La Ragazza del Lago

0
6

Ganadora de 10 premios Donatello, este thriller dramático de Andrea Molaioli demuestra el buen momento del cine italiano.Película ganadora de 10 premios David Donatello

En un pequeño pueblo al norte de Italia, de bellísimo paisaje, ocurre un asesinato.

Sanzio (Toni Servillo), inspector de la ciudad, será el encargado de hallar al culpable. Tarea que desarrollará a lo largo de la película, y como espectadores activos, iremos descifrando junto a él las claves de este misterioso thriller que sutilmente se volverá drama a medida que avance la investigación.

La cinta refleja un trabajo del buen hacer y del saber hacer del cine italiano. Increíbles tomas del pueblo enmarcan a la comunidad. Las panorámicas del paisaje reflejan la quietud del lago y la belleza del bosque que lo rodea. Sobreimpresión de imágenes entre la orilla del lago y el lugar del crimen. Prolija utilización de elipsis espacio-temporales. Todos los recursos diagramados en una medida justa y bien ordenados. El tratamiento del sonido y de la iluminación genera una atmósfera, a cielo abierto, muy particular, donde la quietud y el silencio inquietan más allá del relato.

En todo momento lo que no se dice, lo que parece ser y no es, aumenta la tensión. Ciertos elementos -el agua, los cristales de las ventanas, la mención de una fábula sobre una serpiente que hechiza dejando dormido a quien mira- participan desde lo metafórico en cuanto a la fragilidad, a la mirada de lo que se puede ver y lo que no, lo cristalino de las superficies que no resultan demasiado translúcidas, que ocultan algo más.

Una serie de contrastes acompañan el film. El paisaje de un idílico lago y el cadáver de la adolescente, la vida y la muerte como elección, las únicas palabras de Anna -la víctima- sobre el sueño y el llanto de Angelo -niño que Anna cuidaba- que nunca cesaba dejando agotados a sus padres que no podían dormir, el agua que aporta la belleza del lago y a su vez ahoga.

El relato deja ver un entramado de historias familiares que convierten en drama un film de suspenso. Nos encontramos con el dolor, la enfermedad, lo diferente, la desesperanza, la obsesión, pero sobre todo con los complicados vínculos padre/hijo. Estas situaciones provocan conflictos que llevan a personas comunes a tomar decisiones difíciles y, en algunos casos, extremas.

Las historias se nos develan lentamente, tanto acompañamos al inspector en su investigación, tanto descubrimos la vida de estas personas, inclusive la del inspector. El excelente desempeño actoral produce la identificación del espectador con los personajes. Sentimos y pensamos como Sanzio, vivimos el dolor de las familias implicadas. En consecuencia, tiene tanto peso la carga emotiva que por momentos el homicidio queda en segundo plano. No hablamos de un thriller americano, claro. Aquí los recursos fílmicos y cinematográficos están equilibrados de tal manera que el deleite del film es tanto visual como semántico.

Publicado en Leedor el 28-08-2009