Mondongo: la materia del arte

0
33

Nueva exposicion del grupo Mondongo. Siempre poniendo en discusión los materiales del arte.Silencios
Galería Ruth Benzacar
Florida 1000 ? Buenos Aires.

La materia como receptora de formas encuentra en los ?Silencios? de la nueva exposición del grupo Mondongo integrado por Manuel Mendanha, Agustina Picasso y Juliana Laffitte otra oportunidad de manifestarse en el arte con el empleo de materiales innovadores y de escaso costo.

Esta propuesta se encuentra en consonancia con la denominación del conjunto al que se lo vincula con un guisado de pocos ingredientes y bajo precio que los identifica en su declarada modestia desde hace diez años.

Lo cierto es que los materiales usados preponderantemente hilos y plastilina, nos llevan una vez más a apreciar la importancia que pueden adquirir los elementos ?novedosos? con el objetivo de evolucionar las artes.

En nuestro caso se ha asociado a los materiales como necesarios en la identificación de personajes retratados o de los paisajes captados, todos dentro de una construcción plástica que desecha lo tradicional y aceptado.

Así Mondongo se vale de esos materiales para crear espacios visuales en parte bucólicos en parte lujuriosos, alguno con tendencia cercana a la perversión.

Como la escena de la parturienta acostada en el césped del impecable parque de barrio cerrado con niños que juegan a su alrededor y que a veces la observan en su postura de esparcimiento.

El tema de la Calavera ha encontrado también aquí su lugar en el cuadro dedicado a ella en exclusividad o entre los elementos de otras de las obras en exhibición, que parecieran querer poner de moda las componentes simbólicas de la muerte y el exterminio.

Los retratos pueden estar conformados por hilos que definen expresiones intrigantes de una mujer de largos cabellos negros o las de una dulce princesa adolescente con corona integrada con alegorías eróticas en contraste con el enmarcado de delicadas rosas, claveles y tulipanes.

Los paisajes se destacan notablemente del conjunto por su excelente hechura en plastilina sobre madera. Ambos presentan una construcción con los mismos elementos simbólicos encontrados en otras de las obras : botellas de gaseosas, calaveras, brazos, manos y rostros.

Ambos admiten una mirada cercana o de aproximación a los diversos elementos que la integran y que los artistas dejan a nuestro arbitrio descubrir entre oleadas que nos acechan con su contaminación característica de la sociedad de consumo.

Pero otra de las miradas debería hacerse desde lejos para apreciar las tonalidades diferentes que con elementos innovadores ajenos al óleo se ha logrado en esos paisajes.

Se trata de una exposición prolija en el tratamiento de los materiales, de gran artesanía y que a la vez incluye elementos de provocación activa que espera la reacción de los observadores aquellos que puedan sentirse perturbados por alguna temática.

Publicado en Leedor el 20-07-2009