La profecía del no nacido

0
18

Imitación deficiente del género.
La profecía del no nacido es una película que puede incluirse en el género de terror más por ser una síntesis -no muy lograda- de diversos clásicos de dicho género -sobre todos de algunas películas célebres de la década del 70 como El exorcista (1973) y La profecía (1976)- que por producir algún mínimo de espanto en el espectador.

La temática en torno a la que se desarrolla la trama es la del duplicado o copia -encarnada, en la película, en diferentes objetos y grupos genéticos como es el caso de los espejos y los gemelos respectivamente- y su supuesta maldad intrínseca, dado que la copia, desde una metafísica del sentido común deudora de la platónico-cristiana, representa una insuficiencia en la jerarquía del ser, una brecha abierta por el tiempo y la nada.

Sin embargo, en este punto no logra su propósito y nada hay en La profecía del no nacido de ese terror que provoca en la conciencia la idea de lo especular -duplicado perverso- y la subsiguiente inversión de la realidad que daría como resultado un universo caótico.

También podríamos mencionar otros desatinos como el desarrollo pobre de los conceptos de posesión y exorcismo -claves en este tipo de relatos de terror- y la superficial alusión a los relatos y tradiciones judías -permutando la religión católica por la hebraica para disimular este símil grotesco de La profecía-.

Incluso la traducción al castellano del título resultaría absurdo si no entreviéramos que dicho título se corresponde menos con el contenido del film que con la intención mercantil de causar impacto y hacer de esta película un producto de consumo masivo o típico blockbuster. La profecía del no nacido resultó ser una imitación deficiente acorde a la temática que intentó tratar.

Publicado en Leedor el 22-05-2009