Bodegón

0
5

Desde la técnica del clown disfrutamos una multiplicidad de vivencias que tienen como corolario la risa, la ternura o las reflexiones sobre el amor a partir de una roja nariz de payaso.

En el largo trayecto recorrido por ese lenguaje teatral que conocemos como clown convergen las más diversas vertientes: antiguos juglares, mimos greco romanos, etc. El clown es hoy para nosotros sinónimo de alegría, color, versatilidad de movimiento, sorpresa y por sobre todo mucha audacia.

Bodegón escrita y dirigida por Leticia Torres reúne lo anteriormente mencionado dentro de una historia tan desopilante como tierna.

En este Bodegón todo puede ocurrir, se habla de amor, de desamor, de encuentros, desencuentros, no falta la alusión política y la conversación banal como ocurre en cualquier bar.

En un espacio escénico de diseño impecable en total concordancia con lo que la sala Gargantúa propone, las actrices y los actores de Bodegón deslumbran con la palabra, el canto y los innumerables gags que no le dan respiro al asombro y la risa de los espectadores.

El diseño del vestuario es de un cuidado y belleza notable sobre una paleta que no escatima ningún color que haga brillar a los personajes, combinado con un maquillaje que destaca y colabora con las distintas instancias de la historias. Todo ello, acompañado de un diseño de iluminación solidario con el relato. Los diez personajes poseen un enorme registro de matices y transitan con solvencia el guión sin salirse jamás de lo específicamente clownesco.

Buenos Aires es una ciudad repleta de bares, confiterías y bodegones. En estos espacios convergen parroquianos, citas amorosas, desencuentros y charlas de amigos. Bodegón utilizando la técnica del clown recrea una multiplicidad de vivencias que tienen como corolario la risa, la ternura, las reflexiones sobre el amor (cualquiera sea el destinatario) pero por sobre todo nos demuestra que cuando el actor está bien entrenado, el director puede hacerle contar todas las historias, felices o melodramáticas, con una roja nariz de payaso.

Publicado en Leedor el 20-04-2009