Hernán Ricaldoni

0
14

Experimentación plástica y óptica de un artista que reflexiona en torno al canon de la contemplación.Con formación en la Escuela Pueyrredón y en la Escuela de Arte de Necochea, complementa sus estudios en Austria con Löislei, orientados al manejo de la acuarela, realiza cursos de escenografía en el Teatro Colón y viaja a Londres a aprender la técnica del vitraux, que luego dejará fluir en su obra en tanto exploración de nuevos equilibrios cromáticos entre los planos y el contraluz, planteando primeros lugares oscuros y fondos claros que encandilan.

Radicado en Necochea, ha recibido reconocimientos académicos: 2do premio en el Salón Nacional de Dibujo de Tres Arroyos y 1er Premio Nacional de Pintura en Coronel Dorrego, quedando seleccionado en otros tantos salones nacionales, como el de Azul.

Presente como artista de galerías españolas, expone anualmente en Austria, invitado por su gobierno desde 2002, en el Stadt Gallery de la ciudad de Klageufurt, y en Viena.

Luego de un paso por la figuración, a partir de conocer la obra de los maestros Alfredo Hlito y Ennio Iommi, se vuelca al arte abstracto ligado al concepto concreto, y experimenta geometrías y colores con una técnica nueva: la envoltura en PVC. Esto le permite instalar su obra entre jóvenes coleccionistas interesados por otros planteos estéticos experimentales. La abstracción es para Ricaldoni un campo infinito, donde la producción puede partir y llegar a cualquier punto por lo arbitrario de las formas y lo incompleto de la combinatoria.

El eje es el juego de las transparencias, los contraluces cierto guiño al arte cinético, ya que, al quedar la obra encerrada en una caja cubierta por un material que deja pasar la luz y al mismo tiempo refleja, se plantea un movimiento a partir del punto de vista del espectador. Ricaldoni buscar dar una vuelta de tuerca al tema de los cánones de contemplación estática de la obra.

El reflejo del espectador ingresa a la obra sumando una nueva tensión en ese juego de líneas y colores. Ya de por sí, el planteo del PVC a la manera de vidrio produce que la composición se modifique según la luz del día, siendo especialmente perceptiva a los la iluminación solar. Este es el terreno que experimenta Ricaldoni, orientando sus pesquisas en este momento al tema del reflejo y la inflexión del movimiento azaroso con lo ópticamente determinado. En la actualidad se encuentra trabajando con espejos, agua, lentes y por supuesto el PVC que dio origen a esta etapa.

Algunas de sus obras se pudieron ver en el último Expoartistas, en el Centro Cultural Borges.

Publicado en Leedor el 1-12-2009