Falsa Escuadra

0
5

Aventuras y desventuras circenses en el patio de Ciudad Cultural Konex
Konex no descansa ni se toma vacaciones, pero tampoco quiere perderse de los típicos espectáculos nocturnos (acaso diurnos, si llueve) que pueden verse paseando junto al viento de una ciudad balnearia. Quién no se ha visto sorprendido alguna noche de vacaciones, de la mano de un mimo o con piruetas payasescas.

Por eso, ese Konex que cada lunes explota con la Bomba de Tiempo, el que brilla con destacadas obras teatro, y el que se anima a innovar y a dar rienda suelta con sus propuestas, hace alarde de su slogan estival: ?Parador Konex – Un respiro a lo urbano? y presta su patio para que cada viernes a las 20 se presente el show de bajo presupuesto y alto ingenio: Falsa Escuadra.

Se trata de un dúo de payasos que función a función se dedican a mostrar sus habilidades circenses al público: bicicletas, cuerdas flojas, instrumentos de percusión y malabares ruedan de un lado a otro sacando a relucir los dotes artísticos de esta pareja.

Todo marcha realmente sobre ruedas, hasta que -en la ficción- el escuadrón comienza a desarmarse: los payasos-bailarines compiten por ganarse la simpatía del público, y planean triunfar, no sólo por las buenas, sino también opacando a su compañero. Así, el escenario se convierte en un campo de batalla y los aplausos serán el botín por el que pelean.

Las risas de los chicos también son medallas de honor por las que los payasos se desharán en virtudes: salto en largo, ancho y piruetas de riesgo desfilan ante los ojos de la audiencia. Y ahí están, las risotadas de los chicos resuenan en el patio del Kónex, puesto que la obra logra una buena sintonía con los más pequeños.

¿Y los más grandes? También disfrutan de este digno espectáculo, mientras esperan el guiño que les hable a ellos? Pero este no llega: durante la hora de espectáculo, el patio del Kónex es exclusivamente un recreo ideal para chicos. Por el tono de la obra, ellos son quienes más la disfrutan y la duración es justa: no da tiempo a que ningún ?lloren, chicos lloren? llegue a la escena y los distraiga.

Publicado en Leedor el 9-03-2009