Mar del Plata: Informe parcial

0
4

Luces y sombras de un Festival recien comenzado.FESTIVAL DE MAR DEL PLATA 2008

- Publicidad -

Un informe, inevitablemente parcial, de la 23a edición del Festival Internacional de Mar del Plata, muestra algunas luces y varias sombras que se describen seguidamente y que pese a todo no permiten aún definir hacia dónde se inclina la balanza

En una de las notas sobre el Festival de Mar del Plata, escrita por Alejandra Portela, se destacaba con justicia la figura de José Martínez Suarez, Presidente del evento. Habría varias anécdotas más a contar para ilustrar la dignidad y sentido de la responsabilidad de José (uno siente que puede llamarlo por su nombre, tal la empatía que su figura genera). Vaya a título de ejemplo una ocurrida el viernes 7. Durante la proyección de ?Remedio para melancólicos? (?Medicine for Melancholy?), del debutante y simpático director norteamericano Barry Jenkins, se produjo un problema técnico. Ocurre que pese a formar parte de la Selección Oficial, el film debió presentarse en el Cine Colón (y no el Auditórium) al estar en formato video. A la hora de proyección se ?tildaron? los subtítulos y, durante media hora, ésta no pudo seguir. Pero gran parte del público se quedó dado que apareció José y empezó a contar divertidas anécdotas sobre su niñez en Villa Cañás, acerca del cine que había al lado de su casa y de cómo ello influyó en su carrera como director cinematográfico. No faltaron interesantes referencias sobre sus dos hermanas, Mirta y Silvia (Legrand), que hicieron placentera la espera.

Pasemos nuevamente a la Selección Oficial de la cual ya hemos visto casi la mitad incluyendo una (?Desierto adentro?), que se presenta el martes 11. La ya comentada ?Remedio para melancólicos? es en blanco y negro (no tenemos nada contra ese formato) pero más apropiada para el BAFICI.

De paso señalemos que todo el Festival se parece quizás demasiado al del cine independiente de Buenos Aires, dado que por ejemplo el catálogo (de pequeño tamaño) y la grilla fueron elaborados aparentemente por la misma imprenta. Es opinión de este cronista que Mar del Plata siempre se diferenció al tener figuras de repercusión mediática y vaya como prueba la espectacular presencia hace apenas dos años y medio de Susan Sarandon y Tim Robbins. No se propende que se vuelva a la época en que nos visitaron figuras ya no vigentes (y además caras para traer) como Gina Lollobrigida por ejemplo, pero que este año la elección haya recaído apenas en Tommy Lee Jones no parece un acierto. En efecto es sabido que él vino principalmente a ver sus caballos, en su propiedad en la localidad de Lobos, y de rebote aprovecha para que le paguen el viaje para después dar una conferencia de prensa que fue penosa. Ya el día de la inauguración, su actitud algo violenta con los periodistas, delataba su ?mala onda? y la entrevista de Pablo O.Scholz en Clarín certifica su criticable actitud. La conferencia de prensa mostró a una persona distante y fría en claro contraste con la actitud de su entrevistador, el inefable José Martinez Suárez.

Volviendo a la Selección Oficial señalemos a favor que el film inaugural ?The Hurt Locker? de Kathryn Bigelow es de gran impacto visual al mostrar un aspecto de la absurda guerra en Irak poco conocido, como es la tarea de desarmar explosivos. Algunos objetarán quizás que el mensaje no sea antinorteamericano pero si algo logra el film es mostrar el total descontrol reinante en Bagdad con imágenes de gran maestría. Señalemos de paso que en la sección Panorama se vio el excelente documental ?Camilo ? El largo camino a la desobediencia? del director y también jurado Peter Lilienthal. Contiene valiosos testimonios de Camilo Mejía y otros jóvenes latinos, habitantes de Estados Unidos que estuvieron en Irak así como el emotivo recuerdo que el padre de uno de ellos hace sobre su hijo fallecido durante la guerra. De lo mejor visto en el Festival.

Sorprendió gratamente la primera de dos películas argentinas de la Competencia Oficial. ?El artista? de Mariano Cohn y Gastón Duprat ya había impactado al público durante el reciente Festival de Roma. Se confirma ahora que la historia del enfermero y falso pintor (Sergio Pángaro), quien usa los dibujos de uno de sus pacientes (gran composición de Alberto Laiseca) de un geriátrico como propios, tiene numerosos aciertos. Fundamentalmente desnuda la falsedad de mucha crítica y la adulación de los medios, televisión por ejemplo, y muestras artísticas en galerías de arte.

También dentro de la Competencia oficial se vio un film de Bulgaria del debutante Javor Gardev. ?Zift?, que significa brea o alquitrán, también es en blanco y negro elegido en forma expresa pues su director es, como señalara en la conferencia de prensa, un admirador del cine negro norteamericano. Incluso hay referencias concretas como la que se observa cuando el personaje femenino canta en búlgaro ?Put the Blame on Mame?, inmortalizada por Rita Hayworth en ?Gilda?. ?Zift? está bastante lograda y habría sido un éxito de público en su país al evocar la época en que Rusia, con su política staliniana, torturaba a los opositores al régimen.

De los restantes tres films vistos en la Sección Oficial se puede señalar en primera instancia un punto en contra, que parece ser que perdurará a lo largo del resto del Festival. Nos referimos a la virtual ausencia de figuras representativas ya que ninguna contó con la presencia de su realizador. En el caso del danés ?Fear me Not? no hubo en nuestro conocimiento conferencia de prensa alguna pese a que hubiese sido deseable que su director (Kristian Levring) o al menos alguno de sus dos actores centrales, Ulrich Thomsen y Paprika Steen vistos ambos en ?La Celebración?, se hiciera presente. Es una pena pues el tema, el conflicto matrimonial en una pareja desgastada, justificaba un diálogo con sus protagonistas. Peor aún fue el caso de la muy mediocre ?Involuntary? del sueco Ruben Ostlund. Tratándose de cinco episodios independientes resulta difícil justificar la sola presencia de un actor (Henrik Vikman) de uno de ellos en la conferencia, sin que pudiera dar respuesta a varias preguntas que sólo el director y guionista podría responder.

Del restante ?Still Walking?, un muy buen trabajo del director japonés Hirokazu Kore-eda (?Nadie sabe?), sobre la presencia de la muerte en una familia que ha perdido a un hijo, puede decirse que todo indica que tampoco hubo conferencia de prensa. Ocurre que quien esto escribe debió retirarse cuando finalizaba la proyección, regresando a Buenos Aires, pero con esa convicción, de acuerdo con la grilla de la gente de prensa, que señalaba la ausencia de la correspondiente conferencia. El comentario no va en desmedro del buen trabajo de la gente de prensa que facilitó la labor periodística sino más bien de quienes organizaron un Festival que no parece estar a la altura de otros de la misma clase (Cannes, Berlin, etc).

Como se señalara al inicio de la nota no es posible emitir un juicio definitivo dado que aún hay mucho por delante. Pero si uno se atiene a lo ya visto incluido el espectáculo inaugural, excesivamente teñido de partidismo, no se vislumbra que el 23º Festival Internacional de Mar del Plata quede en la memoria como algo logrado. Más bien lo contrario con el agravante de que hace muchos años que no se ven salas tan vacías y la ausencia notoria de colas para adquirir entradas.

Publicado en Leedor el 10-11-2008