Festival de Cannes 2009

0
4

En Cannes este año predominaron los directores famosos pero sus obras no estuvieron en la mayoría de los casos a la altura de las expectativas. Leedor estuvo en Cannes.De los 20 largometrajes en competición de la selección oficial del 62º Festival Internacional de Cannes, sólo uno de sus directores, nos referimos a Isabel Coixet, no había estado presente con su obra en alguna edición anterior. Esto no debe sorprender dado que el Festival muestra una marcada tendencia a repetir nombres, como si fuera difícil para sus organizadores negarle el acceso a ciertas personalidades de recurrente presencia.

Distinto fue el caso de Francis Ford Coppola a quien sólo se le aceptó que ?Tetro?, su más reciente producción filmada en Buenos Aires, participara fuera de competición. El director prefirió inaugurar la clásica muestra paralela, denominada ?Quincena de realizadores?, muchas de cuyas películas se suelen programar al año siguiente en nuestro BAFICI, al tratarse de obras mayoritariamente representativas del cine independiente. ?Tetro? es la historia de dos supuestos hermanos, interpretados por Vincent Gallo y el promisorio debutante Alden Ehrenreich, quienes se reencuentran en el barrio de La Boca, donde vive el primero de ellos. Contrastan actuaciones destacables de algunos de sus intérpretes (Maribel Verdú, Sofía Gala Castiglione, el ya mencionado Ehrenreich) con otras que rozan el ridículo (Carmen Maura, Leticia Bredice, Mike Amigorena) en un film con altibajos y una muy buena fotografía en blanco y negro. De todos modos, Coppola logró provocar largas colas de un público y críticos ansiosos por ver su nuevo opus.

Volviendo a la selección oficial, este cronista considera que la Palma de Oro debíó ir a ?Un profeta? del talentoso Jacques Audiard (?Lee mis labios?, ?El latido de mi corazón?), cosa que probablemente no ocurrió al haber ganado el año anterior otro film galo (?Entre los muros?), luego de más de 20 años sin obtener Francia el máximo galardón. ?Un profeta?, que se llevó el Gran Premio del Jurado, es un drama carcelario que tiene a otro novel actor (Tahar Rahim) como un delincuente de origen árabe que al ingresar en prisión cae en las redes de un grupo de presos de Córcega. Pese a durar 150 minutos, la acción y el interés no decaen en ningún momento y ratifican la excelencia del cine de Audiard.

La Palma de Oro, otorgada por el jurado presidido por Isabelle Huppert, la recibió Michael Haneke (quien la dirigió en ?La profesora de piano) por ?Der Weisse Band? (?La cinta blanca?), otro film de dos horas y media de duración. Ambientada justo antes de la primera guerra mundial refiere a una serie de extraños hechos (accidentes, un incendio, una violación) que tienen lugar en un pequeño pueblo alemán. Filmada también en blanco y negro (al igual que el film de Coppola), se trata de una obra donde por una vez la violencia, característica de toda la obra de Haneke, está aquí más sugerida que explicitada lo que constituye todo un acierto.

De los restantes 18 largometrajes en competición, sólo ocho no alcanzaron las dos horas y varios las superaron holgadamente. Entre éstas, ?Inglorious Basterds? de Quentin Tarantino fue la que batió el record de duración con sus 160 minutos. Acción continua, un extenso reparto con numerosos cameos, y varios momentos realmente divertidos hacen de esta historia ambientada durante la segunda guerra mundial un disfrutable entretenimiento donde el director se da el lujo de modificar el desenlace del nazismo. Hay buenas actuaciones de Brad Pitt, Diane Kruger, Daniel Bruhl y Mélanie Laurent pero quien se lleva las palmas es Christoph Waltz como el oficial alemán Landa. El premio a mejor actor, otorgado por el jurado, es totalmente merecido y seguramente el hasta ahora poco conocido actor austriaco pronto se mudará, si aún no lo ha hecho, a Hollywood.

Pedro Almodóvar hubiese merecido algún premio y es de lamentar que ?Los abrazos rotos? se haya ido con las manos vacías. Nuevamente se luce Penélope Cruz, como una mujer que ama a un director de cine (Lluis Humar) pero convive con un hombre muy mayor (José Luis Gómez), un ejecutivo que la mantiene. Notable es la presencia, aunque sea en cortos roles, de muchas de las ?mujeres? del director manchego: Blanca Portillo, Lola Dueñas, Mariola Fuentes, Angela Molina, Kiti Manver, Rossy de Palma y la eterna Chus Lampreave. El premio a la mejor actriz podría haber recaído en Penélope, aquí con un ?look? que por momentos recuerda a Audrey Hepburn. Sin embargo el jurado prefirió otorgárselo a Charlotte Gainsbourg, que no tiene la culpa al actuar en uno de los peores films de Cannes. Nos referimos a ?Antichrist?, del cada vez más mediocre Lars von Traer, lleno de incongruencias y escenas gratuitas de sexo explícito. También Almodóvar podría haber merecido el premio al mejor director que inexplicablemente fue a parar al realizador filipino Brillante (!) Mendoza por la abominable ?Kinatay?.

De los otros films franceses en competición (un total de cuatro) se destaca ?Les herbes folles? (?Las hierbas locas?) del muy veterano Alain Resnais, quien está por cumplir 87 años. El notable realizador de ?Hiroshima mon amour? y ?Hace una año en Marienbad? reúne nuevamente a sus actores preferidos, Sabine Azema y André Dussollier, en una historia donde el azar cruzará sus vidas. El jurado, como suele ocurrir habitualmente, creó un premio excepcional (fuera de programa) que se considera absolutamente justo.

Entre los tres últimos galardones otorgados sorprende el Premio del Jurado al film coreano ?Thirst?, que se considera inmerecido. Lo compartió con el británico ?Fish Tank? que debió llevárselo sólo. Tampoco satisface el de mejor guión a otro producto del lejano Oriente: ?Spring Fever? de Lou Ye.

No lograron ningún premio obras de célebres directores, tales como Jane Campion, Ang Lee, Ken Loach, Marco Bellochio, Isabel Coixet, Tsai Ming-liang y el argentino Gaspar Noé, las que en el mejor de los casos no superaron la medianía.

Finalmente unas palabras sobre la participación del cine argentino durante el Festival de Cannes. Ningún film de nuestro país estuvo presente en alguna de las secciones del mismo (?Un certain regard?, ?Quinzaine des réalisateurs?, ?Semaine de la critique?) en claro contraste con el año anterior. Apenas un digno cortometraje (?El boxeador? de Juan Pollio) y una lograda coproducción mayoritariamente de Colombia (?Los viajes del viento? de Ciro Guerra) dejan un sabor amargo que sólo en parte se compensa con el importante lanzamiento de ?Ventana sur?, un mercado del cine en noviembre en Argentina, que contó con la presencia de la Presidenta del INCAA, Liliana Mazure y de Thierry Frémaux, Delegado General del Festival de Cannes.

Publicado en Leedor el 29-05-2009