La Barroca del Suquía

0
10

Una velada de oberturas y danzas en Versalles con coreografías originales de los siglos XVII y XVIII.
CONCIERTOS PILAR GOLF CICLO 2009
Sábado 26 de setiembre
LA BARROCA DEL SUQUÍA
?LES CARACTÈRES DE LA DANCE?

Si bien cuando uno va a escuchar música clásica al Ciclo de Conciertos Pilar Golf sabe que la calidad será uno de sus atributos, nunca deja de sorprenderse. Las interpretaciones musicales en vivo al igual que en el teatro, tienen la particularidad incomparable de la inmediatez y de lo efímero que provoca esa rara sensación de estar disfrutando el aquí y ahora. Más allá de la posibilidad del registro en audio o video, uno sabe que el arte que está presenciando quedará grabado en el soporte más verídico y duradero que es nuestra propia memoria corporal. Y cuando la excelencia se hace presente, uno se va con una satisfacción que se prolongará en el tiempo. Eso nos ha sucedido luego del concierto de la orquesta La Barroca del Suquía ?Les caractères de la dance? del pasado 26 de setiembre en Pilar Golf.

Una velada de oberturas y danzas en Versalles con coreografías originales de los siglos XVII y XVIII.
Con la dirección general de Manfredo Kraemer, la orquesta y los bailarines especializados en danza barroca: Victoria Cardoso Gaido, Jazmín Fernández Moutin y Luis Porfiri, crearon un clima de música y danza que nos trasladó por una noche a la corte francesa de Luis XIV. La Barroca del Suquía, que se constituyó en el 2001 con músicos mayoritariamente cordobeses y que se presentó en el ciclo 2007 con música instrumental italiana, es una de las primeras orquestas barrocas del país con instrumentos originales y especializada en música de los siglos XVII y XVIII.

El programa incluyó a destacados compositores del barroco. Les caractères de la dance es la obra que le dio el título al concierto y pertenece a Jean Fery Rebel (1666-1747) quien fuera el primer violinista de la Academie Royal de Musique e integrante de los Veinticuatro violines del Rey, en época de Luis XIV. También se disfrutó de Ouverture 2, op XIII de Jean Marie Leclair (1697-1764), Air pour la Madame La Dauphine de Jean-Baptiste Lully (1632-1687), The Fairy Queen de Henry Purcell, Bourrée d´Achille de Pascal Collasse (1649-1709), Klingende Geographie de Georg Philipp Telemann y Suite des pièces a jouer de Marin Marais (1656-1728) y André Campra (1660-1744).
El particular y cálido sonido de la orquesta se debe a la ejecución experta de los músicos y a los instrumentos originales utilizados. Cabe destacar que los de cuerda han sido afinados varias veces a lo largo de la representación debido al material de las cuerdas. Éstas son elaboradas con tripa de cordero o de vaca, no entorchadas, y suelen desafinarse rápido y ser sensibles a las influencias del clima. De paso podemos destacar, que a causa de las deficientes políticas que ha sufrido la industria a lo largo del tiempo en nuestro país, la fabricación de estas cuerdas, como suele suceder en diversos rubros, es realizada en Europa con materia prima argentina.

Los bailarines especializados en danza barroca y con trajes de época, maravillaron a los espectadores con los bailes más populares de la corte francesa. En ellos pueden advertirse las influencias de otras coronas sobre la Casa de los Borbones producidas principalmente por las uniones matrimoniales, entre las que podemos citar las de Enrique II con Catalina de Medici y las de Enrique IV con María de Medici que aportaron la refinada tradición del baile cortesano italiano y las uniones con la Casa de Austria, Ana y María Teresa con Luis XIII y Luis XIV que evidencian la influencia española en los movimientos. El protectorado de Luis XIV y los bailarines y coreógrafos franceses han permitido el desarrollo de la danza barroca cortesana que luego se transformará en lo que hoy conocemos como danza clásica.

Este fue el 6º espectáculo de los ocho programado para este año dentro del Ciclo de Conciertos Pilar Golf 2009. Los próximos serán el 31 de octubre: ?El maestro y su discípulo? con los violinistas Rafael Gíntoli y Xavier Inchauste y la pianista invitada: Paula Peluso y el 28 de noviembre con la Camerata Bariloche y Carlos Ullán, tenor.

Por el momento, seguimos disfrutando lo ya vivido. Por una noche, El Palacio de Versalles llevado por la magia de los músicos y de los bailarines, se trasladó al Pilar Golf. Los asistentes, fascinados con la belleza de la música y la danza, tuvimos el privilegio de sentirnos por un rato en la corte de Luis XIV.

Publicado en Leedor el 13-10-2009

Compartir
Artículo anteriorMika
Artículo siguienteRosa mística