Las alas rotas y Cobardes

0
3

Una película marroquí y una española de lo peor visto en Pinamar.Descubrir cinematografias de países emergentes parece tarea de las muestras especiales y los festivales de cine. Sobre todo en un país como Argentina, rico en festivales y en público de festivales pero cada vez más pobre en propuestas de las carteleras semanales.

Argentina es un país donde el cine es diverso solamente en Buenos Aires. Gracias a la existencia de cine clubes, centros culturales, salas de cine arte. Y hasta por ahí nomás.

Que existan las Muestras temáticas y los festivales internacionales a lo largo de todo el país (sobre todo en el interior) suele ser la única oportunidad para aproximarse a cinematografías que, de otra manera, no se sabría ni siquiera que existen: las propuestas de estos cines generalmente nos acercan realidades de la otredad cultural, los conflictos entre centro-periferia en cuanto a las pertenencias culturales en general y cinematograficas en particular.

Cómo diferenciar una película con intenciones de generar un discurso genuino y propio, de otra con una mera voluntad de oportunismo de mostrarse como “diferente”: pobres del tercer mundo, trabajadores explotados miserables, migraciones obligads, etc. Esas discusiones pueden llegar a prometer jugosas conclusiones en el cine que estamos viendo en la mayoria de los festivales o en películas que realizadas en los paísses centrales.

Las alas rotas” del marroquí Majid Rchich es un caso particular de apropiacion de lo peor del cine occidental. Listada como una de las más taquilleras en su país en el 2006, Las alas rotas toma el tema del secuestro de niños, y el uso que se hace de ellos para mendigar en las calles de Casablanca o Marraquesh.
Una familia acomodada pierde a su hijo de 4 años. Y durante 17 años no sabran nada de él. El niño será apropiado por una mujer de la calle que lo cría y lo explota. Pobres actuaciones, un pésimo guión que se ocupa más de regordearse de ciertas realidades terribles que de vivir el joven antes que de construir una lógica de la continuidad, relaciones risibles basadas en una trama que a la vez que exagera en el melodrama pierde sentido narrativa y emocionalmente. La sensación final de que esto ya lo vimos en algunos cortos de Griffith de 1909.

Las alas rotas es una de las tres película elegidas para representar a su país en este Pantalla Pinamar. No da muchas ganas de ver las otras

Por su lado, la española Cobardes, del dúo Jose Corbacho y Juan Cruz (Tapas) trata el tema de la violencia en las escuelas, y los entramados en las relaciones de poder entre niños y entre adultos. Un tema demasiado poderoso con un tratamiento demasiado mediocre, tambien en aspectos muy generales: personajes encasillados y arbitrariedad de las situaciones. Gaby tiene que superar el miedo a la pandilla que lo molesta, encabezada por el hijo de un concejal de la ciudad. En esa superación lo ayudará el dueño de un restaurant italiano que le dará como modelo a Diego Maradona y su capacidad de superacion. Gaby, que es tal vez más siniestro que su archienemigo, se pasa practicamente toda la película atocigando a su hermanita con el secuestro de un osito, ocultando a sus padres el motivo de sus cambios de conducta y trama finalmente una trampa en la que él tambien de alguna manera caerá. El cocinero bonachón italiano que lo guió con la figura de Maradona terminará siendo el jefe de una peligrosa red mafiosa (???!!!)

Cine de Marruecos y cine de España, periferia y centro. Nada es garantía de buen cine.

Publicado en Leedor e 9-02-2009