Ana Eckell: Tiempo suspendido

0
10

Nueva exposicion de Ana Eckell en Praxis y una trama de historias secretas.Tiempo suspendido PRAXIS Internacional ArtArenales 1311 ? Buenos Aires.Hasta el 28 de octubre de 2009.

Como otras veces Ana Eckell nos muestra sus obras intrigantes. Esta vez le corresponde al grupo plástico de ?Tiempo suspendido?,   título de la exposición que nos ocupa.

Ana nos conecta con sus personajes anónimos y sus animales de apariencia salvaje, ejecutando todos movimientos propios de cada uno, pero extraños para la interpretación directa de su significado. 

En ?Mar Amarillo? un óleo sobre tela de 200 x 200 cm nos enfrenta con un conjunto de estos seres: los humanos delineados en trazos en amarillo o simplemente dibujados adoptan extrañas actitudes girando sus cabezas apoyadas sobre cubos; mientras animales salvajes trepan por una estaca o soga.

En la parte superior un friso de personajes extraños que flotan o se desplazan entre imaginados fluidos gaseosos, participan de algún fenómeno atmosférico.   

Personajes y animales flotan entre nubes del espacio o nadan en las ondas del mar en ?Todos Quieren? otro óleo sobre tela de 200×200 cm. Aquí el color predominante es el rojo, al igual que en ? Contraste Simultáneo? de 190×190 cm. donde el sentido de las actitudes permanece nuevamente vedado a nuestros ojos.

Ambos cuadros se muestran en su grandiosidad que impacta a .los observadores.

Distinguimos asimismo, como formando parte de una serie, los tres óleos sobre tela de 90×100 cm. de tonalidades apagadas en relación a los restantes. En ellos apreciamos esquemas de objetos reunidos en naturalezas muertas desdibujadas, como espejismos en una zona desierta, que en otra aparente contradicción sólo muestran sus sombras en color blancquezino, tal vez grisáceo. Examinándolas detenidamente concluiríamos que fueron concebidos como en una acción contraria a la de luz y sombras o como en un acto de encubrimiento de lo real.

Acorde con la reserva que acompaña a sus lienzos no podemos menos que interpretarlos como sueños que no se quieren revelar totalmente. Además, reconociendo en ciertos trazos, características de signos orientales podríamos adivinarlos como elementos de una transformación en el lenguaje empleado de asimilación  a filosofías lejanas.

Resulta frecuente encontrar en las obras espacios vacíos y polígonos geométricos que nos tentaría a incluirlas dentro de las tendencias de la abstracción geométrica.

Sin embargo se puede advertir que existe en las pinturas una historia oculta que impide caratularlas en esa corriente plástica y aún menos en el expresionismo abstracto, ya que estos dos movimientos se propusieron precisamente liberar al arte de su forma narrativa.

Quizás por todo ello se entienda el poder de seducción  que ejercen sobre el observador estas pinturas. Hay que resolver los ocultamientos y las incógnitas, es necesario un tiempo suspendido, una pausa para meditar y  restablecer las historias secretas.

Publicado en Leedor el 7-10-2009