El solista

1
8

Una película que podría llegar más lejos.Director de éxitos literarios llevados al cine (Expiación, Orgullo y prejuicio), en esta ocasión, Joe Wright convierte en film una historia real protagonizada por un periodista de Los Angeles Times y un homeless, ex concertista de música clásica, que debe abandonar su profesión a causa de un brote de locura.

El aspecto demasiado sensiblero de la propuesta deforma un tanto su potencial. Como historia de amor fracasa, mostrándonos la relación asimétrica entre seres tan diversos.

La película desenfoca la problemática del otro cultural. El periodista aborda su relación con la marginalidad a base de puro mesianismo. Tiene entre sus fracasos ciertos temas de incomunicación (se esboza una ausente relación con su hijo y un desastre matrimonial), quizás por eso intenta rescatar al homeless.

Es tan fuerte la voluntad de salvar al músico que la película pasa a ser el relato de la obsesión personal del escritor que intenta lograr su misión contra viento y marea. Una de las preguntas podría ser cuál de los dos es ?el solista?, como figura que actúa sola, destacándose del resto.

Ciertos temas interesantes se asoman pero para quedarse ahí, como por ejemplo la crisis económica que atraviesa EEUU, la mengua en los lectores de diarios y en la lectura en general, el aura que aún ofrece una interpretación musical en vivo, la vida en la calle como forma de resistencia, la construcción teórica sobre la locura como enfermedad y las posibilidades nulas que se les ofrecen a los que atraviesan este universo.

Destaquemos que algunas imágenes audiovisuales de la película alcanzan cierto vuelo, especialmente aquellas que se demoran en lo urbano y acentúan el contraste entre las calles ricas y las calles pobres de Los Angeles. Este contraste aparece mediado por la sinuosa música de Bach, la Suite para Cello Nº1 en Sol mayor. El problema es que carece de otros ritmos necesarios para sostener el relato, y la película se vuelve previsible.

Para mirar en dvd una tarde de domingo.

Publicado en Leedor el 21-10-2009