La mala vida

0
8

Era lo que queríamos, o sobre La Mala Vida de Paula Jimenez. Una nueva nota sobre las poetisas contemporáneas desde la propia crítica poética.

- Publicidad -
?La novia, loca de contenta, dijo: es lo que quise:regalos y una fiesta?

Y una casi puede sentir el halo de soberbia que se apropia del espacio cuando se nombra una verdad.

Cuando entre lo conocido y esperado aparece lo nuevo avanzando con jactancia.

Así tus versos, mi tierna valienta, tratan de esconder esa altivez.

Es que era eso lo que buscábamos las niñas de la noche, las novias locas de contentas, las de minifaldas amanecidas en camas extrañas, las de los forros pinchados?

? no digo una palabra, desde acá

te veo ir hasta el baño, arrojar los residuos

en el tacho y abrir una canilla

oxidada. Escucho caer el agua todavía,

que hace diez años te lavó las manos?

No estar a salvo ni contenidas ni protegidas, sino revolcadas con las cosas reales, escupir, gozar y gritar.

Queríamos subir escaleras y envidiar malas vidas

? me acompañaba un eco que era mezcla

de risas, voces, cacerolas, una vida

de esas dónde nadie

está solo. Podía imaginarme un patiecito

con piso de baldosas, el interior roído

de un living comedor, la tele

prendida, una familia.

Yo a veces siento

Envidia de esas cosas.?

Fue Juana Bignozzi, la que propuso una literatura en serio, aquella que no improvisa los gestos ni practica la tragedia, una literatura que vos, guerrera, tomás como del aire para trasformar aire y espacio en un hueco- palabra que nos nombra.

Con manos suaves y un beso tierno en la frente corrés el velo y decís: esta es la mala vida que tenemos, la que tuvimos y la que pagamos con plusvalías, canas y kilos.

? NO ERA BARDOT, Brigitte

Estaba lejos

De ser la chica del sueño de cualquiera, era

Una chica que en las noches en vela

Venía cada tanto de visita?

Y nadie era quien decía ser, ni nosotras nombrábamos a las cosas como debían ser nombradas, y claro, no nos atrevíamos a mirar con belleza la crueldad.

¿De eso tal vez se trataba, no?

Adivinar en el verso su costado más oscuro, aquel que nos obliga a lo bello.

Y son tus versos y no otros los que nos empujan al conocimiento que sólo puede brindar un poema, artefacto del encuentro que queríamos, que necesitábamos?

Esa es La Mala Vida, una obligación a la verdad y a la belleza.

Y era lo que queríamos, un libro de poemas que hablara de nuestra vida.

 

Publicado en Leedor el 22-12-2009

Compartir
Artículo anteriorChillida
Artículo siguienteCaravaggio y Bacon