Mon Querelle

0
6

El martes 18 de agosto, en el Salón de Exposiciones del Palacio de la Legislatura, a las 19 hs, María Elena Mon inaugura Mon Querelle. Auspicia Leedor.El martes 18 de agosto, a las 19 hs, en el Salón de Exposiciones del Palacio de la Legislatura, Perú 160, Buenos Aires, la artista María Elena Mon nos trae sus perfectos cuerpos que emanan luz. Son hombres sin rostro, que ni siquiera nos miran? Tan sólo uno de ellos tiene cara, aunque desvía su mirada y más que un hombre es un lobo. Es imperfecto, como los últimos esclavos de Miguel Ángel.

Así aparecen, atrapados en los lienzos, encerrados en los marcos, luchando con estructuras geométricas, burbujas que los contienen, cajas que los limitan, bastidores que los esconden en sus fondos de figuras solitarias. La madera de la cruz que a cada uno le toca, las ganas de volver al útero y sin poder cruzar esa puerta, saltar ese obstáculo, atravesar esa ventana? Así los hombres perfectos comienzan a cobrar otros sentidos, y la musculatura de esas bellas figuras parece ahora papel arrugado, niños en posición fetal que al tocarse se sacan la piel y se desgarran, esforzándose, como esos dos hombres tratando de asir el mundo. Hombres…

Toda belleza oculta su precioso dolor y está expuesta ésta vez, esperando ojos que les otorguen la mirada.

Éstos 17 óleos que componen la muestra, se encuentran en un profundo diálogo con la película Querelle de Fassbinder; film de 1982, adaptado de la novela francesa del autor Jean Genet en 1947 Querelle de Brest. Y entonces sí, todo parece tomar mayores dimensiones, nuevos sentidos, las ideas crecen como en un espiral y tanta soledad hace el mismo eco que los gritos y los susurros.

Los hombres de Mon, son como Querelle, parecen depredadores desgarrados, como el lobo, que es el lobo del hombre; con su instinto asesino a flor de piel pero contrariados por el amor y la pasión.

Es la querella de los bufones, aquella que quería que la música llegara a expandir sus limites…

Una huella del pecado original…

Publicado en Leedor el 14-08-2009

Compartir
Artículo anteriorResplandor
Artículo siguienteLa Ola