Derivada

0
8

Una pieza de danza-teatro reflexiva que hace que un hecho se convierta en construcción metafórica.La fragilidad, ese instante que se sostiene entre la unidad y su posible ruptura. Y el cuerpo como unidad contingente continuamente juega entre polaridades para dejar de ser lo que era y así transformar y transformarse?

Derivada comienza a explorar estos terrenos a partir de una consigna clave ?¿Y si de pronto un golpe nos impide conducirnos de la manera en que lo hicimos toda nuestra vida??.

Bajo esta premisa y la dirección de Marina Gubbay, la interpreta Vanina Goldstein quien comienza a construir un personaje descontextualizado de cualquier referencia espacio temporal que sin embargo, nos permite acceder a sus momentos de soledad, desesperación y reflexión de la propia situación.

Tan sólo una mujer con pequeñas secuencias de movimiento comienza a relacionarse lentamente con diversos objetos. Pero sorpresivamente esta relación armónica encuentra un punto de inflexión que va a marcar la disyunción entre este sujeto y el mundo.

De esta manera, el espacio ya no será el mismo y su relación con las cosas estará signada por la imposibilidad, que hace de la escena un lugar caótico a partir de la yuxtaposición de escasos elementos disímiles.

Derivada logra desnaturalizar los movimientos de la vida cotidiana gracias a la descomposición de pequeñas acciones como vestirse y desvestirse. Y las dificultades que encuentran la concreción de estas rutinas marcan el devenir de la obra que intercala entre secuencias algunos parlamentos que permiten hilar las percepciones visuales con instancias de reflexión.

Derivada es una pieza de danza-teatro coherente y a la vez reflexiva que logra hacer de un hecho preciso una construcción metafórica que amplia los márgenes de significación para de esta manera hablar del dolor y la soledad que causan la sensación de imposibilidad.