Breathless

0
8

Una de las películas coreanas de la Selección Oficial Internacional del BAFICI con posibilidades de ser premiada.Puede parecer exagerada la presencia de dos o quizás tres películas coreanas (hay una coproducción con Estados Unidos) en la Selección Internacional del 11º BAFICI, pero no cabe duda que dicha cinematografía presenta una gran vitalidad. La producción anual de Corea del Sur es similar a la nuestra en cuanto a cantidad (una centena) de films.

Donde empiezan las diferencias es en la performance local, dado que en el país asiático uno de cada dos espectadores consumen producto propio. Una segunda diferencia es en los presupuestos por película, mucho menores en Argentina y una de las probables causas del poco público que va a ver cine local en nuestro país. Se podrán encontrar otras razones, pero ese no es el objetivo de esta nota.

?Breathless?, del debutante Yang Ik-June, tiene un ritmo ensordecedor a lo largo de sus algo más de dos horas de duración y la acción no decae en ningún momento. El director se ha reservado el rol central y su personaje, Song-Hoon, no resulta en absoluto simpático al ser una especie de gangster, miembro de una organización que se ocupa por la fuerza de cobrar a los morosos.

La sociedad coreana de acuerdo a este film sería predominantemente machista. La mujer parece como relegada a un segundo plano y el personaje de la hermana de Song-Hoon resulta un claro exponente de dicha situación. Pero en el fondo hasta los más duros terminan por ceder, en este caso cuando el mafioso conoce a una estudiante secundaria bastante más joven que él. Ella sola maneja un hogar con madre ausente (ya fallecida), padre débil y un hermano violento que, en una de los pocas e innecesarias concesiones del guión, termina siendo parte de la misma organización de gangsters que el personaje central.

La violencia en ?Breathless? no es gratuita ya que surge naturalmente como fruto del tipo de trabajo que encomienda el jefe de la ?empresa? de cobranzas. Es de lamentar que uno no sepa hablar coreano porque se adivina que los subtítulos, tanto en inglés como en castellano, no siempre deben corresponder exactamente a lo expresado por los personajes principales. La única palabra que este cronista escuchó en innumerables oportunidades durante la proyección sonaba más o menos como ?shiba?. Si bien en los subtítulos aparecían diversas acepciones de la misma que preferimos omitir (al menos en castellano), en inglés casi siempre se traducía por ?fuck?. En eso los coreanos se parecerían bastante a los norteamericanos y más de uno habrá relacionado al film con algunas obras de Scorsese por ejemplo.

En todo caso, ?Breathless? tiene grandes valores técnicos, excelentes interpretaciones por lo que no extraña que haya sido premiada en el último Festival de Rotterdam y que pueda perfectamente repetir aquí.

Publicado en Leedor el 31-03-2009