Locura, la otra mirada

0
12

En el reciente Festival de Cine de Derechos Humanos la locura tuvo su sección y sus premios.XI Festival Internacional de los Derechos Humanos y 1er Foro de Cine Político y Social.

II Concurso de Cine de Salud Mental y Derechos Humanos La Colifata: Locura, la otra mirada

Ganadora: ?Plan de locos?, de Hernán Wasilewski.
1ra. Mención: ?Controcanto?, de Maximiliano Subiela.
2da mención: ?Pablo y Ada?, de J. Cantero, A. Guerchicoff.
3ra. Mención: ?Palabras mayores?, de Iván Alejandro Dahl.

?Locura, la otra mirada? fue la instancia elegida para reflexionar, sobre la temática de la locura como construcción simbólica y sobre los problemas que se derivan de su estigmatización social. Un corpus compuesto por siete films, cinco producciones argentinas, una española y otra italiana fueron el objeto de la deliberación, donde jurados, directores y espectadores establecieron al final de dos sesiones de proyecciones, un intercambio previo de reflexiones enriquecedoras.

La idea apuntó a generar, dentro de la programación del festival, un espacio de difusión para abordar sus problemáticas sociales, y de esta forma intentar deconstruir los presupuestos anclados en el imaginario social, político y económico de la comunidad, que hacen que muchos seres humanos se sientan (y de hecho estén) excluidos, discriminados, maltratados y abandonados dentro de su seno.

Es muy posible, que la dificultad básica en lo particular se encuentre anclada en la forma en que nos relacionamos y en lo general, en la casi nula acción de los gobiernos dedicada a resolver estas cuestiones por medio de un Plan de Salud Mental acorde a las necesidades reales, de lo que se infiere, una constante y perversa transgresión a los derechos humanos más elementales, los que sin duda atentan sobre la salud mental, tanto de los que están encerrados, cómo de los que están en el afuera.

Con un jurado formado por integrantes de Radio La Colifata, como un modo de subvertir los roles basados en la imposición social de la pasividad, estos actores sociales pasaron de ser mirados a mirar y a establecer un juicio mediante el debate y la deliberación, como un modo de poner sobre el tapete la importancia de comunicarnos eficientemente.

La ausencia de planes reales

Plan de Locos es un documental a través del cual se plantea la necesidad de ocuparse de la salud mental. Y lo hace apelando a un exhaustivo análisis estadístico del estado de la misma, donde se escuchan distintas voces, entre ellas, la de la diputada Diana Maffia, que habla sobre la controvertida Ley 448 y, sobre la necesidad de la desmanicomialización de la ciudad de Buenos Aires.

Hecho por un grupo de estudiantes de la carrera de Imagen y Sonido de la Universidad de Bs.As, el documental apunta a poner en ridículo la gestión del actual jefe de gobierno Mauricio Macri, quien obviamente deja al descubierto su desconocimiento del tema.

El juglar de Verona

Controcanto es la historia de Sandro (Alessandro Pimazzoni ) un hombre con apariencia de mendigo, conocido como ?El Conde?, que recorre las calles de Verona hace 35 años. Por las mañanas asiste a la iglesia y luego hace un recorrido por toda la ciudad, y mientras la camina, dialoga con sus habitantes sobre los temas más diversos, con una lucidez, que muchas veces impresiona a sus interlocutores.

Sandro es considerado por algunos, un juglar moderno, querido y respetado por la comunidad, no sólo porque con él puede establecerse una conversación interesante, sino porque siempre transmite una energía positiva cuando ingresa a un espacio.

La cámara cómplice lo sigue en su anárquico recorrido y la estructura se va armando, con el relato de los vecinos y con los testimonios de la gente, intercalados por el discurso a veces genial, y otras laberíntico de su protagonista.

Su director, Maximiliano Subiela, mantuvo con él una amistad de cuatro años y la elección de este simple y feliz modo de vida, ajeno a cualquier intención de consumo material fue el motor que lo impulso a realizar este documental. Por una parte mostrar la cultura del norte de Italia, donde los manicomios no existen, y por otra señalar que hay historias que hablan de un linyera que fue quemado vivo, hecho que en algún momento alguien deseo repetir con Sandro.

El objetivo, de algún modo estaría centrado en mostrar que una persona puede elegir vivir y ser feliz de esa forma, y que de hecho éste es aceptado y querido en una sociedad que adhiere a la desmanicomialización, pero señalar a la vez conductas medievales, que están presentes no sólo en Verona, sino en cualquier parte del mundo.

Publicado en Leedor el 9-06-2009