La duda

0
11

Reciente nominada a dos Globos de Oro, Meryl Streep es uno de los mayores atractivos de una obra que no reniega de su origen teatral ?La duda? (?Doubt?) es en realidad una obra teatral, transcripta al cine por el autor y ocasional director John Patrick Shanley, cuyo único antecedente cinematografico es la olvidable ?Joe contra el volcán?, con Tom Hanks y Meg Ryan de un lejano 1990.

En esta oportunidad ha reunido a dos de los más cotizados actores del cine norteamericano y lo primero que puede señalarse es que ambos tienen el ?physique du rol? requerido para sus respectivos personajes.

La obra tiene lugar en Nueva York en 1964, cuando aún estaba fresco el recuerdo del asesinato del presidente Kennedy y en plena época del Concilio Vaticano II. La mención no es gratuita dado que la acción transcurre en una escuela religiosa donde el superior, el padre Flynn, se ve enfrentado a la madre superiora Aloysius. Philip Seymour Hoffman, ganador del Oscar por ?Capote? interpreta al primero, mientras que el personaje femenino recae en la camaleónica Meryl Streep. Ella es un personaje con el cual nadie desearía cruzarse en vista de su comportamiento retrógrado y pleno de prejuicios. Justamente su sospechas sobre un posible accionar ?indecente? del sacerdote hacia el único joven negro en toda la escuela (piénsese en los Estados Unidos de hace 45 años) es el desencadenante de una serie de encuentros, mejor sería decir desencuentros, entre ambos religiosos. Otros dos personajes se agregarán a la acción. Por un lado una joven e inocente hermana, que compone con mucho acierto Amy Adams (?Encantada?) y por el otro la madre del estudiante sospechado. En este último rol se luce la actriz Viola Davis, ya nominada a los Globos de Oro y quizás a los Oscars en fecha próxima. Su particular visión de la situación es uno de los puntos más intensos de la historia, al serle planteado el tema por la madre superiora. No todos los espectadores coincidirán con la posición adoptaba por la progenitora como seguramente tampoco todos saldrán totalmente satisfechos con la escena final. Pero todo ello no invalida al conjunto ya que desde el título mismo del film se da a entender que la verdad es algo difícil de aprehender y establecer.

En la reciente ceremonia de entrega de los Globos de Oro, Meryl Streep tuvo una doble nominación por este film y por otro donde su personaje estaba en las antípodas (?Mamma Mia?). No ganó ninguno de los dos pero quienes así lo hicieron tuvieron algo en común: su nacionalidad. Tanto Kate Winslet (que en verdad ganó dos premios) y Sally Hawkins, la actriz de ?Happy Go Lucky? de Mike Leigh son inglesas. Es notable que más de la mitad de los premiados sean de dicho origen y que la película con mayo número de Globos sea ?Slumdog Milionaire?, un auténtico producto británico, director incluido. Cuando sea el turno de los Oscars es probable que el porcentaje de norteamericanos premiados se acreciente. Sería bueno que le toque de nuevo a Meryl Streep ya que si bien fue nominada al Oscar en 14 oportunidades sólo lo ganó en dos: en 1979 (?Kramer versus Kramer?) y en 1982 (?La decisión de Sophie?). Ambos premios aparecen ya como muy lejanos en el tiempo.

Publicado en Leedor el 16-01-2009