El asaltante

0
8

Con dos años de atraso, llega finalmente a nuestras pantallas la ópera prima de Pablo Fendrik en ocasión de la inauguración de Arte Cinema, un nuevo complejo cinematográfico.

El director Pablo Fendrik debe estar festejando la inauguración de Arte Cinema, un conjunto de tres salas cinematográficas en el barrio de Constitución, al haberle permitido mostrar finalmente al público local su primer largometraje.

?El asaltante? ya había sido presentada y multipremiada en la edición del BAFICI 2007 y en el Festival de Cannes de ese mismo año, pero motivos ligados a la dificultad de la distribución en nuestro país postergaron su estreno. Al salir en road-show en una única sala corre el riesgo de pasar desapercibida, lo que sería una pena, en una semana en que debe además competir con otras siete novedades.

Por suerte, pronto se estrenará su segundo film (?La sangre brota?), visto recientemente en Pantalla Pinamar y para el que se espera una salida más importante, en varias salas del país.
Se podrían trazar varios paralelos con ?El niño pez? de Lucía Puenzo, el otro estreno local de esta semana. Ambos realizadores debutaron internacionalmente en el mismo Festival de Cannes 2007 y en idéntica sección, la Semana de la crítica. En cada una de sus dos películas repiten el intérprete, Inés Efron en el caso de Puenzo y Arturo Goetz en el de Fendrik. Para completar las analogías señalemos que los cuatro estuvieron presentes durante el mencionado Festival francés. Y uno de los dueños de Arte Cinema, Daniel Burman, los tuvo al actor y a la actriz como coprotagonistas de ?El nido vacío?.

?El asaltante? dura apenas setenta minutos durante los cuales la inquieta cámara de Fendrik ?persigue? sin respiro al personaje que interpreta Arturo Goetz, un muy interesante actor que recién se ha hecho conocer en los últimos años. Fue justamente el mismo Burman quien ayudó a su consolidación, en el recordado ?Derecho de familia? donde componía a Perelman padre, abogado al igual que su hijo (Daniel Hendler).

Pese a que desde el título mismo, el espectador adivina lo que va a ocurrir cuando ese oscuro personaje que trabaja en un colegio visite a otros con fines nada éticos, la película nos reserva varias sorpresas. Por un lado nos deleita con la forma nerviosa con que está filmada, en parte con cámara en mano, como si quisiera meterse dentro de la oscura mente del sujeto. Por la otra introduce algunos personajes secundarios, destacándose Bárbara Lombardo (?Cautiva?) como una joven con mirada algo perdida y cuya vida se mezcla, por puro azar, con la del personaje central.
Se trata de un film con muy pocos diálogos lo que condice con la poca locuacidad de sus personajes y con las situaciones extremas en que se encuentran. En pocas semanas, la dupla Fendrik-Goetz nos volverá a inquietar con ?La sangra brota?, otro título explícito que no oculta el producto que se ofrece al espectador.

Publicado en Leedor el 12-04-2009