Henry James: El punto de vista

0
17

Eslabón perdido en la producción de Henry James, publicado originalmente en 1882, su libro “El punto de vista” reitera su lugar de anticipador en la reconstrucción de narradores, autores y lectores de la literatura moderna.

- Publicidad -
?El texto es un tejido de citas provenientes de los mil focos de la cultura?. La muerte del autor, Roland Barthes, 1968.

La Compañía, fiel a su sensible espíritu editorial, nos brinda en Argentina este texto de uno de los founder fathers de la literatura canónica universal, el norteamericano londinense Henry James.

El punto de vista puede ser leído dentro de la sucesiva problematización del concepto de narrador propio de la literatura moderna contenido en este autor.

La historia es bien sencilla: una muchacha que viaja de Europa a Estados Unidos para intentar allí un casamiento ventajoso. Lo interesante aquí es el relato, organizado a partir de cartas.

Una carta es, como pocos ejemplos pueden encontrarse, el soporte ideal para el punto de vista autorizado. Nadie dudaría en pensar que en la carta, que es como una charla casi coloquial en formato papel donde debemos antes que nada y por sobre todas las cosas, escribir, el reinado de la opinión propia no tiene cuestionamientos.

En general las cartas situadas en las grandes obras literarias que se construyeron con ellas supieron ser sucesivas. En el caso que nos ocupa, algunas cartas son escritas simultáneamente y los personajes además de escribir la propia mencionan a los otros escribiendo cartas y nos describen el lado oculto de la luna. Entonces, no sólo es la carta sino cierta alusión de cómo está siendo hecha.

En otras cartas de este relato, hay cierta independencia, aparentemente caprichosa. Fragmentos que hacen al todo de manera más o menos autónoma. Cada personaje que escribe tiene sus intereses propios, que incluso pueden ser irreductibles a las leyes y necesidades del relato que los contiene. De eso también habla la literatura de James.

El punto de vista puede ser leído hoy también como un relato de comunicaciones entre ciudades. A juzgar por la prevalencia de sus nombres en cada capítulo y en todo el texto, y más aún, por ser una pequeña novela de extranjeros que añoran la ciudad que dejaron a sus espaldas, podemos concluir que la necesidad de entendernos en la nostalgia de lo que es en nuestra memoria y a la vez se ha modificado sustancialmente crea y contradice nuestras opiniones. Ubica y desubica los puntos de vista. De eso se trata este relato.

Escritura (y vida personal) la de James que arroja luces sobre las prácticas relacionadas con el nodo actual de lo residente y lo itinerante, concepto físico y mental, y la peculiar relación de los Estados Unidos con Europa como satélites de una misma galaxia. Sus voces siguen teniendo un particular interés cultural y estético. Para el resto de quienes estamos en otros lados del mundo global, ancho y ajeno, es una clave para comprender ese infierno que son los otros que nos moldean y nos colocan, tanto en lo simbólico como en lo político.

De Henry James a Sam Mendes, de la ?áspera belleza americana? a American Beauty, esta pequeña novela y su excusa baladí es casi un cuaderno de apuntes de viajero, un intento por comprender la vida a caballo de dos siglos y dos mundos que se disputan la hegemonía, por domar la migración, por dialogarse de algún modo, una teoría cultural encerrada en un juego literario de cartas y narradores que se cartean personajes de ficción. ?El texto es un tejido de citas provenientes de los mil focos de la cultura?, escribe Roland Barthes en 1968, año paradigmático por los emergentes del cierre de la experiencia cultural moderna construida también por la literatura en un proceso en el que la producción de James tiene un valor particular.

Más allá de todo esto que crece al costado del relato, El punto de vista es una lectura que se disfruta por lo agudo, lo ligero, lo irónico y lo clásico de su planteo.

El libro se completa con una breve introducción de Guillermo Martínez y un postfacio de su traductor, don Ernesto Schoo.

Publicado en Leedor el 16-08-2009