Un hacha para la luna de miel

0
6

Copia impecable de esta película de Mario Bava en el Festival de Mar del Plata.Sangre roja, azul y verde.

- Publicidad -

Un hacha para la luna de miel (Il rosso segno della follia) de Mario Bava en el Festival de Mar del Plata

Lo más parecido a este film es mirar una revista de modas italiana de 1970.

El color, primero limitado a las tapas, después a un pliego central, ahora se adueñaba de todas las páginas. Era un color que buscaba ser naturalista, pero todavía violento, como aquellos tiempos.

Hojee la revista. Es un catálogo de vestidos de novias, los más sofisticados de Francia ?aunque no estamos seguros de si es Italia-. Las modelos hacen justicia al término mannequin: poco se diferencian de una colección de maniquíes, de esas que los pervertidos del cine suelen guardar detrás de una falsa puerta bajo siete llaves.

El diseñador de esos vestidos también parece salir de una fábrica de figuras de cera.

Todos tienen ojos color turquesa. Buena dirección de arte: están a tono con la decoración de ese palazzo que sirve de locación, con sus trampantojos de personajes asomados y una opresión que podría recordar a Orson Welles. Mirando esa fotografías de pérgolas, jardines, escaleras, algo puede hacer recordar también a Buñuel, a Hitchcock o a Polanski. El lente de ojo de pez también nos recuerda en qué época estamos. Tampoco faltan páginas psicodélicas que recuerdan situaciones traumáticas o límites que recién comprenderemos en la página de soluciones, al final de observar el total. Mientras, las minifaldas y los estampados de colores se hacen presentes en la discoteca donde todas son mujeres y el rojo, sangre que gotea, aparece audaz en los reflejos. Cuando termina la experiencia, nos damos cuenta de que el blanco solo está presente en los vestidos de las novias. Que el recurso de un maletín como el medio de comunicación de la espiritista no está nada mal. Que pocos como Bava experimentaron con el color y la forma de plantar la cámara para contar una historia como esta, filmada y fotografiada en Eastmancolor y exhibida en el Festival de Mar del Plata en copia 16mm de brillantes colores.

Publicado en Leedor el 17-11-2008