Héctor Bidonde: entrevista

1
70

Exhaustiva entrevista a este incansable actor, director, maestro y librepensador de la cultura argentina, que acaba de reabrir su teatro donde se representa Inspector.Se cumplen 10 años de la inauguración del teatro que tuviste que volver a abrir. ?Inspector? es la primera obra que uds. estrenan. Comentame la experiencia.

El teatro estuvo 5 años cerrado por decisión propia, yo estuve en la legislatura hasta diciembre del 2007, desde dónde se sancionó la ley de teatros independientes de la que soy autor.

Había pedido un subsidio para arreglar el teatro debido a su inactividad y aparece una inspección. Yo sabía que el subsidio de Proteatro estaba otorgado desde el mes de mayo y que habían cobrado todos menos yo; eran 103 teatristas y yo no había cobrado.

Me hicieron varias acciones y con muy mala leche. Concretamente estaba esperando cobrar el subsidio para poder llevar a cabo los arreglos. De pronto apareció una tarjeta de un extinguidor vencido y no consta la cantidad de extinguidores con la tarjeta al día, con la carga al día. Acepté todo y me dispuse a esperar el subsidio. Hice todos los arreglos. Cuando voy a hacer la presentación era factible que me multaran en $10.000. Entonces dije que no tenía esa cantidad, que me parecía un delirio. Me dicen ?Bueno, apele a la justicia? Cosa que hice, y elegí un defensor judicial en vez de ir a un abogado privado, porque creía que yo tenía toda la razón. Mientras sucedía todo esto estaba empezando a ensayar con los alumnos y hubo un gran temor de que hubiera una imposibilidad de reabrirlo rápidamente, así que propuse hacer una pequeña muestra interna y después en febrero retomábamos los ensayos. Seguía la incertidumbre del juicio pero retomamos los ensayos a fin de febrero. En abril fue la audiencia con un juez excelente, muy ecuánime, donde hace una reconvención bastante clara.

Y de ahí en más, obviamente dejé de trabajar en televisión, siguen sin llamarme. Me han hecho saber cual es el motivo y tiene que ver con la PNT, publicidad no tradicional.

Si, que vos criticás, y en una entrevista decís ?dejen en paz a la ficción, y dejen a los actores actuar?. En esa entrevista comentás que pareciera ser que la función del actor es ser un servidor del capitalismo. ¿Crees que hoy por hoy sigue igual?

Peor y en un plano mas extendido: la actuación, el periodismo, el arte, los medios barriales, la publicidad gráfica, todo esto tiene una canilla que es la pauta oficial y deviene en un bendito tema que es la ley de radiodifusión que va a estar al tanto de cuál va a ser el espacio con el que se pueda comulgar para tener algún grado de participación en el efecto telecomunicacional argentino y yo creo que los sectores verdaderamente populares e independientes van a tener una presencia mínima.

Los actores, para completar la pregunta específicamente, cuando uno ve (digo para tomar un caso específicamente) ?Naufrago? y ve que Tom Hanks hace un largo aviso comercial de Federal Express o Wilson, que es una historia interesante en sí misma, pero que todo eso es nada más que una película sponsoreada por dos empresas multinacionales de un poder enorme y que tiene que ver con este tema de la marketing sensorial, experiencial. Son todas experiencias que va abriendo, digamos el capitalismo para ver por dónde más puede ir mordiendo y haciendo en concreto que el protagonista es el producto y no todo aquello que tenga que ver con ningún tipo de contenido.

Y para hacer todavía más contundente esto, después de 35 años de no hacer paritarias en actores, el año pasado se abrieron paritarias a través del CTA. Arreglaron muchas cosas atrasadas, menos la PNT que quedó sin solucionar. El capitalismo ya no aguanta la tanda, entonces dice ?dejémonos de joder, el protagonista es el producto, yo lo que quiero es que el producto tenga presencia (?)?

Digamos que el actor va a ser un sub-producto descartable, de poco valor agregado en sí mismo, salvo que tenga una imagen muy potente, fuerte, simbólica de alguna manera.

Estamos en presencia de un cambio de bisagra cultural. Ya no es una cuestión del actor o del teatro en si mismo dentro del medio.

Ahora, lo que vivo por experiencia propia es que conseguir trabajo en el área arte, es bastante imposible, hay un circuito muy cerrado conformado por las personas que ya tienen su espacio. Si se consigue laburo, no hay nadie que te lo pague, porque hay veinte personas atrás que van a hacer lo mismo para tener experiencia.

O te haces el estúpido como mucha gente o hacés como Tinelli que juega con el sistema, toquetea, que va y viene y siempre termina burlando.

La gente independiente depende de muchos aspectos: De Proteatro, del Instituto, del Fondo de las Artes. En la medida en que también las elecciones que hacen las entidades que mandan sus representantes ahí van jugando un camino delicado pero donde entra poca gente con un perfil o ideológicamente muy crítico.

¿Querés un ejemplo de un caso grave, actual, mucho más terrible? Se abre un lunes la convocatoria para la ley de mecenazgo y cierra a las 48 hs. No se entera nadie. Mientras tanto, las poquitas empresas amigas de Macri, que ya tienen pre hablado algunos proyectos son los que van a entrar en estas convocatorias que cierran. Las empresas de Macri son las que van a poner plata y ya están los proyectos elegidos. Cultura va a reducir el presupuesto, se le va a dar al sector privado una parte del manejo de la cultura.
Bueno, las CGP´s cerraron los talleres gratuitos de arte del Gobierno de la Ciudad. Había talleres gratuitos de teatro, danza, circo, etc, y no existen más.

¡Es de una grosería! Es: ?dame un proyecto que sea artístico pero que dé plata y que el arte sea una mercancía?. Yo soy el único que voto en contra de la ley de cultura y la ley de mecenazgo. Aparte yo dije claramente ?no le mientan a la gente, díganle la verdad. Digan que es plata pública, no que es privada. Entonces el tema es: la cultura por una mercancía, puesta en manos del sector empresarial.

Volviendo a tu obra en relación a todo esto, ¿podemos ver una especie de rebelión en tu propia palabra de lo que es el teatro, de cómo puede seguir subsistiendo a través de la temática de la obra Inspector. ¿Podemos verlo como una palabra tuya?

Por ahí existe algún contenido o alguna intención. No es deliberado. Esas cosas preconcebidas o pre-planificadas sería una mentira o un oportunismo. Sí, tengo un grupo que está hace 4, 3 o 2 años laburando conmigo, que invierten tiempo, hicimos la muestra y cuando vimos que tenía como cierta veta de que si seguíamos laburando, eso podía convertirse en un producto mínimamente potable, con el compromiso de seguir laburando. Laburamos todos, nadie queda afuera. Seguramente que no es inocente la elección de la obra. Pero cuando la hice en mayo, no sabía lo de la inspección. Esto no es cuestión de ideales. Me siento bien, me pone muy feliz laburar con los alumnos. Creo que en esta interacción de gente nueva y de un poco de más experiencia, pero casi todos nuevos. Hay un código de improvisación muy alto. Bueno, yo creo que esto es lo que me hace bien. Soy en un sentido muy pragmático, post-moderno. Como sea, podría joder con darme una medalla de reformista o revolucionarios. Eso hoy no dice nada. El asunto es que hoy me hace bien hacer esto. De todas maneras creo que vendo el teatro y me voy a comprar un terreno y me voy a hacer una casa y un estudio. Un teatro ya no. Por el momento no se puede. La próxima que me agarran a mí son $20.000 de multa sin apelación. No quiero ver que un día me agarra depresión, entonces bueno, seguiré con las clases, si hago un espectáculo, ver si tengo un estudio donde ensayar.

En el proceso del actor, para ser y convertirse en actor, ¿qué es lo que considerás que es su peor enemigo en el camino? Internamente digo, como para bancarse el proceso.

Los orientales dicen que uno tiene el lobo y el cordero y de vez en cuando dicen dale de comer al lobo porque si no te come las entrañas. ¿Cómo haces? Bajtin plantea el tema de lo alto y bajo y la unidad que somos. Y tenemos que vivir con eso y eso es difícil de conciliar. Nos preparan para una vida y después resulta que la vida es otra. Entonces, equiparse para todo tipo de… desarrollar una realidad

¿Dónde se aprende? En andamio y en el IUNA, en la EMAD, ¿en qué lugar?

Si la vida bastara el arte ya no tendría sentido. La vida no alcanza, nos la enajenaron. Esté en poder de otros, del afuera. Entonces nos queda el arte y la ciencia. Yo era tornero, iba a ser cura, después iba a ser militar. No sé cómo carajo empecé a los 17 años a meterme con el teatro. Me di cuenta que quería ser actor por las causas más miserables, más bastardas. Creo que esta cosa de trabajar con la ausencia, con las carencias y trabajar también con las potencialidades.

Héctor Bidonde dirige Paternal Teatro, en la calle Nicolás Repetto 1556, Buenos Aires. Allí ofrece su puesta de Inspector, de Nocolás Gogol, todos los sábados a las 21 hs.

Publicado en Leedor el 29-06-2009

  • oscar roera

    hola queria contactarme con hecror soy actor hace años que no lo veo,soy victor mackenna y con el otro actor pablo lenny lavalle tenemos un propuesta para el,gracias saludo 1532675639