Robert Storr

0
6

Nos visitaron importantes personalidades del arte contemporáneo para reflexionar sobre la pintura, los nuevos medios y las bienales internacionales de arte. Estuvimos allí y te contamos todo.Nuestro arte último se mueve vertiginosamente ante nuestros ojos. Nuevos lenguajes acompañan las nuevas tecnologías; y en medio de tantas formas de vivir una experiencia estética, nos preguntamos que lugar ocupa la pintura en todo esto. Las visiones, a veces pesimistas de los teóricos del siglo XX, batallando con la muerte de arte, el fin de la pintura junto a la pérdida del aura como producto de la reproductibilidad técnica, parecen hoy recuperarse de su agonía frente al aporte de nuevas reflexiones.

Robert Storr, Decano de la Escuela de Arte de la Universidad de Yale y ex curador del MoMA de Nueva York y de la Bienal de Venecia de 2007, se presentó este lunes en el auditorio del MALBA para compartir sus apreciaciones sobre ?La pintura frente a los nuevos medios?. Con optimismo, este artista, curador, teórico y docente de Yale considera de gran importancia la influencia que las nuevas tecnologías han aportado al mundo de la pintura. Recuerda entonces al poeta Charles Baudelaire aterrado por la fotografía y por como esta se presentaba como una amenaza para el óleo y el lienzo; o a Walter Benjamin, admirador del poeta de las flores del mal, que consideró la pérdida de un arte aurático por culpa de la reproducción técnica de las obras. Para Storr, los dos grandes pensadores, el filósofo y el poeta, cometieron; entre sus múltiples aportes por lo menos un error. Según el artista norteamericano, el arte no ha perdido su ?aquí y ahora? y la fotografía tampoco ha matado a la pintura, sino que contrariamente la ha enriquecido. Uno de los ejemplos más interesantes que acompañan su punto de vista, es la obra del artista colombiano Óscar Muñoz que presentó en la Bienal de Venecia del 2007, su Proyecto para un memorial donde en cinco pantallas y a modo de plano secuencia, la mano del artista aparece pintando con agua, sobre una piedra caliente, los rostros de personas que comienzan a desaparecer. Esta poderosa metáfora es posible gracias a la unión de ambas técnicas. Asimismo entiende que las monumentales instalaciones de Jack Shainman intervenidas con pintura significan un paso más en los nuevos lenguajes; así como las formas puras del formalista Ellswort Kelly, que son producto de registros fotográficos realizados por las sombras proyectadas de una puerta entreabierta. O las fabulosas pinturas del alemán Gerhard Richter basadas en el retrato, la fotografía y la iconografía periodística.

Para completar la visita de Yale en Argentina; en la segunda parte de esta jornada, se realizó en el Auditorio de la Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes una mesa redonda sobre ?Bienales Internacionales de Arte? en la cual participaron Robert Storr (Curador de la Bienal de Venecia de 2007), Ivo Mesquita (Curador de la Bienal de San Pablo del 2009), Victoria Noorthoorn (Curadora de la Bienal do Mercosul de 2009) y María José Herrera (Curadora del Museo Nacional de Bellas Artes) como moderadora del debate.

Las posiciones encontradas de los disertantes enriquecieron la reflexión sobre este fenómeno que son las bienales de arte, cuyo número aumenta continuamente; teniendo en cuenta que son 200 las bienales que existen actualmente en el mundo y cuya cantidad de visitantes aumenta de manera considerable año a año. Allí se construyen, según el curador brasileño Ivo Mesquita, espacios de experiencia como el que se construyó en la polémica Bienal Vacía de San Pablo de este último 2008. Sin obras de arte se buscaba reflexionar sobre la excesiva producción de imágenes que convierte a las bienales en inmensos shoppings de naciones.

Con un tono más optimista como el que mencionamos anteriormente, Robert Storr comprende que estos lugares son grandes laboratorios para los artistas, para experimentar sin miedo al error, e incluso también para el público que busca también experimentar nuevas formas de encontrarse con el arte y vivir numerosas experiencias estéticas. Un lugar donde los jóvenes artistas pueden medirse con los grandes y abrir nuevos caminos para la reflexión.

Finalmente, la mirada de Victoria Noorthoorn se acerca aún más a la figura del artista, creando para ellos multiplicidad de espacios y formatos que ponen de relieve múltiples contenidos, como son las problemáticas latinoamericanas, las relaciones con la tecnología y la unión del arte y la vida.

Como cierre, María José Herrera definió los tres enfoques presentados. La mirada desde lo institucional de Ivo Mesquita entendiendo la bienal como un espacio de experiencia, el lugar de las Geopolíticas de Robert Storr, donde se definen las naciones y el lugar del artista y sus microutopías de la mano de Victoria Noorthoorn.

Una intensa jornada de arte contemporáneo que deja mucha tarea para el hogar.

Publicado en Leedor el 18-03-2010