La chica del parque

0
86

Una excelente Sigourney Weaver y la muy bella Kate Bosworth dan solidez a una trama de tono melodramático  Sigourney Weaver, actriz de célebres películas tales como ?El año en que vivimos en peligro?, ?Los cazafantasmas?, ?Gorilas en la niebla? y ?La muerte y la doncella?, ha estado bastante alejada de nuestras pantallas durante la presente década.

Sin embargo, la recordada intérprete de Ripley en los cuatro capítulos de ?Alien?, ha actuado en cerca de veinte films en los últimos diez años, pero en nuestra memoria está casi ausente. Es un caso único que requiere su explicación.  La mitad de esos títulos no llegaron nunca a nuestros cines, aunque varios fueron directamente a video. Otros tres se estrenaron pero como ella sólo prestaba su voz y eran dibujos animados, lamentablemente doblados al castellano, nos la perdimos. En el resto tuvo roles secundarios y recién ahora regresa en ?La chica del parque? (?The Girl in the Park?), con una fuerza notable que viene a confirmar que con casi sesenta años, Sigourney es una de las grandes intérpretes del cine mundial.
La dirige David Auburn, quien es un  debutante aunque tiene en su haber algunos guiones destacados como ?La casa del lago? y ?La prueba? y el del presente estreno.

En el film que nos ocupa, luego de una breve introducción en que misteriosamente desaparece en pleno Central Park la pequeña hija de Julia (Weaver), la historia avanza dieciséis años. Ya divorciada y muy alejada de su hijo Chris (Alessandro Nivela), se cruzará inesperadamente en su camino Louise, una joven que tendría la edad de la hija desaparecida. Quien la encarna es la bella Kate Bosworth (Lois Lane en ?Superman regresa?) y entre ambas mujeres se establece una simbiosis, no sin sobresaltos al inicio. Julia vislumbra haber encontrado en esa joven una suerte de reemplazo a la pérdida sufrida y algo irresponsablemente la cobija en su casa. Es que Louise, a quien ella conoció robando un par de anteojos y protegiéndola, no es tampoco ningún dechado de virtudes.
  Las excelentes interpretaciones de ambas actrices logran dar cierta verosimilitud a una trama que apela a coincidencias, encuentros y desencuentros en una ciudad tan populosa como Nueva York, que algunos espectadores podrán cuestionar. 

En cambio resulta más creíble la reacción del hijo de Julia y su embarazada y futura esposa (buena actuación de Keri Russell) cuando los visita la madre, acompañada de su nueva ?adquisición?. El director elude inteligentemente la tentación de generar un romance entre Chris y la muy atractiva Louise y se centra en la necesidad psicológica que la madre tiene de ?reencontrar? a la hija desaparecida.  Se trata entonces de un auténtico melodrama, que se sustenta en una relación imperfecta de dos seres que se necesitan y complementan mutuamente.

Al igual que ?La decisión más difícil?, otro estreno reciente donde se destacaban las excelentes interpretaciones (de Cameron Diaz y Abigail Breslin), es más bien recomendable para aquellos espectadores que privilegian un tipo de cine con una larga tradición en los Estados Unidos, particularmente las películas de Douglas Sirk de la década del ?50, y poco frecuente en las producciones europeas.

Publicado en Leedor el 20-08-2009