Mundo Alas

0
6

Con la sencillez, calidez y humildad que caracterizan a León Gieco, la primera película que dirige es su mundo espiritual.Un grupo de jóvenes artistas discapacitados, liderados por León Gieco, realizan una gira por el interior del país, presentando un show que reúne músicos, bailarines y artistas plásticos en el mismo escenario.

La película, presentada como una road movie, es un documental. Un proyecto conjunto entre la Asociación AMAR, a cargo de la gestión y asesoramiento en discapacidad, el grupo DHARMA, a cargo de la organización y logística de la gira y los shows, y MAGOYA FILMS, a cargo de la producción de la película.

Un documental en función de una gira nacional, de un proyecto interdisciplinario, de un objetivo en común: desarrollar un espacio de integración. Todos son protagonistas, incluyendo a los realizadores de la película.

El hilo conductor es la música de León. Esta grupo de artistas interpreta sus canciones con tanta pasión y entusiasmo, que nos hacen reflexionar aún más sobre ellas, y logran que, una vez más, calen hondo en los sentimientos de aquellos que tienen el placer de disfrutar de su música.

Mundo Alas no habla de la discapacidad, sino de la capacidad que tienen estos artistas para manifestarse a través del arte, para superar la adversidad y vivir intensamente. En palabras de Demián, uno de los protagonistas, ?no es lo que falta, es lo que hay?. Y lo que hay en estos chicos es talento, además de una profunda ilusión?y alegría, que se ve reflejada en ciertas situaciones donde asoma un contagioso sentido del humor.

No resulta fácil delimitar un tema tan complejo como la discapacidad sin caer en un lugar común, sin embargo, el film logra el equilibrio. Los chicos cuentan su historia, pero no entran en demasiados detalles acerca de su condición, sino que prefieren hablar de sus sueños, temores, proyectos, de aquello que los rodea, y de cómo viven la experiencia de la gira.

El final de la gira nos lleva a una función en el Luna Park. Como es de esperarse el recital termina con el ?himno? Sólo le pido a Dios, pero sorprendentemente, en esta ocasión, este emblemático tema no podía ser mejor elección para cerrar un encuentro de esta índole.

La película está presentada con la sencillez, calidez y humildad que aracterizan a León Gieco. La película es como León y su personalidad acompaña cada detalle fílmico. Las anécdotas del viaje lo tienen como guía y en cada gesto su humanidad se hace explícita. Es la primera vez, dice, que se siente un integrante más, porque Mundo Alas es un grupo de artistas que componen, cantan, ejecutan instrumentos, bailan, pintan, relatan, filman, fotografían? Mundo Alas es su mundo espiritual.

Publicado en Leedor el 23-03-2009