Luis Felipe Noé

0
19

En el Museo Nacional de Bellas Artes, ya se puede visitar la obra de Felipe Noé enviada a la LIII Bienal de Venecia.Luis Felipe Noé en la LIII Bienal de Venecia

Luis Felipe Noé presenta en el Museo Nacional de Bellas Artes las obras del envío oficial argentino a la LIII Bienal de Venecia, cuyo lema convocante fue Fare Mondi // Making Worlds, bajo la dirección del comisario sueco Daniel Birnbaum.

Durante las 24 semanas que permaneció abierta la Bienal ocupó el primer lugar entre las exhibiciones más visitadas de Italia, con un promedio diario de 2.223 visitantes y con un récord de 9.761 asistentes los fines de semana. También se realizaron dos certámenes internacionales on-line: uno para la fotografía más significativa de una obra de arte contemporánea, y otro para el mejor video realizado utilizando un teléfono celular. Ambos fueron organizados a través del sitio web interactivo La Biennale Channel (www.labiennalechannel.org).

Luis Felipe Noé, uno de los artistas argentinos más importantes y prolíficos del último medio siglo, cuenta con una trayectoria excepcional no sólo como artista plástico sino también como escritor. Entre sus publicaciones se encuentran ?Antiestética? (1965); ?Códice rompecabezas sobre Recontrapoder en cajón desastre? (1974); ?El arte en cuestión? (2000), un libro de conversaciones con Horacio Zabala; y ?Noescritos sobre eso que se llama arte? (2007), un volumen que reúne su pensamiento artístico, crítico y teórico, que continúa lo formulado en ?Antiestética? y contiene artículos, conferencias y textos inéditos escritos por Noé en Buenos Aires, New York y París entre 1966 y 2006.

Entre 1961 y 1965, Noé integró junto a Ernesto Deira, Rómulo Macció y Jorge de la Vega el grupo Otra Figuración. En el catálogo de la exposición de 1961 en la Galería Peuser, Noé escribía: ?Otra figuración no es otra vez figuración. Los hombres de hoy tienen los mismos rostros que los de ayer y, sin embargo, la imagen del hombre de hoy es distinta de la imagen del hombre de ayer. El hombre de hoy no está guardado detrás de su propia imagen? ?Las cosas no se consumen en sí sino que se confunden entre sí. Creo en el caos como valor. Dentro de este caos la figura no es en mi obra un elemento casual ni circunstancia. Creo en la revalorización de la figura humana, no en el retorno a la figuración?.

Luis Felipe Noé comenzó sus estudios de pintura en 1960 en el taller de Horacio Butler, y luego continuó su formación como autodidacta. En 1959 presentó su primera exposición individual, que estaba compuesta por un conjunto de telas que poseían una paleta de valores bajos, iluminadas por algunos acentos de color. Un año más tarde sus pinturas tendrían un carácter diferente: colores saturados y una materialidad densa y viscosa. Poco tiempo después de presentar la Serie Federal en la Galería Bonino su pintura se orientaría a la búsqueda de oposiciones, contrastes y tensiones. Noé resolvería el choque de contrarios, planteado como problema plástico, a través de la ruptura de la unidad del cuadro: una misma obra podía representar visiones diferentes de una misma realidad. En Vernissage (1965), Noé comienza a abandonar el formato rectangular del cuadro, de este modo, al hacer recortes ?esparce las imágenes?: coloca cuadros, marcos vacíos y bastidores cruzados para que las obras no sean percibidas como una unidad con un centro visual. Siguiendo esta línea llega al concepto de visión quebrada con el cual realiza en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, en 1965, una muestra llamada Noé + experiencias colectivas. En esta muestra buscó llevar al límite el concepto de la visión quebrada colocando obras en el suelo, desplazadas en posiciones diversas e incluso instaló algunas obras de otros artistas.

Convencido de no haber logrado lo que se proponía, Noé dejó de pintar en 1969 y presentó Noé. Liquidación por cambio de ramo. Saldos, una exposición integrada por obras realizadas entre 1962 y 1965. En el catálogo señalaba que ?la pintura está cuestionada como lenguaje relevante. Ya no sirve para abarcar la imagen de hoy porque ésta es de visión discontinua?? Noé volvió a la pintura en 1975, año en que expuso las series La naturaleza y los mitos y Conquista y violación de la naturaleza.

Noé ha recibido numerosas distinciones como el Premio Nacional Instituto Di Tella (1963), el Premio John Simon Guggenheim (1965), la Beca Guggenheim (1966), la Mención de Honor de la Bienal Internacional del Grabado de Tokyo (1968), el Premio a la Trayectoria Artística de la Asociación Argentina de Críticos de Arte (1984), el Premio Fortabat (1986), el Premio Recorrido Dorado (SDDRA) y el Arlequín de Oro de la Fundación Pettoruti (1996), el Gran Premio Fondo Nacional de las Artes (1997), el Premio Konex de Platino, categoría pintura, Premio Konex de Brillante a las Artes Visuales y el Primer Premio Salón Municipal Manuel Belgrano (2000).

Las obras exhibidas fueron concebidas como murales de enormes dimensiones y fueron realizadas entre el 6 de marzo y 22 de abril de 2009. Según Fabián Lebenglik, curador del envío, la obra de Noé busca transformar el conocimiento en pintura y la pintura en un modo de conocimiento del mundo.

La estática velocidad puede definirse como un rompecabezas en el cual el artista trabaja hasta el detalle cada uno de sus fragmentos: papeles recortados y arrancados, aplicados luego sobre un lienzo de 11 metros de largo y 3 metros de altura. Produce un fuerte impacto en el espectador, no sólo por sus dimensiones, sino por su colorido y dinamismo, que son capaces de envolvernos en el tiempo y espacio propios de la obra.

Nos estamos entendiendo está compuesta por 15 módulos individuales pero interdependientes que dialogan entre sí, y con La estática velocidad. Los 15 módulos, si bien pueden leerse individualmente, funcionan como un todo, en palabras de Noé: ?como se colgaban antes los cuadros?. Estas piezas fragmentarias de marcos irregulares y dimensiones variables brindan una imagen de mundo, fragmentaria y superpuesta siguiendo los planteos de Noé de la década del 60? de la ruptura de la unidad del cuadro y la visión quebrada. Según Lebenglik: ?Todo ese conjunto de tensiones que a distancia lucen como una composición magmática, hecha de campos de fuerza, colores y formas, de cerca ofrece un micromundo inagotable y detallado?.

La estática velocidad y Nos estamos entendiendo no fueron obras planeadas en bocetos previos, sino que fueron un work in progress que se fue desarrollando a medida que Noé las trabajaba.