El Brau Blau

0
7

Una de las primeras vistas del Bafici: una película catalana muy atractiva de tauromaquia zen.

A medio camino entre el documental y la ficción, en esa hibridación de géneros y registros a los que nos acostumbra el cine contemporáneo, El Brau Blau (El Toro Azul) tiene como único protagonista a un hombre que torea solo en una casa de campo.

Este hombre se enfrenta a un toro imaginario al que vencerá al final de la película, para retirarse de escena y dejar el ruedo vacío como quien ha vencido a su propia alma.

Para ello construye su plaza y prepara su rito minuciosamente. Practica y practica hasta estar seguro de ejecutar su ceremonia y poder asestar la estocada final.
No hay diálogos, no hay nombres, no hay historias, no hay caracteres pero hay conflicto y hay personaje. Y hay un tiempo propio e implacable, que cuando quiere se hace casi real.

Cuando descansa, lee en voz alta un libro que se parece mucho a la ejercitación de un monje asceta. Las características del paisaje y su quehacer solitario lo acercan a un ermitaño que entabla una relación iniciática con la piedra, la tierra, el sol, el acero y la tela.

Mirar es cubrir de sentido, y la película nos exige una reconstrucción de la historia con cada imagen. Por ejemplo, el personaje tiene una pierna lastimada y su curación irá de la mano de ganar la habilidad de la lidia. Pero nada sabemos de él, todo se muestra y su silencio es el que estimula nuestras interpretaciones.

El film tiene un atractivo especial en la utilización de un lenguaje cinematográfico de actos físicos. Plano tras plano y con poco detalle va captando simplemente lo que este hombre hace. Un cine que no explica ni argumenta, une imágenes. Algún toque de música barroca cuando aparece la piedra y la presencia contundente del ambiente con todos los sonidos, incluido el gemido del protagonista con cada pase toreando al aire.

En suma, El Brau Blau logra tocar el cielo de cierto cine metafísíco y provoca un clima austero e intenso. En eso el Bafici sigue siendo fiel a sí mismo: un festival donde todavía es posible disfrutar un cine que se ve en Buenos Aires solo una vez al año.

Publicado en Leedor el 26-03-2009