Solo un sueño

0
8

Kate Winslet y Leonardo DiCaprio vuelven a ser coprotagonistas en Sólo un sueño, donde es posible evidenciar el crecimiento actoral de la pareja que consagrara James Cameron una década atrás.
Antes de ?Titanic? tanto Kate Winslet como Leonardo DiCaprio ya habían tenido roles importantes en cine. Ella se había hecho notar en ?Criaturas celestiales? de Peter Jackson, mientras que DiCaprio había participado en ?¿A quién ama Gilbert Grape?? y en el ?Romeo y Julieta? de Baz Luhrmann (?Australia?).

Fue Sam Mendes, el actual marido de la talentosa actriz inglesa, quien logró reunirlos nuevamente en ?Sólo un sueño?, su cuarto largometraje, y con el antecedente de un impactante debut como director en ?Belleza americana?, que fuera coronada con los principales premios Oscars a principios del año 2000. El tema del ?American dream?, ya presente en ese film vuelve a surgir en esta nueva realización haciéndose presente en su título local, muy diferente del original ?Revolutionary Road?.

La trama está ambientada a mediados de la década del ?50, con un acertado trabajo de vestuario de Albert Wolsky y de dirección de arte de Kristi Zea y Debra Schutt, que suman dos de sus tres nominaciones al Oscar. Sorprende la ausencia de Kate Winslet en las nominaciones a mejor actriz y ello pese a haber ganado recientemente el Globo de oro como mejor actriz en un film dramático. Por suerte ella estará presente en la carrera por las estatuillas que otorga la Academia de Hollywoood, al haber sido nominada por su actuación en ?The Reader?, que ya ganó en notable duplete otro Globo de Oro aunque en el rubro actriz de reparto.

El dúo central compone a un matrimonio al que la suerte parece sonreírle, dado que tienen dos hijos adorables (interpretados por los hermanos en la vida real Ryan y Ty Simpkins) y el futuro profesional de Frank Wheeler parece auspicioso, pese a que su trabajo le aburre. Es ella, April, quien comienza a imaginar una alternativa que podríamos tildar de ?revolucionaria? (juego de palabras con la calle donde viven y el título original de la película) consistente en aprovechar el dinero que han juntado para ir a vivir un tiempo en Paris.

En casos como el del film que nos ocupa no conviene anticipar mucho más sobre la trama, salvo quizás señalar que la misma nos tendrá reservadas numerosas situaciones, no todas previsibles. La hábil mano del director se notará en la adecuada introducción de varios personajes secundarios. Es el caso de Kathy Bates (?Misery?) y su hijo sometido a tratamiento psiquiátrico, el notable Michael Shannon nominado al Oscar como actor de reparto. En dos escenas claves el áspero diálogo de éste con Frank llevará a que el espectador dude sobre quien es aquel cuya condición mental es la más inestable.

A ?Sólo un sueño? se le pueden objetar ciertos vaivenes en su ritmo dramático, con algunos baches que podrían haberse evitado de haber limitado su metraje a algo menos de las dos horas que dura. No obstante, las buenas interpretaciones de sus principales intérpretes y el interés del tema compensan mayormente estas fallas y lo hacen un producto muy recomendable para quienes no estén buscando una simple fórmula pasatista. El hecho de transcurrir hace unos 50 años no es un mero capricho del director, sino su decisión de ajustarse a la novela de Richard Yates que fuera publicada a inicios del década del ?60. De todos modos, gran parte de lo que en ella se presenta conserva su validez hasta el día de la fecha.

Publicado en Leedor el 30-01-2009