Fontanarrosa y el cine

0
19

Relaciones cruzadas entre el Negro Fontanarrosa y el cine.Además del fútbol y el encuentro con amigos, el cine ha sido una de las pasiones del humorista gráfico y escritor Roberto El Negro Fontanarrosa (Rosario, 1944/2007).

Sin embargo, así como varios de sus relatos y personajes se trasladaron con éxito al teatro y la televisión, fueron escasos sus contactos con el cine. Intervino fugazmente como actor en ¿De quién es el portaligas? (2006, dir: Fito Páez) y fue entrevistado para los documentales Imaginadores (2007, dir: Daniela Fiore) y Puerta 12 (2007, dir: Pablo Tesoriere), en tanto textos suyos fueron utilizados para los cortos Una historia de tango y La planicie de Yothosawa, de Hernán Vieytes, Los duelistas, de Miguel Angel Roca, El vuelo de la oca, de Carlos Bobeda y Gastón Tremsal, y Tómalo con calma, de Benjamín Aladro.

En 1994 Lucho Bender le propuso escribir un guión cinematográfico, y tiempo después Diego Musiak planeó una versión cinematográfica de su personaje Inodoro Pereyra, pero no prosperó ninguno de los dos proyectos. En tanto, aspectos de su vida y de su obra fueron acertadamente plasmados en el documental Fontanarrosa se la cuenta? y confiesa que ha reído (1997, dirigido por Mariana Wenger, posteriormente ampliado y rebautizado Cine negro), estrenado en cines y difundido por televisión. Tras su muerte, se conoció Martín Fierro, la película (2007, dir: Liliana Romero/Norman Ruiz, versión del poema de José Hernández), realizada con dibujos originales suyos, y comenzaron a filmarse Boggie, el aceitoso (dir: Gustavo Cova, sobre el personaje homónimo, que remite claramente a Harry, el Sucio) y Cuestión de principios, realizada por Rodrigo Grande a partir de un cuento del humorista.

Pero, al margen de los proyectos cinematográficos que ?con distinta suerte e intenciones? han apelado a su nombre y a sus personajes, el cine fue un medio del que Fontanarrosa disfrutó como espectador. Buena parte de los chistes gráficos que publicó durante mucho tiempo en el diario Clarín demuestran que estaba muy atento a los estrenos y las noticias que tenían al medio cinematográfico como centro. Una mirada rápida por esos chistes permite descubrir la lucidez con la que el humorista rosarino hacía referencia, por ejemplo, a la preocupación en aumento por la piratería (cuando el hecho era todavía escandaloso) o ironizaba sobre lo que podía significar ser transgresor en momentos en que algunos endilgaban alegremente ese mote a quien presidía nuestro país.

Más chistes en:

http://espaciocine.wordpress.com/2009/07/09/fontanarrosa-y-el-cine/

Compartir
Artículo anteriorLa pipa de la paz
Artículo siguienteHome