Visitando Minujín

0
6

En el marco de las actividades del LIPAC 2009 del Centro Cultural Rojas, compartimos con sus becarios la primera visita al taller de una artista.

Estamos en medio de un espacio poblado de figuras, mencionado por Alicia Herrero como ?el jardín de esculturas de Marta?. El lugar es la casa donde nació, un amplio predio de construcción antigüa, que oficia de espacio de trabajo y sala de exposiciones de sus esculturas y proyectos.

Allí se reunieron los becarios de esta segunda edición del Laboratorio de Investigación en Prácticas Artísticas Contemporáneas (LIPAC), que promueve el Centro Cultural Rojas.

Este es un microciclo dentro del programa 2009, ?Visitando artistas? y se plantea como un recorrido por los talleres de aquellas figuras de la plástica argentina de los 60 y 70 que produjeron signos que luego serían retomados en la contemporaneidad.

Asistimos a la proyección de 4 videos que recorren buena parte de la obra de Minujín. Contamos con una comentarista de lujo, la propia artista, que irá repasando su vasta obra desde la primera, La destrucción, hasta la última, Rayuelarte, realizada el año pasado con el corte de una calle de la avenida 9 de julio en la ciudad de Buenos Aires.

Comenzamos con Work in Progress y seguimos con A Latin Answer to Pop, dos videos poblados de fotos de archivo, únicos registros de muchas de esas obras que fueron luego destruidas por los galeristas o por el paso del tiempo.

Mientras pasea por su vida creativa, Minujín se hamaca con ese gesto tan característico de hiperactividad y nos explica lo que vemos: La destrucción (1963), Leyendo las noticias (1964), La menesunda (1965), El Batacazo (1965), Kidnappening (1973), Imago Flowing (1974), Nido de Hornero gigante (1976), Partenón de libros (1983), La academia del fracaso (1999), James Joyce Bread Tower (1980), Gardel de fuego (1981), Operación perfume (1987), Rayuelarte?

Estamos en una clase de arte de los últimos 40 años, poblada de señales, hitos, personajes, celebridades, gestos, famas? Parafraseando a nuestros amigos los Oulipos y su luminoso concepto de plagio por anticipación, Marta nos muestra museos plagados de conejos, abejas y vacas, o avenidas de pan dulce, y sentencia al pasar: aquello fue cuando Christo me envolvió, esto cuando inventé el arte efímero?

Todo ello matizado con Ticket to ride de los Beatles y I can´t get no satisfaction de Jaegger. Cuenta que en El Batacazo tendría 20 años. Que a los 11 decidió ser artista plástica y empezó a estudiar Bellas Artes. Que fue compañera de Julio Le Parc. Que hizo todas las orientaciones: grabado, pintura, dibujo, aunque su base era la escultura. Que dió libre la Cárcova y la Pueyrredón. Que ganó 17 becas entre Francia y EEUU, que a los 16 marchó sola a la primera y conoció a Alberto Grecco. Que en sus primeros happennings le impresionaba que la gente la siguiera como si fuera una estrella de rock.

Diosa como siempre, mejor dicho, reina del Pop, aquí posa en una fotografía junto al rey Andy Warhol cuando le paga la deuda argentina con choclos, y allá exhibe sus credenciales de haber compartido Simultaneity in Simultaneity con Allan Kaprow y Wolf Vostell, en un eje Berlín, New York, Buenos Aires. En esta última obra 60 personas famosas de cada una de las ciudades aparecía en 60 televisores y 60 radios, todos reflejados; y ella acota que si hoy sería una obra inútil porque con internet no tiene sentido, entonces fue tan decisiva que para ella significa la instalación más importante que hizo en su carrera.

En otro video, podemos ver fotos de sus happenings televisados por Canal 7 (1964) y sus acciones para la Bienal de San Pablo de 1973, conocidas como Soft Gallery, repetida el año pasado, donde instala un espacio 200 colchones amarrados a la pared con 600 metros de soga, ?una obra de arte que tiene sentido sólo si hay gente que la disfrute? tirándose en ellos y saltando. Además en esa oportunidad toca un chelo de hielo con un serrucho y lo termina destruyendo. Acciones estrechamente ligadas a su concepto de sujeto-objeto del arte, donde al artista es la propia obra.

Cálida y motivadora, se sabe pionera de actitudes que hoy están totalmente incorporadas. Su tinte de cabello platinado y su actitud cosmopolita dan una vuelta de tuerca cuando les dice a los jóvenes artistas que le terminan preguntando por qué se volvió de Nueva York: ?porque soy argentina, somos de Sudamérica, tenemos que estar acá, este es nuestro lugar, donde vamos a estar si no?.

La experiencia se cierra con una visita a su taller. Una vastísima producción y un continuo hacer marcan cada rincón del espacio vital de esta artista argentina paradigmática, que confiesa no tener galerías, ser como Ferrari, hoy acá, mañana allá, si total, ?cuando alquien quiere comprar mi obra saca mi número de la guía de teléfonos, me llama y arreglamos?.

Publicado en Leedor el 14-09-2009

Un acierto del LIPAC el incorporar este tipo de acciones. Si bien el Laboratorio debe encontrar su perfil (tiene becarios pero no da becas y aún debe hacerse de características propias que lo diferencien de programas similares), es un espacio que permite la reflexión y el intercambio y que puede ser muy estimulante gracias a experiencias como esta.