El péndulo de Foucault

0
9

Algunas consideraciones acerca de la novela de Umberto Eco a 22 años de supublicacion.?El péndulo de Foucault? tiene cierta proximidad formal a ?La misteriosa llama de la Reina Loana?. Diría que ?El péndulo…? es la historia de un tesista, un investigador académico empecinado en encontrarse con un libro total, y en este sentido vuelvo a pensar la relación de Eco con Borges. En esta novela existe una referencia festiva a Borges, cuando en el capítulo 73 ?Otro caso curioso? nombra a Isidro Parodi, el detective inventado por Borges y Bioy Casares.

Como en ?Tlön, Uqbar, Orbis Tertius? en donde una enciclopedia invade al mundo, o en ?El libro de arena?, un libro sin fin, Casaubon, su protagonista y narrador, se empecina en una totalidad: experimentar con el lenguaje hasta su extremo sirviéndose de la Personal Computer.

Lleva hasta el absurdo una fiebre interpretativa buscando conexiones de conexiones en la historia de los templarios, rosacruces y masones desde la Edad Media hasta la actualidad.

Cada epígrafe a cada uno de sus capítulos es una ventana a esa inmensa base de datos.

No parece dirigirse tanto a una sátira del esoterismo y del ocultismo, sino al encuentro con la ?laberintitis? (término acuñado por Umberto Eco) que ofrece el lenguaje y el deslizamiento de sentido, en el que es fácil y entrenable encontrar conexiones de conexiones, en una asociación libre desatada. Por lo que existen momentos en que lo delirante de las conjeturas de algunos personajes es realmente llevado al extremo.

También es pintoresco el personaje del Dr Wagner, construido sobre Jacques Lacan. La conversación entre el Dr Wagner y Jacopo Belbo en el capítulo 37 parece ser una versión del verdadero encuentro entre Jacques Lacan y Umberto Eco.

Invito a leer esta novela que ya tiene veintidós años de publicada, y creo que es un muy buen complemento de ?Cómo escribir una tesis? también de Umberto Eco, ya que tiene un clima de investigación permanente, y de esa pasión que quien investiga tiene por aquello que persigue.

La profusa bibliografía que da cuerpo a esta novela, se contrasta con una afirmación de Jacopo Belbo en sus ?files?: ?La verdad es el anagrama de un anagrama?.

O con el poético elogio a Amparo en ?Ella es el origen misterioso de lo que ha contribuido a crearla?.

Publicado en Leedor el 12-02-2010