Niños del limbo

0
8

El universo en un taller literario.Una gran biblioteca rodea las paredes de un pequeño departamento en el barrio de Caballito y ese minúsculo espacio parece ser el refugio que permite a un grupo de personas explorar su interior para crear un universo poético.

Y a partir del encuentro de cuatro personas en un taller literario, la creación abre su sitio a la metáfora para construir un nuevo contexto por medio del lenguaje. Así, entre lecturas y correciones el afuera llama a la puerta, y si bien involucra a un miembro del grupo, progresivamente transforma la escena en un caos colectivo donde nadie sabe como reaccionar para ocultar y al mismo tiempo solucionar la situación.

Entradas y salidas de los personajes marcan un ritmo cada vez más vertiginoso. De esta manera, el tiempo parece anular su causalidad y cronología dándonos la sensación de que ya pronto todo va a estallar dentro de un contexto no preparado para ello.

Sin embargo este clima adverso se distiende gracias al humor basado en la ingenuidad de algunos de sus personajes y el entrecruzamiento entre la creación poética y la realidad exterior.

La obra de Andrea Garrote, es muy rica pricipalmente gracias a la elección y el trabajo de los actores sobre los caracteres de sus personajes, ya que permite generar los contrastes que dan lugar a escenas muy elocuentes: una madre con su hijo con problemas mentales y con talento para ser dibujante, una licenciada en letras, un periodista de chimentos, un editor y una estrella de la televisión. A este particular grupo se le suman dos personajes enigmáticos sin referentes explícitos.

Niños del limbo por momentos logra ser una sátira sobre aquellas situaciones que contingentemente nos ponen a prueba para interrogar nuestra capacidad de acción.

Cuando la abstracción resulta un lugar común, lo que parece imprevisto estalla de modos tan inesperados que hacen de todo sujeto un personaje absurdo en continuo simulacro.

Publicado en Leedor el 1-09-2009