Archivadores de archivo

0
28

Una obra de fuerte marca contemporánea se exhibió en la exposición MUSAC del Museo Nacional de Bellas Artes disparando reflexiones sobre el vacío y la vida cotidiana. Ignacio Uriarte. ?Archivadores en archivo?. 2007
Vídeo color sin sonido. 8? 21?. Colección MUSAC (Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León).

“En esta estantería de archivo, los archivadores se mueven solos, formando diferentes patrones y ritmos. Primero recrean sus movimientos habituales, luego desarrollan coreografías más complejas y lúdicas que logran romper la estaticidad del mueble”.

La obra de Ignacio Uriarte (1972) se centra en el uso de las herramientas y de las actividades rutinarias habituales de cualquier empleado administrativo, como dibujar aleatoriamente mientras se mantiene una conversación telefónica; arrancar hojas de un bloc, encadenar clips, etc.. El artista se apropia de estos actos en lo que él mismo ha denominado como “Arte de oficina“. Sus trabajos van desde dibujos en los que plasma las diferentes gamas de un cartucho de tinta; a dibujos con líneas que muestran los diferentes grosores de un grafito pasando por un vídeo que muestra todas las posibilidades de colocación de un archivo. Círculos, líneas, sobres, cuadernos, compases, etc. Detrás de cada pieza del artista, existe una profunda reflexión sobre el propio tiempo que dedicamos a estos actos. En el trabajo de Uriarte destaca, a nivel estético, la limitación cromática y la simplicidad formal. Sus obras son resultantes de un esfuerzo metódico y repetitivo que lo ponen en directa relación con los artistas minimal y conceptuales de los años 60 y 70.

Ignacio Uriarte nos ofrece en el Museo Nacional de Bellas Artes y dentro de la exposición de las obras del MUSAC, un video de 8 minutos, que no tiene sonido y que permanentemente está en movimiento, llenando y vaciando espacios de la estantería con biblioratos. A veces se detiene y los estantes están completamente llenos, atestados, o, por el contrario, completamente vacíos, livianos, despojados por un rato. Y la mayoría del tiempo, el ?vacío? está recorriendo cada sitio sin poder detenerse, ya que los lugares están todos ocupados.

Todo este deslizamiento, constante y rítmico de vaciado y llenado de las estanterías, me remitió a la presentación acerca del principio del vacío, que sí tiene una música muy suave, melodiosa y unas imágenes increíblemente bellas, de animales y personas en distintas posiciones y actitudes muy relajadas. El contraste de ambas presentaciones: una muda, otra con sonido; una de composición ortogonal, geométrica, simple y ordenada y la otra relajada, armoniosa, suave, colorida, hizo que las relacionara y las percibiera como complementarias.

La estructura de la estantería representa nuestra vida. La vida se va conformando segundo a segundo y transcurre a través de una sucesión de distintos acontecimientos, circunstancias, hechos, vivencias, de relaciones, personas, afectos, bienes materiales y espirituales, entre otras cosas. Este devenir de la vida estaría representado por los biblioratos, que constantemente van y vienen, entran y salen. Rítmicamente, sistemáticamente, incorporando pausas, alternando recorridos regulares con irregulares, los biblioratos van logrando encontrar distintas ubicaciones y se acomodan, según encuentren o no, un espacio vacío para llenar.

Mientras veo esta instalación, recuerdo un mensaje recibido por email, en ese casi subgénero animado que prolifera en los correos, compuesto por textos e imágenes que intentan una reflexión o la difusión de un tema. Este se titula ?Principio del vacío?, su autor es Joseph Newton, escritor canadiense, las imágenes, son fotografías del artista Gregory Colbert, de la misma nacionalidad.

El texto habla del hábito de juntar objetos inútiles, pensando que los vamos a necesitar en cualquier momento; juntar dinero para no gastarlo, por las dudas de que haga falta en el futuro; guardar ropa, zapatos, muebles, utensilios domésticos que no se usan desde hace tiempo. Asimismo, del hábito de guardar dentro nuestro broncas, sentimientos, tristezas, miedos. El mensaje dice que evitemos adoptar este hábito, ya que va en contra de la prosperidad. Que es preciso que siempre dejemos un vacío, un espacio para que puedan llegar cosas buenas, que nos deshagamos de todo lo inútil que hay en nuestras vidas para que la prosperidad llegue, ya que la fuerza de ese vacío es la que atraerá y absorberá lo que deseamos. Agrega que no tendremos espacios para nuevas oportunidades, mientras carguemos sentimientos viejos e inútiles. El significado de la actitud de guardar, es la que encadena nuestra vida, ya que al hacerlo, se considera la posibilidad de falta, de carencia, de que tal vez pueda faltar mañana, por desconfianza en el mañana. Se cree que lo nuevo, lo mejor no es para uno y por lo tanto, guardamos cosas viejas.

La salud depende del ?principio del vacío?, de esta permanente renovación, de la actitud de dejar espacio, de depurar, de permitir entrar lo nuevo y lo bueno a nuestras casas y a nuestras cabezas. De esto habla el arte contemporáneo a través de metáforas y construcciones.

Mirá el video online.

Publicado en Leedor el 24-09-2009

Compartir
Artículo anteriorGlaxo
Artículo siguienteEl organito