Va

0
7

En Va lo que importa es el ruido, el movimiento, no la danza o la música.Esta obra re va, sin ninguna duda.

En la selva: la selva,
bichitos caminando por ahí. No hay nada más lindo que un cuerpo que no es cuerpo y no pierde su belleza. Ruiditos, pequeñas luces. Los bichitos van y vienen, saltan, juegan, interactúan en un espacio del que se adueñan con un ritmo hipnotizante.

Una vieja Atari:
prendo una vieja consola de videojuegos. Danzan ruidos ruidos ruidos. Casi como si estuviera tocando Crystal Castles en vivo. La música, o el ruido, son raros. No sé.

El todo o la danza:
los personajes se contorsionan. Por momentos son dos que se buscan y se atraen. nunca un cuerpo ignora al otro. siempre son dos cómplices en escena: y un cómplice más, en la música, en escena, pero sin participar de la danza: el músico guía los movimientos. Va es una obra donde lo importante se descontractura, se deconstrucciona: no es la música y la danza lo que importa: es el ruido y el movimiento.
Ruido, movimiento, ruido, movimiento. Todo concuerda. Los cuerpos se convierten en vivos intérpretes
completamente sugestivos. Vibran.
Me imagino horas y horas de ensayo puliendo una sincronización que va uniendo el sonido y el cuerpo en un solo ente que pega en la cara del espectador.

No es fácil catalogar una obra de este estilo así que, alejándonos bastante del teatro, se me ocurre solamente una cosa para terminar: si estuviésemos en un plano musical, podríamos decir que Va sería un disco viejo pero nuevo e innovador, muy noise y sobre todo con unas muy lindas melodías.

Publicado en Leedor el 20-10-2009