Effi Briest

0
6

Dentro del Festival de Cine Alemán, una nueva versión de Effi Briest apuesta al romanticismo.
Basada en la novela de Fontane, Effi Briest es fundamentalmente un film romántico. Los elementos del romanticismo aparecen en cada plano, en cada detalle, en cada sonido.

Effi (Julia Jentsch, protagonista de Sophie Scholl) es una joven de 17 años que se ve atrapada en un matrimonio arreglado por sus padres con el Barón Von Innstetten (Sebastian Koch, protagonista de La vida de los otros), casi 20 años mayor que ella y ex pretendiente de su madre. Los recién casados se trasladan a una casa en la costa del Mar Báltico. Allí, circula una historia de fantasmas, que involucra al anterior dueño de la mansión, y Effi se ve acosada en las noches por imágenes del crimen.

A pesar de su soledad trata con todas sus fuerzas de encajar en el rol de la esposa de un político, pero se siente atrapada en ese pequeño pueblo, alejada de todos sus afectos y diversiones. Hasta que conoce al Mayor Campras (Misel Maticevic), con quien comenzará un idilio. No es tanto que con él descubra el verdadero amor, como que conoce la libertad.

Effi va descubriendo que la casa, el tormento por la historia de fantasmas, su hija misma, fueron utilizados por su esposo y sus padres como elementos de sujeción a una vida que ella no deseaba. Cuando el affaire sale a luz, Effi asume un rol diferente al que venía adoptando. El film retrata, de alguna manera, la aparición de un nuevo modelo de mujer en la sociedad moderna: una madre alejada de su familia, que trabaja para mantenerse, independiente en lo económico como en lo intelectual.

La escena de la protagonista cruzando la calle con una chalina de color en un mar de gente en colores oscuros es una metáfora de esta mujer que va contra la corriente de lo que la sociedad dicta.

Es un film muy prolijo en lo técnico, donde predomina un uso de la iluminación natural. Como dijimos, realmente hay un cuidado especial en dejar la impronta del romanticismo en todos los aspectos del film, desde lo argumental (la época en que se sitúa el film, los fantasmas, el triángulo amoroso) y también desde lo formal (la iluminación natural, el piano de Martin Steyer).

Publicado en Leedor el 5-09-2009