Colectivos de Arte

0
31

Mitos, Promesas, Experiencias. Notas sobre una Mesa Debate.

- Publicidad -

 

?En el mundo irreversiblemente globalizado se delinean cartografíasculturales mixtas de toda índole, junto a una compleja creación de

nuevos territorios existenciales que se hacen y se deshacen?

(Suely Rolnik en ?Políticas de la hibridación cultural?)

¿Qué es un colectivo de arte?, ¿Qué lo define?, ¿Por qué la opción de trabajar en grupo?, ¿Por qué su interés como objeto de estudio?; fueron tan sólo algunas de las preguntas que promovieron la organización y el desarrollo de la Mesa ?Colectivos de Arte?, que tuvo lugar el martes 17 de noviembre en la Universidad del Museo Social Argentino, en el marco de las Pre-jornadas de Investigación ?Artes en cuestión?.

La mesa, organizada por la Cátedra Teoría de los Medios de Comunicación de la Carrera de Artes Visuales y la Cátedra Sociología del Arte de la Licenciatura en Historia y Curaduría de las Artes, estuvo impulsada por la indagación de las potencialidades del trabajo creativo grupal; sus mitos y promesas en tanto práctica y teoría estética reflexiva y relacional. Estas indagaciones forman parte de un espacio interdisciplinario de investigación que en el marco de estas cátedras, están llevando a cabo los docentes Juan Ciucci y Sebastián Russo, Florencia Gomel, y quien escribe.

Fueron invitados a relatar sus experiencias y debatir los siguientes grupos: DETERGENTE, Tres Plantas Artes Visuales y el GAC (Grupo de Arte Callejero), quienes presentaron su primer libro titulado ?GAC. Pensamientos, prácticas, acciones?.

Desde propuestas que evidencian la construcción de conformaciones de elementos heterogéneos y múltiples, los grupos hicieron hincapié en la caracterización de una práctica artística que implica, a nuestro entender, una inmanente teoría que construye acontecimientos, en los que ya no se trata de retratar el Yo o el Otro en su individualización, sino la producción de un foco colectivo de enunciación. Lo que está en juego no son los límites del Arte o la indagación, propia del proyecto moderno, del arte refiriéndose al arte mismo; al contrario, actualmente, la emergencia se encuentra en el modo en que nos relacionamos con la alteridad. Y, en este contexto de confrontación de fuerzas, parece que la práctica artística-estética fuera el dispositivo indicado para repensarnos y evaluar nuestras posibilidades en diversos planos de la actividad humana.

La construcción de las prácticas y los discursos de los tres colectivos expuestos en la Mesa dan cuenta de los aspectos y estrategias metodológicas que conforman cada dispositivo artístico particular. El Grupo DETERGENTE, integrado por artistas visuales (María Eugenia Gaudio, Agustín Díaz Saubidet y Valeria Suárez), trabajan en dos líneas que nos parecen fundamentales: por un lado, la apropiación y re-colección de materiales en desuso; y, por otro, la intervención grupal de obras producidas individualmente. En ambos métodos de investigación, los materiales y objetos se retrabajan en una acción de ?recortar y pegar? que hace referencia, como señaló Ma. Eugenia Gaudio, a las prácticas dadaístas y al object trouvé surrealista. El eco de la descontextualización y re-contextualización de la lógica de los ready-mades duchampianos resuena en los modos de trabajo de Detergente, conciliando no sólo el objeto con la palabra y la imagen publicitaria; sino también, evaluando y dando cuenta del carácter complejo de la negociación en tanto consecuencia necesaria de la conexión de diversos componentes materiales y humanos.

Por otro lado, Tres Plantas Artes Visuales, constituido también por los artistas visuales Juliana Sierra, Laura Fridman, Leonardo Martinez, Lionel Frastai, Rodrigo De Falco; plantearon la importancia de la investigación frente a las características y cambios del presente. Ante la pregunta de qué hacer una vez finalizado el ciclo de formación académica, crearon un espacio que propicia el marco para la realización de Talleres y el montaje de exposiciones temporarias. Actualmente, este espacio, geográficamente localizable en Larsen 2611 , Villa Pueyrredón, Ciudad de Buenos Aires; se transformó en 3Plantas que formulan una alternativa a la producción, educación, investigación y difusión en el campo artístico local. En este lugar, cuyos miembros destacaron como ?desmontable? y ?orgánico?; una suerte de puzzle en el cual los conceptos específicos de cada campo se relativizan y refutan, se encara la ardua búsqueda de una opción mediante la práctica y la construcción permanente. Como conformación independiente y autogestionada por artistas, pone en cuestión la definición tradicional del mismo y su rol dentro de la sociedad. Al respecto, Ricardo Bausman, artista brasileño contemporáneo, señala que “Cuando un artista es un artista de tiempo completo, podríamos llamarlo artista-artista, cuando el artista cuestiona la naturaleza y función de su rol, podríamos decir que es un artista-etc.?. Esta definición nos parece adecuada para los artistas que llevan adelante este proyecto; artistas que no sólo desarrollan un rol social a través de su obra, sino también con su hacer, ligado a otras experiencias, tales como la gestión, la docencia, la curaduría o la producción teórica.

Carolina Golder del GAC ?Grupo de Arte Callejero– expuso, basándose en el Capítulo ?Metodologías? de su libro, las características comunes de diversas acciones que muestran que las fases de producción no siempre son iguales ni construyen un discurso cerrado y determinante. Impulsado por estudiantes de la Escuela Nacional de Bellas Artes ?Prilidiano Pueyrredón?, el Grupo de Arte Callejero nace formalmente el 20 de abril del año 97 junto al primer mural realizado en la Plaza Robert Arlt que comparte y expresa la colaboración de los artistas con el reclamo y acción política de los docentes apostados en la Carpa Blanca. Desde sus comienzos, el grupo desarrolló una nueva forma de entender la creación artística que podríamos conectar históricamente con las prácticas artísticas latinoamericanas y, en particular argentinas, de las décadas del 60 y 70. En este contexto, dos cuestiones nos resultan importantes: la abolición de la separación entre artista y espectador y la compleja relación entre el arte y la política. A través de sus acciones, las integrantes del GAC, más allá de categorizaciones que necesitarían de un cuadro de análisis más amplio que la presente reseña, salen de sus preocupaciones individuales para reflexionar sobre las posibilidades del presente y su proyección futura. Las mueven esas motivaciones colectivas necesarias, como señaló Walter Benjamin, para desenterrar los futuros ocultos que el pasado atesora, refundando prácticas sociales atravesadas por la fuerza creativa que establecen nuevos montajes colectivos de enunciación donde todos somos operadores. Otra cartografía móvil que, como afirman las artistas del GAC, es objeto de representación, acumulación y ampliación del diálogo.

Algunas de las anteriores líneas de fuga que, como señala Rolnik, delinean cartografías culturales mixtas, son la construcción desde un trabajo audaz, aunque modesto, que se ubica ?entre? aquellas supuestas veracidades que conlleva la tradición e irrumpa, afirmando la creación de sentidos múltiples que instalan la apertura. Las esferas, de relativa autonomía, que dividen el pensar y la actividad del hombre, se contaminan unas a otras, poniendo en relieve dimensiones creativas que las atraviesan. Teniendo en cuenta el campo específico del arte, esta grieta o fractura permite desmitificar y poner en crisis determinadas figuras y saberes del mismo; como por ejemplo la idea del artista como genio creador, la categorización de la obra como objeto terminado, y la noción de un público apto, solamente, para la contemplación pasiva.

El trabajo y la experimentación colectiva subvierten los códigos y postula la creatividad como fuerza disruptora del orden establecido o normalizado, a través de una táctica que podríamos denominar como desmontaje o descalce de sentido. Los límites estructurales se desvanecen y la creación grupal trabaja desde la tensión que nos vincula con la alteridad, activando el vector de resistencia que todavía creemos posible en la actualidad. De este modo, sin eliminar ni clausurar componentes; articula, recombina y flexibiliza las diferencias. Las prácticas llevadas a cabo tanto por Detergente, Tres Plantas y el Grupo de Arte Callejero, visibilizan la textura de la tensión productiva que conlleva la indagación y creación artística en tanto acontecimiento de lo real que fusiona el compromiso ético con la reflexión política. Su intención no parte de un sitio específico para lograr un objetivo de conquista; al contrario, parece estar movilizada por una energía nómade que crea nuevos focos y horizontes existenciales ?que se hacen y se deshacen?.

La colectivización del arte y las estrategias colaborativas modulan una práctica que deviene en intensidad crítica-creativa que asume el desafío de hacerle frente a la interrogación; al reto de una ?experiencia genéricamente humana de comenzar algo nuevo, la exposición a los ojos de los demás, una relación íntima con la contingencia y lo imprevisto? (Hannah Arendt).

Direcciones útiles:

Tres Plantas Artes Visuales- http://www.3plantas.com.ar/

GAC – http://grupodeartecallejero.blogspot.com/

Publicado en Leedor el 8-12-2009

Compartir
Artículo anteriorEllas en el Pompidou
Artículo siguienteOlga Orozco