Entrevista a Alejandro Giles

0
35

Alejandro Giles es director teatral, su obra El Alivio se puede ver en el Teatro El Nudo. Nos recibió en su estudio. Este es el resumen del encuentro. La cita es 18:45hs por el centro porteño. Ingreso a su estudio. Alejandro me realiza una mini visita guiada. Allí tiene todos los elementos para trabajar: un vestuario, un espacio para ensayar, otro para hacer trabajo de mesa y un mini-living.

El lugar es muy agradable. Nos sentamos y comenzamos a charlar. Aquí el resumen del encuentro

Agustina Barbosa: En este momento tenés una obra en cartel ?El hijo mayor?. Particularmente me sorprendió la resolución espacial de la obra. ¿La puesta fue pensada originalmente con estos cuatro frentes o la adaptaron al espacio de representación (teatro Tadrón)?

A:G: al principio la preparamos con dos frentes. Después, como queremos llevarla de gira y poder presentarla en diversos espacios (centros culturales, plazas y demás) la ensayamos con múltiples frentes.

A.B: Me interesa saber si hay algún indicio en particular, algún elemento por lo cual elegís empezar a trabajar con determinada obra de teatro.

A.G: Mi elección tiene que ver con el momento que estoy viviendo. Tiene que haber algo en la obra que identifique de alguna manera el momento por el que estoy pasando, o lo que me esta sucediendo. Creo que un artista tiene que hablar de lo que conoce. No hay que hablar de lo que uno no conoce.

La charla sigue, se deriva a diversas instancias de la vida en donde, por supuesto, se inserta el teatro. Alejandro considera que en gran parte el teatro es auto conocimiento. De todas maneras opina que ese no es el fin último del teatro. Lo importante es contar una historia?

A.B: ¿Qué fue particularmente lo que te llevó a elegir ?El Alivio? y qué fue lo que más aprendiste en el proceso de los ensayos?

A:G: La elegí por el sentir de los personajes. Este lado oscuro que se encuentra en cada uno de nosotros.
La obra tiene mucho que ver con las personalidades. Se representa con el concepto de luz y de sombra. Aprendí fundamentalmente de eso. Concretamente tuve que internalizarme en el tema, pero además empecé a abrazar un poco más lo oscuro.
Como personas queremos que este todo bien. Pero existen los impulsos. La idea es reconocerlos y a partir de ahí ver como los manejo, para drenar y no tener que concretar.

A:B: me hace acordar un poco a Freud y su concepto de sublimación.

A.G: exacto, tiene que ver con eso. También con el concepto de Jung de lo colectivo. La sombra es personal, pero también es colectiva. La idea es preguntarse como entro a esta ?sombra?. Que aflore el inconciente. Ahí esta el material interesante para trabajar, lo que esta vivo digamos.

A:B ¿Por qué elegiste la profesión de director de teatro?

A:G: Me interesa profundamente contar una historia. Para ello, entre otras cosas, hay que respetar lo que sucede. Me gusta hacer que el teatro suceda. Por eso la importancia de que te ?llegue? el material. Todos podemos contar todo, pero no todos logramos que eso suceda. Lograr hacer la obra. Ese tiene que ser el objetivo principal de todos los que conformamos un grupo, después viene el resto: las relaciones humanas, la producción etc.

A:B. ¿Cómo te manejas respecto a la relación con los actores?

A.B: Lo esencial es contactar con el material humano, a veces contactarse con el dolor del otro. Desde ese lado trabajo. Se cree que el actor tiene que descargar constantemente, es al contrario. El actor tiene que cargar sensaciones, emociones, para después poder expresar lo que le sucede al personaje. Considero al ego como un límite, porque tiene fantasías de ser eterno, y no somos eternos; no en lo que a materia respecta.
Hay que correrse de ese lugar y reconocer digamos al ser manifestándose en la materia. Uno de los trabajos del director es guiar y sobre todo escuchar, trabajar con lo que hay, y para eso tiene que haber comunicación y entrega.

Seguimos charlando sobre los temas mencionados. Repensamos momentos de creación teatral e incluso de la vida.
Alejandro Giles es un hombre pensante. Se toma su tiempo para responder y escuchar las preguntas. Considera al teatro como un gran canal para expresar lo que le está pasando en su vida sin dejar de contemplar al contexto que lo rodea. Es muy interesante lo que yo deduzco como su propuesta: el equilibrio entre la expresión y la racionalidad para poder lograr lo que él anhela: el hecho teatral.