PhotoSuisse

0
4

Imperdible en el Borges: 28 fotógrafos europeos se cruzan en múltiples miradas sobre la vida, los acontecimientos, los paisajes, las personas, y la práctica y uso de la fotografía. A los interrogantes más profundos sobre la técnica fotográfica, como su objetividad y el mensaje que la misma supone, la muestra PhotoSuisse nos abre un abanico de visiones y perspectivas sorprendentes.

“No hay fotografías que puedan ser negadas. Todas las fotografías poseen categoría de realidad. Lo que ha de examinarse es de qué modo la fotografía puede o no dar significado a los hechos.” (John Berger en ?Otra manera de contar?)

Originada a través de una serie de la tv pública suiza, esta exposición itinerante y antológica, reúne los trabajos de 28 fotógrafos que representan a cuatro generaciones de diversas regiones del país europeo. A partir de un cruce ?entre todos los hombres de distintas épocas?, las fotografías expuestas reflejan múltiples miradas sobre la vida, los acontecimientos, los paisajes, las personas, y la práctica y uso de la fotografía.

La curaduría dispuso una fuerte diversidad temática y estilística en torno a tres núcleos: ?Media, La relación con las imágenes?; ?Matrix, El examen de la superficie?; y ?Milieu, El espacio social?.

Sin embargo, estos ejes no deberían ser entendidos como lugares clausurados en temáticas específicas; al contrario, y apoyándonos en el poder de las imágenes, se trata de zonas de relativo equilibrio, intrínsecamente ligadas con una totalidad mayor donde las tensiones existentes entre las ?visiones? de los artistas dialogan, creando un espacio de continuo tránsito y movimiento.

?Media-La relación con las imágenes? expone la conexión que traza la Fotografía con los medios de comunicación masiva. Artistas como Urs Lüthi, Olaf Breuning y Olivier Christinat analizan la representación del mundo y del hombre construida por los medios.

Urs Lüthi no restringe su búsqueda a un medio específico; se vale tanto de la Fotografía como de la pintura, escultura y video. En 1974, luego de su primera exposición pública, el cuerpo del artista se convierte en el material de su obra; interés que lo vincula con la tendencia de performances de la década del setenta. Explora su propia imagen jugando con la noción de travestismo; una suerte de alter ego que nos recuerda a la ?Rrose Sélavy? de Marcel Duchamp. Asimismo, indaga la relación de su imagen con un ?otro?, creando secuencias de actividades lúdicas y casuales con amigos. La intervención que este artista le realiza a sus fotografías está marcada por una intensa melancolía e ironía.

La parodia sigue presente en las obras de Olaf Breuning, uno de los artistas más jóvenes de esta exposición. Sus imágenes elaboran crónicas del consumo visual para las que utiliza referencias mediáticas. En ?We only move wehen something changes? (2002), presenta un grupo de jóvenes acampando frente a un muro de concreto en un simulacro de acto de protesta hippie. En el muro, se inscribe el pasivo lema que, acompañado por un gran signo de la paz, corona a un grupo de personas, serenamente sentadas, con narices de payasos. La puesta en escena y la yuxtaposición de elementos brindan a las imágenes un aspecto artificial, exagerado y manierista. Breuning teatraliza el mundo de la experiencia cotidiana, mezcla lo vulgar y lo existencial, dándonos una lección de buen y mal gusto. Al hacerlo, muestra una profunda obsesión puesta en los detalles, a través de los cuales, su crítica se torna determinante. La obra de este artista es una ficción o fantasía que sobreescribe la supuesta realidad que transmiten los massmedia. Nos brinda una atractiva y perversa defensa anti académica de lo popular que recuerda la sensibilidad estética de lo ?camp?.

La puesta en escena y la rigurosidad de la composición también se puede ver en la serie ?Eventos? de Olivier Christinat. Se trata de una sucesión de imágenes de hombres y mujeres vestidos de negro que recrean poses, encuadres y composiciones de fotos de prensa. En ?Deleitosa Extremadura? un grupo de seis mujeres frente a un hombre dormido con las manos entrelazadas, ensayan un drama que repite la estructura compositiva de una foto de Eugene Smith tomada durante el Franquismo. En las fotografías de este artista, la ironía es doble: por un lado, los temas pierden su significado a través de un acto de apropiación y transformación; por otro, se convierten en ficciones. Christinat crea una parodia de las fotografías y de su cualidad de objetividad, de ?decir? y ?documentar? la verdad.

En otro de los núcleos temáticos, ?Matrix- El examen de la superficie?, se presenta la relación de la fotografía con la apariencia de las cosas y objetos. Una de las constantes en el trabajo de los artistas que componen este núcleo es la exploración de la superficie de las cosas, sabiéndola irreal, ilusoria.

Reto Rigassi prácticamente trabaja sólo un elemento: el agua. Conectado con el LandArt y las sentencias del conceptualismo de los setenta, este artista no realiza tomas de ese elemento vital; al contrario, lo utiliza como elemento para intervenir el material fotográfico, como si se tratase de un ácido revelador usado en un cuarto oscuro. Por ejemplo, en su serie ?Venecia? Rigassi sumergió la película en el mar; de este modo, podemos apreciar imágenes en negativo con manchas, rayas e impresiones que ha dejado el accionar de la naturaleza en el material industrial.

Las ?Caminatas? de Thomas Flechtner hacen explícita la vinculación con el examen del paisaje natural propuesta por el LandArt y el eco de las peregrinaciones que realizaba Richard Long. Sin dudas, el tema de Flechtner es la nieve que, en sus imágenes, deja de ser sólo nieve blanca. Mediante el estudio de paisajes desolados y tiempos de exposición extensos, el artista altera las cualidades visuales de este elemento. De este modo, las imágenes poseen un toque mágico y surreal, transformando esos parajes desérticos en lugares llenos de vida y movimiento.

La investigación del cuerpo humano surge en ?Vanitas III? de Hans Danuser. Este artista incursiona en zonas tabú como la genética o la física atómica. Realiza investigaciones sobre el cuerpo antes y después de nacer, hasta explorarlo post-mórtem; descubriendo paisajes en los tejidos del cuerpo humano congelado.

?Milieu-El espacio social? es el tercer y último eje de la exposición. Milieu es ese medio que se crea social e históricamente; espacio producto de la acción humana compartida y consensuada. Se trata de fotografías que exhiben la experiencia del hombre con el mundo y sus acontecimientos, subrayando al espacio social como un objeto polifacético que la sociedad crea y recrea. Es el ámbito dedicado al Fotorreportaje. Fotografías de Jean Morh, Manuel Bauer, Michael von Graffenried o Monique Jacot nos permiten vislumbrar las tensiones entre el fotógrafo y lo fotografiado, entre la imagen y el espectador, entre el instante captado y los evocaciones que se le parecen.

Las imágenes de refugiados y exiliados tomadas antes o después de los conflictos por Jean Mohr, uno de los grandes exponentes del fotoperiodismo, examinan ese modo en el que la fotografía puede o no dar significado a los hechos. Autor, junto a Berger, de ?Otra manera de contar?, sus tomas nos revelan esa sentencia en la que Robert Frank promulgaba: ?Hay algo que la fotografía debe contener, la humanidad del momento?. Mohr se convierte en aquel ?observador ideal? que clausura la agresividad implícita en el acto de fotografiar y, dejando atrás juicios moralistas de lo que no debe ocurrir en el mundo, hace de la fotografía un instrumento de afecto y revelación.

En ?Escapando del Tibet?, Manuel Bauer acompañó a una niña de seis años y a su padre en un viaje desde el Tibet hacia la India; exilio que perseguía el fin de que la pequeña pudiera recibir la educación tibetana que le impedía el régimen comunista chino.

Los contrastes culturales se despliegan en las tomas en formato apaisado realizadas por Michael von Graffenried. A través del uso de lentes de gran angular y close-ups, captura con suma precisión lo que sucede en las calles, combinando imágenes del mundo islámico y el occidental. Las oposiciones y primeros planos, con cierto ánimo agresivo y chocante de Von Graffenried, se tornan delicadas en las fotografías de Monique Jacot. Una de los referentes de la fotografía, Jacot retrata la vida y el quehacer cotidiano de mujeres campesinas; su lucha por sostener el hogar en condiciones poco propicias.

Estos cuatro fotógrafos construyen y disparan, en blanco y negro, fotografías que nos hacen sentir en la obligación de pensar lo que implica mirarlas, estar frente a ellas, en la capacidad de asimilar lo que nos muestran. Son fotografías que combinan el registro objetivo y un claro testimonio personal y subjetivo. Ofrecen testimonios de lo real, ya que los fotógrafos estuvieron allí para hacerlas.

En Milieu también podemos apreciar distintas construcciones de la ciudad y del modo de vinculación entre el fotógrafo y el fotografiado. En ?Astor Place?, Beat Streuli nos sumerge en el ritmo acelerado de nuestra actividad cotidiana en las metrópolis. Este artista aprieta el disparador cada vez que pasa alguna persona por delante de su cámara, logrando un vocabulario simple, con un fondo fuera de foco que destaca y enfoca a las personas. Las mismas, no se saben observadas; recurso a través del cual el fotógrafo plantea de que modo actúan los individuos desde el anonimato.

Al contrario, en las fotografías de Gian Paolo Minelli en el barrio Piedra Buena de Buenos Aires, los retratados eligen la pose y el lugar para tomarse ellos mismos la foto. Este fotógrafo se conecta íntimamente con los sitios que explora, lugares marginales o ghettos urbanos, y también con las personas que los habitan. La vida de la ciudad, espacio de relación y de construcción de zonas significantes, es retratada por Streuli y Minelli como ente cambiante y erigido de no-lugares provisionales y de tránsito, de diferencias y conflictos, que nos permiten indagar los múltiples sentidos del ser humano y su práctica social.

La muestra PhotoSuisse no solo nos presenta la obra de artistas que utilizan la fotografía como fin en sí misma, sino también como un medio de exploración de la posibilidad, de experimentación en la construcción de las imágenes que manifiestan la transformación de la visibilidad contemporánea, proponiendo peculiares formas de hacer ?visibles? individuos y acontecimientos.

CCBorges: Viamonte esq. San Martín.
Cierre 30/8

Publicado en Leedor el 3-08-2009