El secreto de sus ojos

4
10

Primer estreno argentino del año de gran nivel artístico y comercial que arroja algunas esperanzas de mejoría frente a un magro panorama hasta el presente EL SECRETO DE SUS OJOS

Hace apenas un mes Juan José Campanella cumplía cincuenta años. Pese a que su carrera cinematográfica se inició hace unos treinta años en el cortometraje, debieron pasar dos décadas más hasta que su nombre comenzara a ser conocido en Argentina y en Buenos Aires, su ciudad natal.

?The Boy who cried Bitch?, su primer largometraje nunca se estrenó localmente a pesar de haber sido presentado en el Mercado Internacional del Film del Festival de Cannes en 1991.

El siguiente, ?Ni el tiro del final?, también filmado en los Estados Unidos en 1997 se estrenó recién en 1999, año en el que también se conoció ?El mismo amor, la misma lluvia?, su tercera película y primera en tener éxito localmente. La pareja protagónica central estaba integrada por Ricardo Darín y Soledad Villamil, destacándose la química entre ellos en una comedia romántica, la primera luego de sus dos anteriores films de género dramático.

Su carrera cinematográfica continuó con dos grandes éxitos de boletería, ?El hijo de la novia? y ?Luna de Avellaneda?, donde nuevamente contó con el que ya puede considerarse su actor fetiche; nos referimos obviamente a Ricardo Darín.

Luego de cinco años de ausencia, Campanella regresa con la pareja de su tercer largometraje en ?El secreto de sus ojos? que sin duda será otro éxito de boletería. Y su llegada es más que bienvenida en un año que hasta ahora ha sido pobrísimo en lo que a producción local se refiere, como también lo evidencia la ausencia total de la misma en el último Festival Internacional de Cannes.

Como señalara el propio director en una reciente entrevista en el programa radial ?Cinefilia? (FM La Tribu), su nueva película representa un quiebre con respecto a las dos anteriores reconociendo que es un regreso al género del thriller de sus primeras producciones.

La acción de ?El secreto de sus ojos? se ubica en dos momentos distantes que coinciden con el horrendo crimen de una joven en 1974 y el libro que está escribiendo un empleado en Tribunales unos veinticinco años más tarde respectivamente. Benjamin Espósito (Darín) se acaba de jubilar y visita a su ex jefe en Tribunales, Irene Menéndez Hastings (Villamil) para comentarle su proyecto de libro casi terminado sobre el antiguo crimen nunca esclarecido.

Con gran habilidad, el director va y viene en el tiempo y así van desfilando los pocos personajes de que se nutre la historia. Entres estos se destaca netamente el que interpreta un irreconocible Guillermo Francella, como Sandoval compañero de trabajo de la pareja central. Pablo Rago compone a Morales, cuya pareja fue asesinada y Gómez al principal sospechoso, aunque a la manera de los films de Hitchcock habrá que esperar hasta cerca del final para develar la trama. Que no será por otra parte la única, ya que en lo que ha sido casi una constante en la obra de Campanella el tema del amor se hará también presente.

La riqueza de los diálogos es otro de los aciertos así como una atmósfera propia del cine negro con numerosas referencias a personajes famosos (Mike Hammer, Perry Mason, Napoleón Solo). Frases repetidas como ?va a ser complicado? quedarán grabadas en el espectador así como imágenes en Tribunales y una muy particular en un estadio de fútbol, donde juega Racing, el equipo por el que el director siente debilidad.

El guión fue compartido por el realizador y el autor del libro, Eduardo Sacheri, quien en el programa radial antes citado comentó que en el paso de la novela a su escritura cinematográfica creció la trascendencia del personaje que compone Soledad Villamil. Pero al mismo tiempo admitió que los caracteres centrales conservan los rasgos imaginados por el escritor en su novela.

En la reciente entrega de los Cóndor de Plata, la película más veces nominada (?Aniceto?) se llevó nueve sobre once estatuillas. Es de sospechar que el año próximo algo similar ocurra con ?El secreto de sus ojos? donde ya asoman con grandes posibilidades las posibles candidaturas del terceto central y muy en particular de Francella. También lo serán la música de Federico Jusid y Emilio Kauderer, la fotografía de Félix Monti, el guión compartido por escritor y realizador y finalmente los premios a este último y a la mejor película.

Mientras tanto, el público se vuelca masivamente a esta primera gran producción local, que es de esperar no sea la única este año. El estreno en setiembre de ?Las viudas del los jueves? de Marcelo Piñeyro, con quien el estreno de esta semana comparte varios productores, hace presumir que el año no está totalmente perdido en un hasta ahora muy magro panorama local.

Publicado en Leedor el 15-08-2009