ha abandonado. Acosado por ?pesadillas?, todo lo que quiere es tener un hijo, y para ello realiza un pacto con el diablo. Una historia sobre las luces y las sombras que habitan dentro del alma de un hombre.

Una cita (ella otra vez) (Marcos Vellano, 11 min)

Una suerte de monólogo interno mientras un hombre espera en su casa para tener una cita romántica con la que fuera su novia del secundario. Las situaciones se suceden en su cabeza, disparatadas, posibles y no probables, hasta que suena el timbre.

Distancias (Matías Luchesi, 10 min)

Un corto que logra expresar la angustia de un chico que no quiere ser encontrado por sus padres -quienes discuten frente a él-, y la angustia de los padres al darse cuenta que mientras se peleaban su hijo Tomás se escapó del auto y no lo pueden encontrar. Distancias alude a una separación existencial más que espacial.

Te vas a lastimar (Luz Capelle, 13 min)

A Nadia le están creciendo alas. La junta médica quiere realizarle una operación para extirpárselas. En una imagen-cita a la última cena, los médicos se reúnen cual los doce apóstoles en torno a una mesa de examen, donde el cuerpo de Nadia es ofrecido como un sacrificio, y las tres inmensas ventanas detrás de ellos están cubiertas por las radiografías de este ?milagro?. El blanco y el rojo son los únicos colores en esta disputa entre lo espiritual y lo científico.

Copia A (Pablo Días y Gervasio Traverso, 6 min)

De lo mejor de la jornada, una mirada sobre el propio cine. Un proyectorista se encuentra con una lata sin rotular y no puede lograr ver la imagen. Sus intentos terminar por destruirlo todo, incluyendo la propia cinta dónde esta situación está contenida. Una animación muy divertida con una cita a 2001, Odisea del espacio, cuando el matafuegos rota en el aire, como el hueso de Kubrick.

Túneles en el río (Igor Galuk, 21 min)

Un padre y dos hijos emprenden un viaje para pescar. El padre, alcohólico, trata de enseñarles a los chicos a sobrevivir. Los chicos, medio jugando, medio en serio, se cruzan con una serie de animales a los que ven como posible comida (un armadillo, un sapo, una vaca, un codiciado pescado) Pero como les presagia uno de los lugareños, hay que tener cuidado con los pozos, porque en el Río de la Plata desaparecen muchas personas?una pesadilla dantesca del padre o de los hijos o de ambos acerca de ahogarse hace coquetear al director con los límites entre lo real y lo fantástico.

Siete o cuánto vive la mala suerte (Santiago Carlomagno, 2 min)

Un gato se pasea por un tejado y va provocando la mala suerte?hasta que se le terminen las 7 vidas?

Un paciente en disminución (Damian Slipoi, 11 min)

Una teoría médica es puesta en práctica y hasta logra una nueva especialidad ? la amputología-: la apendicitis es el primer paso que tiene la menta para manifestar que quiere dejar de ser bruta. Un médico está convencido que el ?Sr. Ga? se vuelve cada vez más brillante con cada miembro que se le amputa?y es que ?un gran país se construye miembro por miembro?. De los mejor de este día.

Feliz Navidad (Ezequiel Yanco y Marcelo Pitrola, 11 min)

Alberto, de unos 60 años, camina y cuando se encuentra con Pedro, un chico de la calle, lo invita a comer. Todo espectador sospecha intenciones pedófilas, pero tras decirle que es amigo de Santa Claus y mantener una amena charla, le dice que sale a comprar cigarrillos y tan sólo sigue caminando?como dice la vitrina donde almorzaron que publicita el whisky de Johnnie Walker.

Tercerizado (Ezequiel Marsico, 16 min)

Armando, un mago de vocación, sale en busca de su primer trabajo. Lo ridículo del sistema de entrevistas llega a sus puntos culmines cuando le preguntan qué verdura sería si fuese una y él contesta brócoli o cuando lo hacen dibujarse bajo la lluvia como una proyección de su ser. En el proceso Armando casi logra perder la virginidad, y aunque no lo hace consigue el trabajo?como todos los que aplicaron para este absurdo proceso de selección.

Elvira en el Río Loro (José Villafañe, 9 min)

A partir de imágenes con valor documental, se construye el relato de la relación entre la locutora del mismo y Sebastián, un realizador de TV, que forma parte de ?Los perros románticos?, un grupo que realiza trabajos sociales a través del humor en las villas miserias en la Tucumán de la última dictadura?uno a uno desaparecen, y Sebastián también.

Un juego absurdo (Gastón Rotschild, 12.30 min)

Ambientado en los años ?50 y tratando de darle sentido en su cabeza a toda la teoría freudiana del deseo y la pulsión, Javier trata de conquistar a Romina?pero como lo que piensa no es igual a lo que dice, todo se vuelve absurdo?hasta que dice exactamente lo que piensa, y todo se vuelve más absurdo aún?porque el deseo es un juego absurdo, pero como nos dice Sergio Pángaro en medio de una performance musical junto al grupo Baccarat, la vida sin él sería muy aburrida. Un delirio entre fantasía y realidad que fue la cereza del postre.

Una película? (Gabriel Bertini, 9 min)

Imágenes de Buenos Aires y Europa del Este y Buenos Aires nuevamente desde la crisis del 2002, nos hablan de los movimientos migratorios y la imposibilidad de encontrar un lugar de paz en el mundo??No se escapa ni se queda, se va donde tampoco podrá dormir?

Nueve minutos de uno de los mayores problemas de la humanidad.

Foto del copete: Un juego absurdo

El resto de la programación la podés ver acá.

Publicado en Leedor el 2-04-2010