Alorsa: Vuelve el tango.

0
13

El 31 de agosto pasado falleció Jorge Pandelucos, un músico tanguero al que todo el mundo llamaba el gordo Alorsa, aquí nuestro homenaje.Tristeza (que hago con este cuore?)

Esta mujer que mira. Que pasa y mira

Se lleva su confusión como una diadema.

Busca, olfatea, calcula, le da forma a su guerra.

El enemigo será inventado

Una y otra vez.

Histeria.

Entonces, vuelve el tango.

Este empedrado sabe que vendrán por él

Los ingenieros eme que lo cubren todo.

El nuevo concepto de ciudad es el desamparo

Del vecino. No a la cultura, por ejemplo.

Claro que están los que resisten

Historia.

Entonces, vuelve el tango.

Hay un mismo cielo de aquí a La Plata.

Pero cambia la mirada,

No las constelaciones ni las estéticas nubes.

Este cielo se parece a la palabra nunca

Como esta mujer

Cobarde.

Entonces, vuelve el tango.

Este amor marchito. Esta flor

Este frío sólido

Este dolor puntiagudo

Esta cita de muerte

Esta indefinición definida

Esta rosa de plomo

Este poema sin voz.

Claro. Dicen que el tango vuelve

Para subir al cielo

Bajar la luna.

Para instalar el olvido de los amores

Inventados.

O sea: la nada

En ninguna parte.

Dicen que vuelve el tango,

Eso está bien

Porque a la Cruz del Sur se le pianta un lagrimón

Y un beso.

Y una tristeza que hace crujir

Al mundo: Alorsa se murió.

Y dicen que el tango vuelve!

Entonces, qué hacer con este cuore,

Qué le decimos a los otros: a Melingo,

A los chochamu de la Chicana, los de la

Fernandez Fierro?

Cómo explicarle a los prejuiciosos

Que Jorge Pandelucos murió el sábado 31 de agosto de 2009

Y dicen que el tango vuelve!!

Algunos datos para la biografía de Alorsa. Por él mismo.

“A ver… me llamo Jorge Marcelo Pandelucos, me dicen Alorsa, venido al mundo en la ciudad de La Plata el 24 de noviembre de 1970 (sagitario y perro, pero ni bola al horóscopo), radicado en la República Separatista de Tolosa. Hice la secundaria en el Liceo Naval, y terminé los estudios de ingeniería electrónica. Fui profesor secundario, barman en San Martín de Los Andes, encargado de cafetería en Capital, ingeniero electrónico y actualmente cantautor y chofer de taxi. Soltero y sin apuro, conocimientos musicales escasos y a mucha honra. Buen asador y matero semi profesional. Escribo desde la primaria (era el traga del colegio en redacción tema la vaca, etcétera).
Aprendí a tocar la guitarra hace 4 años y compuse los primeros tangos casi inmediatamente obteniendo los nefastos resultados que hoy nos convocan. Antes, fui integrante peregrino de coros y bandas rockers y bluseras, saxofonista, viajé a Europa con unas pistas de tangos clásicos grabadas (tipo karaoke… una vergüenza!) y ahora me quiero salvar con La Guardia Hereje (que se esta transformando de un hobby a un proyecto de vida). Me gustan Sumo, los Doors y las milongas lunfardas; las playas griegas y las de Angra Dos Reis, los libros de Cortázar y Onetti, el patio de mi casa, casi todos los deportes con preferencia hacia el fútbol. Soy hincha de San Lorenzo de Almagro (me pongo de pie).
Solía jugar con gran despliegue físico como volante de ida y vuelta pero el evidente deterioro, el sobrepeso y un meñisco rebelde me han ido relegando a la zaga y últimamente contemplo la posibilidad humillante de comprarme guantes de arquero. Me gusta viajar pero gasolero y con mochila. Como datos de color más o menos interesantes, puedo intentar impresionarlos con un salto en paracaídas, uno en ala delta, 2 triatlones y varios viajes a dedo, bondi y bici por países limítrofes, el Amazonas, Europa y Egipto (todo allá lejos y hace tiempo). Defectos y virtudes: no porque me da cosa. No bailo tango pero de pibe pisaba las hormigas del jardín al son de algún malambo tradicional. Me gustaría, si se puede, que vuestra atención no se centrara sobre mí sino sobre La Guardia Hereje que es un proyecto artístico más rico e interesante, digo, de pronto, me parece?.

Caro leedor: 2 músicas.

1. para el emepe3: La Guardia Hereje, Vuelve el Tango.
2. para compartir: La Guardia Hereje, Ezeiza.

Compartir
Artículo anteriorEl alivio
Artículo siguienteLos abrazos rotos