Hameln, Odense y Monthermé

0
10

Cada ciudad con su leyenda.
Tres cuentos? tres ciudades

por Jorge y Guadalupe Miller

En Alemania?existe una leyenda, poetizada entre otros por Goethe, que frecuentemente es recordada por los alemanes y representada mediante trajes típicos y alegres disfraces. Se cuenta que un caminante llegó a una ciudad de Alemania en la ruta de los cuentos de hadas, ciudad que tenía un grave problema: una plaga de ratones imposible de extinguir. Impotente frente a la angustiosa situación, el gobernante de ese entonces solicitó la ayuda del pueblo. ¿Cómo premiaría a su pueblo si esa ayuda resultaba exitosa?. Con una importante recompensa económica. No obstante, la ansiada solución no llegaba. De pronto, aquel misterioso caminante que llegó un día a la ciudad portando una flauta con poderes mágicos, ejecutó una curiosa melodía que agrupó, encantados, a los ratones que poblaban la ciudad. Mientras caminaba, se iba alejando lentamente de la ciudad, seguido por los embelesados ratones y consiguió eliminar la fastidiosa plaga. Pese a esta exitosa situación el gobernante no cumplió su promesa. No hubo recompensa para el flautista ni para el pueblo. Después de un tiempo, el flautista regresó a la ciudad con el fin de castigar al embustero gobernante. La misma melodía que permitió alejar a los ratones cautivó a todos los niños de la ciudad quienes lo siguieron y abandonaron tierra y familia por el encanto de la música. Desesperados, los padres suplicaron al gobernante que diera cumplimiento a su promesa. Este aceptó y la magia de la música del flautista consiguió que los niños retornaran a la bellísima ciudad y se reencontraran con los suyos.

Esta ciudad de Alemania se llama Hameln, ubicada en la ruta de los cuentos de hadas. Ruta en la que existen museos y expresiones artísticas callejeras donde juega lo ficticio junto con lo real y se amalgaman las expresiones infantiles con las adultas.

Hameln, de rica arquitectura se encuentra ubicada en la provincia de Hannover donde el río Hameln confluye en el Wesser. En sus encantadoras casas existe variedad de formas y uniformidad en los colores. Calles peatonales permiten admirarlas con detenimiento mientras un espectacular reloj brinda originales campanadas que acrecientan la emoción de los felices visitantes.

Sus industrias principales son el papel, productos químicos, curtido de pieles, elaboración de cigarros y construcción de barcos Símbolo de la ciudad: El flautista de Hameln.

En Dinamarca?

?la ciudad de Odense

Hans Christian Andersen, nacido en 1805, es considerado una de las grandes figuras de la literatura mundial. Sus famosos cuentos parecen escritos para niños pero merecen ser meditados por los adultos. Hijo de un zapatero, al morir su padre trabajó un tiempo en una fábrica a pero su facilidad para versificar atrajo el interés y protección de intelectuales. Quiso probar fortuna y se trasladó a Copenhague para ser actor de Teatro, pero lo rechazaron por falta de cultura.

En 1836 el rey le permitió viajar por Alemania, Suiza, Italia, Francia, Inglaterra y los países de Oriente. Frutos de estos viajes fueron “Álbum sin dibujos”, “El bazar de un poeta”, “Ispanien”. Pero su fama llegó con sus cuentos, comenzados a publicar en 1835 y traducidos a todas las lenguas. Entre ellos, la famosa “Sirenita”, símbolo de Copenhague.

La niña de los fósforos

En una tarde muy fría y por calles oscuras caminaba una niña. Llevaba manojos de fósforos en su viejo vestido y una caja en la mano. Nadie le había comprado un solo fósforo en ese día. Tenía hambre y frío. Blancos copos de nieve caían sobre su larga cabellera. Era víspera de Año Nuevo. En todas las ventanas se veían luces y podía apreciarse un exquisito olor a ganso asado. Encontró un rincón junto a una casa y allí se acurrucó. No se atrevía a regresar a su casa sin haber vendido un solo fósforo ni obtenido siquiera una moneda. Su padre la castigaría y además hacía tanto frío en su casa como en la calle.

Movía con dificultad sus manos heladas. Si se atreviera a encender uno de los fósforos! Así podría calentar sus dedos. Sacó uno, lo frotó y ardió con el brillo de una pequeña vela. Al acercársele su mano. El resplandor fue mayor.

Entonces imaginó que estaba sentada frente a una gran chimenea con espléndida hoguera que ofrecía su calor agradable. Pero? poco dura un fósforo encendido. Prendió otro, la llamita iluminó la pared y también la ventana. Pudo ver que había una mesa tendida y un ganso asado con manzanas y ciruelas. Su fantasía creó sabroso perfumes que avanzaban hacia ella. El fósforo se apagó.

Quiso recobrar la imagen y la luz de un nuevo fósforo hizo que se imaginara sentada junto a un árbol de navidad. Rodeada de luces y bellos adornos. Otra vez la oscuridad. Le pareció ver velitas que trepaban por el aire hacia arriba más y más hasta que no quedó duda alguna de que sólo eran estrellas titilantes. Una de ellas cayó dejando una brillante explosión de luz a través del cielo. Alguien está muriendo pensó la niña al recordar que su abuela (la única persona buena con ella) le había dicho “Cada vez que cae una estrella un alma sube a la presencia de Dios.”
Contra la pared encendió otro fósforo se olvidó del hambre y el frío y vio a su abuela aparecer en el círculo de la llama -Abuela!! Exclamó Llévame contigo! Sabía que desvanecería su imagen cuando se apagara el fósforo, así como la chimenea, el árbol y el ganso…

Entonces, encendió rápidamente un manojo de fósforos para retener a su abuela. Brilló tanto la luz como si fuera de día. Nunca le pareció la abuela tan alta y hermosa. Levantó a la niña en sus brazos y ambas se remontaron en una aureola de luz y alegría lejos, muy lejos hasta allí donde no había ni frío ni dolor ni hambre.
La luz de la fría mañana encontró a la fosforerita sentada en el rincón entre dos casas, con una sonrisa, muerta, helada, en la noche del año que acababa de comenzar. “Sin duda trató de calentarse” dijeron. Nadie supo de las maravillosas visiones que había tenido.


Odense

Capital de la Isla de Fionia, situada a escasa distancia del Gran Belt con que se comunica mediante un canal. La ciudad antigua encierra interesantes muestras de arquitectura civil del Siglo XVI y sucesivos (casas de las corporaciones y oficios) y algunos hermosos monumentos religiosos. Entre ellos, la Iglesia gótica de San Canuto del siglo XIII que debido a las reliquias del santo fue durante siglos lugar de peregrinaciones. Es uno de los centros manufactureros más importantes de Dinamarca y sus industrias principales son la construcción de máquinas y la fabricación de cerveza vidrio tejidos y azúcar de remolacha El colorido de la ciudad vieja se caracteriza por amarillos y marrones y entres su casa se señala la de Hans Chistian Andersen.

En Francia?

Charleville, Monthermé y sus leyendas en las orillas del Mosa

El río Mosa nace en la región de la Champagne-Ardenas. Abandona la región y su curso comienza un formidable recorrido creando paisajes fantásticos, hermosos y agrestes que fueron motivo de muchas leyendas.
El parque natural Regional de Montagne formado por caseríos y pueblos florecientes es muestra de una vitalidad ligada a la historia del viñedo. Laderas plantadas de viñas, llanuras cubiertas de bosques, sinuosidades y valles.
En la Champagne hay depósitos de tiza con un 90 por ciento de humedad y una temperatura constante de 9 a 10 grados centígrados, lugar ideal para que se espume el célebre champagne.

Las cavernas constan de 250 km de galerías excavadas en la tiza

Y en esta maravillosa región se destaca la ciudad de Charleville. Fundada en 1606 es un bello ejemplo de urbaismo de principios del siglo XVII. La joya indiscutible es la Plaza Ducal hermana casi gemela de la Place de Vosgues de París.

Entre las muchas atracciones de esta ciudad se encuentra el reloj del Gran Titiritero en la fachada del Instituto de los Títeres. Es un reloj monumental de 12 m de alto que presenta todos los días de 10 a 12 escenas de las leyendas de los 4 hijos de Aymon. Las doce escenas se presentan en una sola exposición los sábados a las 21 hs. 15 minutos. Aymon fue un noble francés que tenía por capital a Albí y obtuvo el nombre de Duque de Dordoña.Sus hijos fueron cuatro famosos caballeros de la corte del emperador. “los cuatro hijos de
Charleville

Aymon” Reinaldo, Ricardo, Abelardo y Guiscardo. El más famosos fue Reinaldo de Montalbán. Resulta que en una disputa durante un partido de ajedrez mataron a un sobrino de Carlomagno y huyeron los cuatro montados en el caballo Bayard, a partir de allí comienzan aventuras plenas de reveses que dan tema a una canción francesa de gesta del siglo XIII.
Cerca de Monthermé, pequeña y bella ciudad vecina a Charleville y ubicada en un magnífico bucle del Mosa existen importantes rocas. A cuatro de ellas se las vincula con los hijos de Aymon: Roca de las siete horas; Roca larga, Roca de la Torre y Roca de Roma
Desde estas rocas se obtienen maravillosas vistas de los meandros del Río Mosa y es precisamente la Roca de la Torre que da origen a una curiosa leyenda:
Hace muchos años, un señor quiso hacer construir un castillo fuerte, sobre las rocas para una bella dama. Pero ¿cómo lograr la construcción? Este señor no era rico y era cosa prácticamente sobrehumana construir en la ladera o en la cima de rocas abruptas. Entonces imaginó sólo un camino: recurrir a Satanás. Fue así como el diablo prometió al señor a cambio de su alma, elevar durante una sola noche el castillo más bello del mundo que quedaría terminado antes de que cantase el gallo.
Pero hubo un inconveniente. La destinataria del castillo despertó muy temprano. Esto hizo que también desperatara el gallo y cantase cuando solamente faltaba para terminar el castillo colocar una piedra. El gallo despertó al sol que comenzó a iluminar la noche.

Preso de furia, el diablo dio un puntapié al Castillo y lo destruyó. Hoy quedan en las Ardenas algunas piedras aisladas, entre ellas, la roca de la Torre. No obstante este nombre es reemplazado por los habitantes del lugar por “El Castillo del diablo”.

Charleville es la sede del Festival Internacional del Teatro de Marionetas que tiene lugar cada cuatro años. Además puede visitarse el Museo Rimbaud. Arthur Rimbad, poeta, viajero francés, nació en Charleville y murió en Marsella. Poeta precoz que a los 19 años había terminnado su carrera poética. Su breve obra es el germen del Simbolismo y decadentismo de la poesía francesa.

Nota publicada el 10-5-2001.