Espacios Urbanos

0
7

La exhibición en PROA analiza la transformaciones de la ciudad contemporánea a través del relato fotográfico de los artistas de la Escuela de Düsseldorf: Andreas Gursky, Candida Höfer, Axel Hütte, Thomas Ruff y Thomas Struth.Espacios Urbanos

Actualmente, el espacio urbano se encuentra gobernado por grandes centros comerciales, torres corporativas, perímetros feriales, amplias estaciones y recintos de capacidad masiva; modelos arquitectónicos de un presente materializado en hierro y vidrio. Aquellos pasajes comerciales de París que tanto interesaron a Walter Benjamin como testigos mudos del carácter banalizador del primer momento del capitalismo del siglo XIX, hoy se han modificado, tomando ciertas características que dieron lugar a una nueva lógica espacial con la que establecemos una experiencia que todavía se halla en vías de expansión.

En nuestro entramado contemporáneo, transitamos sitios donde la mercancía ha ocupado todos los sectores de la vida social que llevamos en nuestras ciudades. Asistimos al triunfo de la ?sociedad del espectáculo? que Debord ha caracterizado como urbe del entretenimiento que ha normalizado al consumo como eje que organiza el cuerpo social.

Ante esta situación, las fotografías de los artistas de la Escuela de Düsseldorf nos permiten explorar las nuevas características del espacio que habitamos colectivamente; del paisaje urbano, que formado por altos rascacielos y resorts turísticos, unifican formas y repiten sistemáticamente tipologías.

Las múltiples relaciones que ofrecen las 45 imágenes expuestas, nos obligan a repensar las disímiles realidades que establecen ciudades como Tokio, París, Buenos Aires, Roma o Lima. Qué es lo urbano, cómo se origina y cuáles son sus posibles características y efectos sobre nuestras vidas, son tan sólo algunas de las preguntas que nos surgen al enfrentarnos con esas fotografías.

No resulta novedoso señalar que siempre hemos interpretado la realidad a través de las relaciones que nos ofrecen las imágenes. La técnica fotográfica y, aún más la digital, han abierto y reforzado esta concepción. Así, la imagen no sólo es una interpretación de lo real; también funciona como un vestigio o rastro directo de lo real. Las fotografías de los cinco artistas alemanes no sólo redefinen la materia de la experiencia cotidiana sino que redefinen la realidad misma. Nos hacen acceder, de modo instantáneo, a realidades ajenas, aunque no sin dificultades o ambigüedades. Es decir, accedemos a esas nuevos modos de vida urbana pero momentáneamente, a través de una distancia, de una lejanía con lo real.

Si las imágenes alteran nuestro modo de mirar y, con ello, nuestra relación con lo real, también nos otorgan una zona para repensar las relaciones que establecemos con el paisaje urbano y el sentido que, actualmente, le damos.

Las fotografías de Andreas Gursky, Candida Höfer, Axel Hütte, Thomas Ruff y Thomas Struth, nos acercan a una nueva clase de percepción y, con ella, a las posibles correspondencias que puedan surgir de lo urbano y las masas, los espacios acelerados, los lugares subconscientes, las condiciones políticas de las prácticas temporales y espaciales, junto a las huellas que el ser humano ha dejado en estos lugares, que constituyen el elemento de lo cultural.

Circulando por las salas de PROA pasamos de las calles de Thomas Struth, donde las actitudes específicas y colectivas de habitar, construir y pensar se alteran cada día, y la arquitectura representa a la sociedad y a la cultura como parte de una dinámica grupal; a las fotografías de Candida Höfer donde el ser humano se hace más visible gracias a su ausencia en el espacio.

Las zonas que capta Axel Hütte, que emergen de una fusión entre luz y sombra y por combinaciones personales de los elementos arquitectónicos, se contraponen a los lugares de intercambio humano de las sociedades capitalistas y a los edificios que se yerguen como una necesidad de desarrollar nuevos órganos a fin de expandir nuestros sentidos y nuestros cuerpos a dimensiones, hasta ahora inconcebibles, que trabaja Andrea Gursky.

En las obras de Thomas Ruff la condición política se vuelve evidente. El artista no sólo reflexiona sobre la relación entre imagen y realidad sino que cuestiona la ambigüedad entre imagen y palabra, a través de la recuperación de la estética de los carteles de propaganda rusa de principios del siglo XX. Incorpora el lenguaje escrito para aludir irónicamente a sucesos históricos contemporáneos como en ?Cartel III? (1996-97) que apunta, siempre en un tono satírico y burlón, a la decisión del canciller Kohl de trasladar Bonn a Berlín. Transcribe, dando vuelta las letras, la siguiente frase: ?Helmut Kohl se traslada a la nueva ciudad capital. Helmut Kohl se traslada?. La cabeza del canciller está insertada en una construcción ficticia, en cuya cima se pueden apreciar los edificios de las dos potencias mundiales. A los pies de Kohl, está la ciudad de Berlín ?futura capital de la Alemania reunificada- puesta en segundo plano. Esta obra funciona como un claro dispositivo de cuestionamiento acerca de las condiciones de vida en un mundo que, dejando atrás el drama de la guerra, se ha incorporado a la globalización.

Todas las fotografías que se exponen en ?Espacios Urbanos? nos hacen pensar en las transiciones que estamos viviendo; transformaciones y emergencias que evidencian una nueva época. Las imágenes toman las formas de diversos ambientes geográficos ?público y privados o exteriores e interiores- para que podamos entender los efectos de los mismos en las emociones y los comportamientos de las personas. Las coordenadas de los lugares fotografiados no sólo se relacionan con delimitaciones espaciales; también representan las relaciones sociales y vinculaciones de clase, que conlleva a repensar al espacio urbano como un sitio móvil, dialéctico y en continua mutación.

En este contexto, el arte abre un camino propicio para analizar las tramas sociales y los efectos de las mismas en el entorno de la producción espacial. Existe un ida y vuelta entre la práctica artística y el espacio; el arte se produce en contextos espaciales y se vuelca en su uso en esos mismos espacios. De este modo, el arte cumple una función crítica y trasformadora que nos ayuda a reconocer en qué lugar estamos y hacia donde nos dirigimos.

Imágenes:

Fotos Kit de Prensa ? Fundación PROA.

?Espacios Urbanos?

Fundación PROA: Av. Pedro de Mendoza 1929, Bs.As.
Desde El 30-05-09 hasta El 27-07-09

Publicado en Leedor el 11-06-2009

Compartir
Artículo anteriorUna de Gente normal
Artículo siguienteMike Leigh