Técnica : Video

0
12

En estos tiempos en los que el video resulta ser un material más para el artista, se acaba de editar un libro fundamental para entender sus nuevos usos. Hablamos con Lucrecia Palacios, una de sus responsables. También te contamos sobre el libro.

El emprendimiento editorial realizado por Ariadna González Naya, Tamara López Mato y Lucrecia Palacios Hidalgo publicado por Olmo Ediciones, Técnica: Video resulta toda una sorpresa por su generosa claridad y su original propuesta colectiva en el campo del video-arte en Argentina. Lucrecia Palacios Hidalgo contestó algunas preguntas para entender qué pasa cuando hay que hacer un libro de estas características.

Leedor: En la solapa de tu libro dice que “la colección presenta curadurías”, en qué consiste para Uds. el concepto de curaduría y como ves que se traspasó esa idea a la publicación escrita.

Lucrecia Palacios: El proceso de edición y el de curaduría tienen mucho en común, sobre todo en cuanto a proceso. Para este libro, partimos de una hipótesis a demostrar, en este caso que el paradigma de utilización del video por los artistas ha cambiado, y a través del contacto con artistas y críticos y teóricos fuimos afilando esa idea y seleccionando una serie de obras que nos parecen representativas de esta nueva aproximación. Si tuviésemos que hacer una muestra, el proceso hubiese sido el mismo.

L: ¿Por qué este recorte de artistas y a qué se debe que usaron fragmentos y no el video entero por ejemplo?

L.P: El recorte de obras es el resultado de un proceso de casi un año de ver y ver obra de distintos productores visuales. Tratamos de abarcar las distintas áreas posibles dentro de este medio específico. Cuando empezamos a investigar para el libro nos dimos cuenta que la utilización del video como técnica, que determinaba un género de obra y un tipo de artista, hoy no lo hace. Los artistas visuales que participan del libro no usan solamente el video, sino que el video es una tecnología que se transforma en material. En este sentido, las preocupaciones por la especificidad del medio que solía determinar las obras cuando el video era un género, en la obra de los artistas seleccionados no aparece. En el dvd aparecen los fragmentos porque creemos importante que quien lea el libro pueda mirar la obra, pero ponemos los fragmentos para enfatizar también que ver los videos en tu casa por el dvd no es realmente ver la obra. Además, nos parece importante también estimular la compra de este tipo de arte.

L: Cómo es esto?. ¿Tiene lugar en el mercado el video-arte?

L.P: . Este año se hizo una conferencia justamente sobre video arte y mercado. Allí, las galeristas Orly Benzacara y Florencia Braga Menéndez contaron de varias experiencias de venta. Es conocido que Benzacar vendió a muy buenos museos videos de Liliana Porter y de Jorge Macchi. Casi todas las galerías coinciden en comparar el mercado del video arte con el mercado de la fotografía a inicios de los 90s, un mercado incipiente que fue creando sus propias reglas y sus colecciones específicas. En sus inicios, además, tanto la fotografía como el video tuvieron un mercado netamente institucional, es decir, primero engrosaron las colecciones de los museos y las fundaciones y luego, por una especia de efecto rebalse, empezaron a ser comprados por particulares.

Hoy, en Buenos Aires, hay varios coleccionistas de arte contemporáneo que tienen videos en su colección. De hecho, para los coleccionistas de arte contemporáneo, va a ser casi imposible no tener video en su acervo: gran parte de la producción artística de esta década se está realizando en ese soporte. La respuesta entonces sería que sí, hay un mercado incipiente para el videoarte que se pronostica se expandirá en la medida en que los artistas sigan trabajando con ese soporte.

L: En qué consiste el proyecto Crimson.

L.P: Crimson era un espacio experimental situado en una casa toda fuera de escuadra en una esquina del barrio de Palermo y ahora es una galería virtual y nómada. En el blog se puede ver un poco lo qué pasó en la casa y lo que esta pasando ahora http://creamandsongartylovers.blogspot.com.
Actualmente estamos usando esa plataforma que creó la galería, expandimos el proyecto a una colección editorial.

L: cuantos libros más tienen pensado sacar y de qué tipo.

L.P: Los libros serán curaduría y también ensayos sobre arte. ¿Cuántos? Bueno, eso todavía no lo sabemos.

Técnica : Video

?El video primero es cine, después tv?.

La frase suena como una declaración de principios e instala a la vez al video arte en esa zona franca del audiovisual que pide a gritos ubicación teórica y reafirmación crítica. La cercanía en el tiempo con la aparicion de Historia crítica del video argentino compilado por Jorge La Ferla y editado por Fundación Telefónica y MALBA, da signos de esperanzas de que esta necesidad se va acelerando y materializando.

Esa frase que pertenece a uno de los textos de este libro también nos ubica en un lugar posible: los elementos del lenguaje básico del video tienen un origen cinematográfico: el modo que su imagen opera o establece relaciones entre el sistema sonoro y el de representación; el plano general puesto en relación con el travelling, o con el primerísimo primer plano, y en diálogo con la voz over o la música diegética son elementos que provienen del cine.

Aún el ejercicio más abstracto puede convertirse en una referencia al pasado cinematográfico, vanguardia de por medio.

Ahora bien, hay un lugar en estos videos donde el cine pierde su especificidad y es en el modo de proyección, o la relación que plantea con su entorno, o al menos aquello que estos videos instalan como arte, en el cine pasa por otro lado. Raymond Bellour es claro: mientras haya festivales y gente dispuesta a pasar 2 horas adentro de una sala oscura mirando una pantalla, el cine no va a morir. Un caos audiovisual donde el cine está cada vez más ligado a ese mismo rito que lo inventó. Y un caos donde el video, y el videoarte en particular parecen otra cosa: aceptan tanto la pequeña pantalla como la gigantesca (de Youtube a una gigantografía en el museo, de la pantalla del teléfono celular a la gran proyección en la fachada de los edificios por decir sólo algunas). Un espectador móvil, un modo de narración atemporal, instantánea, repetitiva, suspendida y/o la puesta en relación con otros objetos en función de ella.

Mientras las condiciones de proyección del cine son unitarias, el video-arte experimenta con una commodore 64, por imposición estética.

Todo esto para decir que aquel que tenga el tino de asomar a esta edición que acaba de sacar Olmo Ediciones, en conjunto con Crimson Arte Contemporánea, llamada Tecnica:video se va a encontrar con un panorama del video arte argentino “sumamente contemporáneo”, es decir: lo último de lo último producido en el país, con 10 fragmentos de breves obras que acompañan en un dvd adjunto en la contratapa de la publicación. Los artistas: Estanislao Florido, Florencia Levy, Gustavo Caprín, Mateo Amaral, Esteban de Alzáa, Sebastián Díaz Morales, Luciana Lamothe, Federico Falco, Mario Caporali y Marcello Mercado.

A cada práctica artística le corresponde una práctica teórica.

Generoso material que se sostiene en una puesta en reflexión colectiva de todos los problemas que veníamos desentrañando. Pequeño libro-objeto, bilingüe, con lindísimo diseño que ubica tres dimensiones críticas: dos ensayos: uno, a cargo de Rodrigo Alonso que historiza el video arte en la Argentina desde los años 60 para acá, Otro, de Gustavo Galuppo, presentando un apunte para el estado del video hoy en la Argentina, partiendo (o concluyendo) de la falacia del concepto de video nacional y apuntando más a una idea de transterritorialidad.

Por último, un conjunto de 10 textos críticos que explican cada una de las películas. Sus autores provienen de la escritura, la literatura, la actividad artistica o académica, Eugeni Bonet, Jorge la Ferla, Washington Cucurto, Matías Capelli, Lorena Gall, Diego Golombek, Yamila Begne, Javier Villa, Leandro Tartaglia, Cecilia Rabossi, Pablo Katchadjian y Pablo Accinelli. Textos breves que al acompañar, funcionan también como obra; una especie de entrada en el abismo de la significación, que sabemos es multidimensional y que ayudará a construir el posible recorrido creativo que está en el espíritu de este libro.

Publicado en Leedor el 7-07-2009