Manuel Gutiérrez Aragón

0
5

Con motivo de la firma del decreto de la Ley de Propiedad Intelectual, Leedor.com tuvo oportunidad de charlar con el director español, uno de los cuatro directores extranjeros invitados al evento.Resultó muy cordial la extensa charla mantenida con Manuel Gutiérrez Aragón, uno de los directores más importantes del cine español. Permitió comprobar que existen varios puntos en común, en el terreno cinematográfico, entre España y Argentina.

Mientras que en nuestro país hubo en décadas pasadas un importante flujo de estrenos de cine español, últimamente interrumpido, en España el fenómeno inverso es más reciente, con numerosos estrenos argentinos en épocas más recientes. Sin embargo, en opinión de Gutiérrez Aragón, recientemente se ha observado una cierta saturación en su país de nuestros films, lo que él califica como un ?descuido? y caída en el descrédito. El riesgo entonces es que en el futuro cada vez se vean menos films argentinos y que los pocos que lleguen, generalmente luego de ser exhibidos en festivales españoles, duren poco en la cartelera.

En España se producen demasiadas películas, unas 160 por año de las cuales apenas 60 llegan a todo el territorio nacional. La cuota de pantalla de las películas de origen local es de apenas 14%, una cifra bastante similar a la de Argentina y sólo unas pocas producciones son exitosas comercialmente. Entre ellas títulos como ?Los crímenes de Oxford?, ?Sólo quiero caminar? o ?Ágora? de Alejandro Amenábar son la excepción a la regla, tratándose en general de costosas coproducciones. Lo que estaría en crisis es lo que nuestro entrevistado denomina ?cine medio?, con historias reconocibles (temas de pareja, por ejemplo) mientras que el cine marginal saldría mejor parado en salas pequeñas o en formato DVD.

Repasando su extensa filmografía de 18 largometrajes, nos señaló que los que prefiere son generalmente los que menos éxito comercial tuvieron con títulos tales como ?Feroz? o ?Visionarios?, ambos no estrenados en Argentina. En ambos actuaba el gran Fernando Fernán Gómez, siendo Gutiérrez Aragón quien en mayor número de oportunidades lo dirigió. El entrevistado remarcó que a menudo escribía guiones para sus films con alguno de sus personajes pensado para Fernán Gómez, único en su opinión capaz de interpretarlo. Pero en ?Visionarios? (del año 2001) el extenso reparto congregaba además a otros nombres famosos tales como Emma Suárez, Luís Tosar, Eduardo Noriega e Ingrid Rubio.

Su debut cinematográfico fue en 1973 con ?Habla, mudita?, uno de las cuatro películas que se estrenaron en Argentina. La siguiente fue ?Camada negra? de 1977 y ambas fueron premiadas en el Festival de Berlín. Muy exitosa fue ?Demonios en el jardín?, de 1982 que también se vio en nuestro país con la interpretación de Ángela Molina, otra de sus intérpretes fetiches. Ya había estado en una obra anterior, ?El corazón del bosque?, junto a Norman Briski (que es su amigo) y el fallecido y por el muy recordado Luis Politti, y en ?Camada negra?.

Se considera un cineasta de transición, dado la época en que empezó a filmar, en postrimerías del franquismo, y evoca sus años de estudio en la Escuela de Cine de Madrid, donde tuvo oportunidad de tener como profesores a Carlos Saura, José Luís Borau y Luís García Berlanga. Rememora esos tiempos en que se consideraba a los alumnos y sus docentes como ?rojos?, siendo la escuela uno de los pocos lugares privilegiados donde se podían ver películas normalmente prohibidas por el sistema.

Finalmente se refirió a su paso por Cuba, donde filmó en dos oportunidades, ambas con Jorge Perugorría. Mientras que la reciente ?Una rosa de Francia? no tuvo éxito, muy distinta fue la suerte de la que filmara hace algo más de una década. Nos referimos a ?Cosas que dejé en La Habana? que por otra parte es la última que se conociera de él en Argentina. Sólo resta esperar que en algún momento se presente una retrospectiva lo más completa posible de unos de los más talentosos y significativos nombres del cine español.