Muaré

0
11

En el borde entre el teatro y la danza Muaré explora sensaciones nuevas.
El domingo 8 de febrero se re-estrenó en el Camarín de las Musas Muaré, obra dirigida e interpretada por las actrices y bailarinas Natalia López y Marina Quesada. Muaré es una obra en la frontera entre la danza y el teatro que propone una experiencia estética y plástica muy interesante desde los diferentes componentes escénicos tanto visuales como sonoros.

Una fiesta. Una habitación contigua que funciona como guardarropas. Una puerta que es el linde entre ambos espacios. Dos mujeres que se encuentran en ese lugar apartado intentando resguardarse de la fiesta, pero sus cuerpos ya están atravesados por ella, ?encendidos?. Dos cuerpos que se van a entrelazar, complementar, generando un juego de formas y sensaciones a partir de lo imperfecto, la disociación, la fisura.
Los cuerpos dúctiles de las intérpretes parecen de una materia informe que toma diferentes moldes, dinámicas. Cuerpos que utilizan el movimiento para fragmentarse, romperse, derramarse, multiplicarse. Potenciados por el diseño lumínico y sonoro que proponen un juego para nuestros sentidos. Es oportuno destacar el trabajo de Natalia López, por las calidades de movimiento que logra y su expresividad tanto corporal como gestual.

El diseño espacial colabora acertadamente con la propuesta y es resaltado por la composición de luces y sonido. La acción está enmarcada por las paredes de la habitación, que además de esos cuerpos, contienen un sofá cubierto de sacos y tapados, una mesa con un botellón y una puerta por la que se filtra la fiesta.

Muaré se desarrolla durante una fiesta, pero las protagonistas están fuera de ella. Qué significa atravesar ese umbral. La fiesta, será quizás el lugar donde reside lo social, la obligación de relacionarse, de encajar, de entablar contacto. El espacio otro, habilita la exploración de las formas y sensaciones de esos cuerpos que se desdibujan y reincorporan. Tratan de esconderse entre tapados y sacos, dentro su propio universo, de esa fiesta que logra filtrarse por las rendijas de las paredes o la irrupción de la música.

Publicado en Leedor el 9-02-2010