Trans-Atlántico

0
8

Cuando la teatralidad se impone por sobre todo para mostrar el mundo de Witold Gombrowicz
Witold Grombrowicz recaló en la Argentina en 1939, había aceptado viajar en un transatlántico que hacia su viaje inaugural. Ya gozaba de fama en su país, Polonia, pero la invasión de Alemania a su patria, lo dejó anclado en Buenos Aires y así decidió traducir una novela para ocupar el tiempo. Rápidamente cosechó algunos pocos amigos y esta ciudad, con aires de un París extrañado, lo tuvo como residente mucho tiempo.

La adaptación de Trans-Altlántico de Blanco y Dezillio, logra una obra que alterna varios géneros construyendo de modo permanente cambios tonales que ofician de disparadores para contar una historia fragmentaria y nada fácil de narrar.

¿Cómo es ser polaco en ese segmento histórico? ¿Cómo es serlo para él en tiempos de desintegración? ¿Cómo vive y se desarrolla un polaco en un lugar que no lo cobija y agasaja?

Con una organicidad consumada, el texto se integra a los otros lenguajes teatrales no verbales.

El vestuario, como mencionara Barthes, en Trans-Atlántico es un argumento, ya que no sólo se da a ver sino también a leer, conformándose así en una humanidad que privilegia la condición escénica del actor y vuelve sensible su corporeidad. De este modo, el diseño de vestuario forma un lenguaje visual que bien articulado con otros signos, como los objetos y la iluminación repone un contexto sociocultural acabado. Los objetos significan y otorgan sentido, en la puesta se destaca el globo terráqueo, metáfora de dos mundos y un océano que los parte.

Las actuaciones logran momentos de excelencia y, regulares, sostienen el ritmo de un texto que tensa en ambos extremos lo político y las cuestiones de género de un modo sutil pero contundente a la hora de dejar en claro a disparidad de fuerzas.

Dramatismo, hilaridad, humor, ironía y grotesco transitan en la obra sosteniendo siempre una teatralidad que se impone por sobre todo. Adrian Blanco distinguió a un elenco que hace honores a la difícil tarea de representar al Gombrowicz alter ego del escritor y a todos los sujetos que, en un espacio arduo de determinar, se balancean en esa zona temida pero llena de adrenalina que es buscarse a sí mismo buceando en la nacionalidad.

Un grupo numeroso dirigido en forma cronométrica, logra una hora y media de espectáculo que desopilante y desgarrador, mantiene al espectador sumergido en un mundo otro: el mundo de Witold Gombrowicz.

Ficha artistica completa:
Trans-Atlántico
Autor: Witold Gombrowicz.
Adaptación: Adrián Blanco y Hugo Dezillio.
Actúan: Claudio Amato, Manuel Bello, Diego Benedetto, Pablo De Nito,
Raúl Deymonnaz, Hugo Dezillio, Mario Frías, Gabriel Lima, Gustavo Manzanal, Alejandro Molina, Omar Súcari.
Música original: Carlos Ledrag.
Diseño de iluminación: Leandra Rodríguez.
Diseño de vestuario y escenografía: Marta Albertinazzi.
Asistente de dirección: Adriana Pizzino.
Dirección: Adrián Blanco.

Publicado en Leedor el 17-11-2009