El último mandado

0
13

Confusa historia con personaje aparentemente basado en una famosa piloto nazi.La relación entre una anciana alemana de nombre Hanna y el joven Lucas, que ella contrata para hacerle mandados y otros trabajos caseros, es calificada por el press-book de ?El último mandado? como singular. En verdad, este adjetivo se debería aplicar a toda la película, más bien en sentido peyorativo ya que no queda muy claro que se propusieron sus realizadores, Fabio Junco y Julio Midú, ambos egresados de la ENERC.

En algún momento el film parece insinuar que la mujer podría ser Hanna Reitsch, famosa piloto alemana, quien se ofreció (infructuosamente) a trasladar a Hitler desde el Bunker pocos días antes de que éste se suicidara. Dado que la historia se desarrolla en el pueblo de Saladillo en la actualidad, ello sólo agrega confusión pues la Reitsch en verdad murió en 1979 en Frankfurt a la edad de 67 años.

Hanna es interpretada por la actriz Ellen Wolf, ganadora del Premio Trinidad Guevara como mejor actriz de reparto en ?La comisión de la familia Coleman? de Claudio Tolcachir. El personaje se pasea en un auto algo destartalado llevando una foto de su admirado Hitler mientras entona canciones nazis. Que la actriz sea judía pese a interpretar a una mujer nazi no molesta, pero lo que sí inquieta es que hacia el final el personaje se vuelva simpático, casi querible. Si los directores quisieron evitar una imagen maniquea de una anciana, que en los primeros minutos aparece como fría y casi inhumana por ejemplo en su trato con una criada, se puede decir que se fueron al otro extremo.

Ese cambio abrupto se producirá como resultado de una situación que aparece como forzada y demasiado casual. Ocurre que la maestra de Lucas (el joven Lucas Midú) le encomienda que elabore una monografía sobre Hitler y quien lo ayuda generosamente es nada menos que una gran admiradora de éste. El pobre Lucas saca ?uno? al presentarle el trabajo que, a instancias de Hanna, titula como ?Hitler conductor?.

Tampoco resulta satisfactoria la descripción de la familia de Lucas, particularmente la caracterización de una madre que tiene que alimentar a sus cuatro hijos y se las pasa gritando e insultando a todo el mundo. En algún momento enferma Octavio, uno de los hermanos menores de Lucas, pero nunca sabremos como termina el episodio.

La película forma parte de una serie iniciada hace unos 10 años del ciclo ?Cine con vecinos? y si bien es loable el esfuerzo, dado que la mayoría de los ?no actores? son habitantes de Saladillo, los resultados son cuestionables y el mensaje confuso. Cuesta creer que una biblioteca como la de esa ciudad tenga tanta bibliografía sobre el nazismo y ésa es apenas una de las tantas incongruencias del film que termina con ese ?último mandado?, que como un absurdo más, se prefiere no mencionar.

Publicado en Leedor el 0-10-2009